MIEM entregó $ 1,3 millones para que liceos y UTU concreten proyectos de eficiencia energética.

MIEM entregó $ 1,3 millones para que liceos y UTU concreten proyectos de eficiencia energética.

La iniciativa busca impulsar el desarrollo de proyectos de eficiencia energética liderados por estudiantes y docentes en centros educativos, promoviendo la conciencia sobre el uso responsable de los recursos.

Montevideo | Todo El Campo | El jueves 7 de diciembre, en el Laboratorio Tecnológico del Uruguay (LATU), se concretó la octava edición del Concurso de Eficiencia Energética en UTU y Secundaria que organiza el Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM), a través de la Dirección Nacional de Energía (DNE). Fueron más de 1.000 los estudiantes que participaron activamente, de 102 centros; de ellos 50 entregaron informes finales y nueve recibirán hasta $ 200.000.

Entre los objetivos de este certamen está impulsar el desarrollo de proyectos de eficiencia energética liderados por estudiantes y docentes en centros educativos, promoviendo la conciencia sobre el uso responsable de los recursos, informó el Ministerio en su web.

Participaron el subsecretario del MIEM, Walter Verri; y del director nacional de Energía, Fitzgerald Cantero, junto a más de 630 alumnos de 40 centros educativos, llegados de Montevideo y el interior.

La iniciativa busca impulsar el desarrollo de proyectos de eficiencia energética liderados por estudiantes y docentes en centros educativos, promoviendo la conciencia sobre el uso responsable de los recursos.

Los centros educativos ganadores serán premiados por el MIEM con la ejecución de medidas de eficiencia energética o la entrega de materiales para promover el uso eficiente de la energía, con un monto máximo de $ 200.000. En total, el MIEM aporta $ 1.325.000 a las instituciones galardonadas.

Los objetivos centrales del concurso incluyen sensibilizar y concientizar sobre el uso responsable de los recursos energéticos; promover la incorporación de medidas de eficiencia energética en los centros educativos; y generar referentes que impulsen el uso responsable de los recursos en la comunidad.

Los 102 centros educativos participantes son de 18 departamentos.

LA LISTA DE GANADORES.

Las categorías fueron consolidación y especialización.

CATEGORÍA CONSOLIDACIÓN. Primer premio en liceos: Liceo Médanos de Solymar (recibe $ 200.000). Segundo premio en liceos: Liceo Los Rosales (recibe $ 150.000). Tercer premio en liceos: Liceo Rural San Antonio (recibe $ 150.000).

Primer premio en UTU: Escuela Técnica Passadore (recibe $ 200.000). Segundo premio en UTU: Escuela Técnica de Solymar Norte (recibe $ 150.000). Tercer premio en UTU: Escuela Técnica y Educativa Don Bosco (recibe $ 100.000).

CATEGORÍA ESPECIALIZACIÓN. Liceo Nº 3 de San José (recibe $ 150.000). Liceo Departamental de Colonia Profesor Juan Luis Perrou (recibe $ 150.000). ITS Buceo (recibe $ 75.000).

Nacho Obes: Para ser rockero no tenés que drogarte.

Nacho Obes: Para ser rockero no tenés que drogarte.

“El rock no se demuestra con drogas. Acá no hay que probarle nada a nadie. Yo soy artista. Mi trabajo es viajar, tocar, cantar, ocasionalmente en televisión o radio y grabar. Mi trabajo no es ni fumar ni tomar. Un pibe de 15 años con un porro en la puerta del liceo, no lo festejo”.

Hébert Dell’Onte | Parte de la sociedad despotrica contra las redes sociales porque son un arma de agravios y ataques, cuando no insultos permanentes, a veces en un marco de intolerancia y hasta violencia de difícil digestión.

Pero la clave está en saber a quien leer, a quien seguir, de quien hacerse “amigo”. Los aportes de algunos políticos, artistas, actores sociales en general y de todas las disciplinas, incluso de ciudadanos anónimos que a veces opinan tras un seudónimo, pueden ser enriquecedores. Eso es lo bueno que tiene esta explosión de la comunicación a través de Twitter, Facebook, Instagram y muchas otras herramientas similares. Todo depende de lo que cada uno elige leer o mirar.

El martes 26 de abril, Nacho Obes (foto), reconocido artista uruguayo que además se abre camino dentro como fuera de fronteras, escribió en su cuenta de Twitter que cuando pasó frente al liceo 28 de Pocitos vio un grupo de adolescentes muy jóvenes fumando marihuana en la puerta de ese centro de estudio: “Pasé caminando por la puerta del liceo 28 en Pocitos. Los chiquilines de 14, 15 años fumando faso en la puerta literalmente. Son niños. ¿Estoy loco o algo anda muy mal?”, se preguntó.

Al momento de escribir este artículo, la publicación de Obes cuenta con casi 3.200 me gusta, casi 470 retweets y una larga fila de respuestas que van en todo sentido y todo color.

Hay quienes politizan el tema buscando responsabilidades, pero el fondo del asunto no pasa por ahí sino de una realidad que preocupa y que debe ser atendida, pues aunque no se informe debidamente es sabido que la marihuana hace mal y por supuesto que esos muchachos de 14 o 15 años se están haciendo un gran daño.

Lo paradójico e imperdonable de esto es que sea en la puerta de un liceo, “literalmente”, aclara y enfatiza el músico. Frente a eso uno se pregunta de inmediato dónde están los responsables de ese liceo, dónde el personal administrativo, el servicio de portería. Claramente no estaban cumpliendo con su trabajo.

Los centros de estudio deberían ser los lugares más seguros y sanos que una sociedad debe tener. Seguros y sanos en el sentido más amplio de esos conceptos.

Además de denunciar el hecho sobre el cual las autoridades de la educación deben tomar nota y actuar en consecuencia, Obes profundizó sobre el asunto con un par de comentarios más que bien valen la pena mencionar y que no necesitan explicación ni comentarios.

El miércoles 27 escribió: “El rock no se demuestra con drogas. Acá no hay que probarle nada a nadie. Yo soy artista. Mi trabajo es viajar, tocar, cantar, ocasionalmente en televisión o radio y grabar. Mi trabajo no es ni fumar ni tomar. Un pibe de 15 años con un porro en la puerta del liceo, no lo festejo”.

Y minutos después: “Querer copiar lo que hacía Ozzy Osbourne, o Axl Rose es querer copiar sus desgracias. Ellos tuvieron que cambiar sus vidas. En Dóberman había dos personas alcohólicas y así nos fue. Desaparecimos. Cuando quisieron tocar por la legalización de la marihuana me fui”.

No queda nada por decir, sólo que nuestra sociedad necesita referentes juveniles de esa talla, existen, están, hay que saber buscarlos y darles visibilidad.

Pin It on Pinterest