La conectividad rural plena es estratégica para el desarrollo.

La conectividad rural plena es estratégica para el desarrollo.

IICA: “72 millones de personas que viven en zonas rurales de países latinoamericanos y caribeños carecen de conectividad con estándares mínimos de calidad”.

Garantizar el acceso a internet de calidad en las zonas rurales de América Latina y el Caribe es de importancia estratégica para el desarrollo social y económico en los territorios donde se define la seguridad alimentaria y nutricional de la región y buena parte del mundo, aseguraron ministros de Agricultura y expertos del sector público y privado.

Por Uruguay participó Verónica Durán, directora de la Oficina de Programación y Política Agropecuaria del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca de Uruguay.

A esa conclusión llegaron líderes de las políticas agropecuarias de la región, empresarios y expertos que participaron en un panel de alto nivel convocado para presentar el documento Conectividad rural en América Latina y el Caribe: estado de situación, retos y acciones para la digitalización y el desarrollo sostenible, elaborado por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), junto con sus socios el Banco Mundial, Bayer, el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), Microsoft y Syngenta.

Este nuevo documento, que actualiza los datos publicados por el IICA en octubre de 2020 en el documento Conectividad Rural en América Latina y el Caribe – Un puente al desarrollo sostenible en tiempos de pandemia, revela que unos 72 millones de personas que viven en zonas rurales de países latinoamericanos y caribeños carecen de conectividad con estándares mínimos de calidad.

Los participantes coincidieron en que la transformación digital está impulsando en el mundo una revolución tecnológica sin precedentes, por lo que promover la conectividad y el desarrollo de habilidades digitales constituye una condición indispensable y prioritaria para el desarrollo de la vida productiva, social y comunitaria en el mundo rural.

Entre los participantes estuvieron Indar A. Weir, ministro de Agricultura y Seguridad Alimentaria Nutricional de Barbados; Laura Suazo, secretaria de Estado en los Despachos de Agricultura y Ganadería de Honduras; y Verónica Durán, directora de la Oficina de Programación y Política Agropecuaria del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca de Uruguay. En representación del sector privado expusieron Beatriz Eugenia Arrieta, gerente regional de Asociaciones de la Cadena de Valor Alimentaria de Bayer; Herbert Lewy, gerente general de Agricultura Inteligente y Bioeconomía para Latinoamérica de Microsoft; y María Virginia Passaniti, gerente de Soluciones Digitales de Syngenta Argentina.

Manuel Otero y Lloyd Day, director general y subdirector general de IICA, respectivamente, dieron las palabras de bienvenida mientras que los detalles del documento fueron presentados por sus autores: Sandra Ziegle, especialista de IICA en Conectividad Rural, y Joaquín Arias, coordinador del Observatorio de Políticas Públicas para los Sistemas Agroalimentarios (OPSAa).

DIGITALIZACIÓN PARA SALIR DE LA POBREZA.

La secretaria Suazo, quien es presidenta del Comité Ejecutivo del IICA, señaló que el tema de la conectividad rural es central para los países de América Latina y el Caribe.

“La sociedad necesita transformarse desde una condición de vida bien trágica que es la pobreza. En nuestros países la experimentamos en diferentes grados y estoy segura de que la digitalización puede ayudar al cambio positivo que esperamos promover”, señaló Suazo, primera mujer a cargo del área de Agricultura y Ganadería en Honduras.

Suazo sostuvo que, así como la tecnología digital ha posibilitado enormes avances en distintos campos, también es la llave para realizar en América Latina y el Caribe una agricultura inteligente que permita aumentar la productividad y la competitividad.

Su colega Indar Weir manifestó un fuerte respaldo a la decisión del IICA y sus aliados de hacer un esfuerzo para instalar este tema en la agenda pública de la región. “Después de la pandemia de Covid-19 tuvimos que hacer cambios en nuestras vidas. Algo que hemos aprendido es que, mientras el resto de la población tuvo que quedarse en sus hogares, los agricultores siguieron adelante para garantizar el suministro de alimentos”, afirmó.

Weir añadió que las herramientas digitales realzan su importancia en una producción de alimentos que lidia con el impacto del cambio climático, con el aumento de precios de los insumos por la guerra en Europa del Este y con la aparición de nuevas enfermedades.

Por su lado, Verónica Durán señaló que el tema es de una importancia central para Uruguay. “Hace más de 20 años -afirmó- que llevamos adelante una política de Estado que ha permitido establecer líneas de acción y podemos decir que la implementación de la agenda digital ha sido exitosa”.

Durán consideró que la transformación digital es una oportunidad no solo para aumentar la productividad en el agro, sino también para mejorar la gestión de los recursos naturales, optimizar el uso de agroquímicos y, en suma, reducir el impacto ambiental.

LA IMPORTANCIA DE UN ACUERDO POLÍTICO.

Manuel Otero explicó que en 2020, a raíz de la pandemia, el IICA apostó fuertemente, junto con otras instituciones y aliados, a la instalación de una agenda acerca de la conectividad rural y la situación de mujeres y jóvenes ante el avance de nuevas tecnologías y la necesidad de desarrollar habilidades digitales en la población.

El proceso de digitalización avanza a velocidades diferentes en el ámbito rural. Hemos recibido un invaluable apoyo del Banco Mundial, la CAF, Bayer, Microsoft y Syngenta para este estudio que actualiza datos, aporta información relevante y recopila experiencias que se están desarrollando en la región”, añadió.

Otero abogó por propiciar un acuerdo político para que el tema ingrese definitivamente en la agenda y recordó que en la última Cumbre del G20, en Bali, los líderes mundiales reconocieron la importancia de la transformación digital para conseguir los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Lloyd Day señaló que el IICA, junto con países, productores y compañías del sector alimentario, está diciendo al mundo que la agricultura es parte de la solución a los desafíos globales, pero que para eso necesita herramientas tecnológicas.

“Hemos visto unos avances tremendos en conectividad durante la pandemia. Debemos dar continuidad a las políticas públicas y desarrollar planes para integrar la agricultura con la educación y las acciones para empoderar a mujeres y jóvenes. Hemos asumido estos compromisos a pedido de los países”, concluyó.

COP 27. Destacan hitos de la agricultura sostenible de las Américas.

COP 27. Destacan hitos de la agricultura sostenible de las Américas.

El evento contó además con mensajes de los presidentes de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid) Y de la Empresa Brasileña de Pesquisa Agropecuaria (Embrapa).

Sharm El Sheik, Egipto | El director del Centro de Manejo y Secuestro de Carbono (C-MASC) de la Universidad Estatal de Ohio y enviado especial del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) a la cumbre COP 27, Rattan Lal,  presentó en dicha conferencia internacional los logros más importantes de la agricultura de las Américas en el combate y la mitigación del cambio climático y la protección del ambiente y los recursos naturales. Todas acciones que comprometen a los países de la región. Rattan Lal es la mayor autoridad mundial en ciencias del suelo.

El evento de presentación del documento Hitos de una agricultura sustentable en las Américas contó además con mensajes de los presidentes de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid), David Roggero, y de la Empresa Brasileña de Pesquisa Agropecuaria (Embrapa), Celso Moretti, quienes destacaron la agricultura practicada en una región que, junto a una producción amigable con el ambiente y cuidadosa de los recursos naturales, alimenta al menos a 2.000 millones de personas en el mundo.

El documento fue presentado en el pabellón Casa de la Agricultura Sostenible de las Américas, instalado por IICA en el Centro de Convenciones del Sharm El Sheik, donde se desarrolla la 27ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP27). Se trata de un material dividido en 7 capítulos que describe distintas experiencias exitosas desarrolladas en las zonas rurales de las Américas durante los últimos años, narradas por sus protagonistas de manera detallada, didáctica y con rigor científico.

ROGGERO: LA BASE PARA LA PAZ, EL DESARROLLO Y LA SEGURIDAD ALIMENTARIA.

“Tenemos el objetivo común de presentar y demostrar que la agricultura, lejos de ser el problema para el cambio climático, puede ser la solución de este fenómeno que tanto nos afecta. La agricultura es la base de la paz, del desarrollo sostenible y de la seguridad alimentaria”. Para eso, desde Aapresid “promovemos e impulsamos sistemas de producción sustentable de fibras, alimentos y energía basados en la ciencia, la innovación y el trabajo en red, pero fundamentalmente basados en el sistema de siembra directa o lo que el mundo denomina agricultura de conservación”, dijo Roggero.

Esta agricultura de conservación, cuya historia y experiencias se describen en el documento del IICA, está basada en tres grandes pilares: la no labranza, la cobertura permanente de los suelos, tanto con vegetación viva como rastrojo de vegetación muerta, y una adecuada e intensificada rotación de cultivos.

Rattan Lal.

“A su vez, es también importante destacar que debemos velar por los nutrientes que se lleva en cada cosecha, en cada alimento que se produce a través del suelo y también hacer un uso responsable de todo lo que sea insumos externos, tanto de fitosanitarios, fertilizantes y aditivos en general”, completó el presidente de Aapresid.

EL PAPEL ESTRATÉGICO DE LA AGRICULTURA.

El presidente de Embrapa celebró la posibilidad de discutir en un ámbito como la COP27 “el papel estratégico desempeñado por la agricultura para la paz, la garantía de seguridad alimentaria y el desarrollo sustentable” y destacó la tarea de la ciencia para que su país se convierta en una de las canastas de alimentos del mundo cuando hace pocas décadas importaba los granos básicos para la alimentación de la población, algo para lo que la propia Embrapa tuvo un papel fundamental.

“La investigación asumió la responsabilidad de encontrar soluciones para un agricultor vibrante, con coraje y comprometido con la alimentación de la población brasileña y mundial. Lo que queríamos hacer e hicimos desde hace 50 años era que la ciencia brasileña ayudara a ampliar la oferta de alimentos, fibras y bioenergías, a abaratar la comida, y a mejorar la sostenibilidad de nuestra agricultura. En este momento en que el planeta discute soluciones a amenazas significativas, como la falta de alimentos y los cambios en el clima, Brasil tiene una experiencia significativa para compartir”, añadió Moretti.

AMÉRICA HACE MUCHAS COSAS BIEN EN SOSTENIBILIDAD AMBIENTAL.

El director general de IICA, Manuel Otero, celebró que la agricultura tuviera un papel destacado en las discusiones de la COP 27, dado su papel clave respecto a la seguridad alimentaria y el uso de los recursos naturales.

 “Nuestros países hacen muchas cosas bien en materia de sostenibilidad ambiental y estos casos, generalizados en el continente, así lo demuestran”, indicó.

“La agricultura sustentable y los sistemas agroalimentarios de las Américas ejercen una función estratégica a nivel global y también hacia el interior de los países de la región: cumplen un rol irremplazable para la recuperación y la sostenibilidad socioeconómica y la seguridad alimentaria, y su contribución es decisiva para un desarrollo armónico en lo económico y social”, agregó Otero.

PENSAR LA AGRICULTURA COMO SOLUCIÓN.

Lal en tanto, celebró el hecho de que “en esta COP 27 estamos pensando a la agricultura como solución cuando en la COP 26 la palabra agricultura y la palabra suelos no fueron mencionadas”.

La COP 27 reúne a jefes de Estado y de Gobierno, ministros y negociadores, activistas climáticos, alcaldes, representantes de la sociedad civil y de organizaciones privadas, en el que es considerado el más importante encuentro anual sobre acción climática y en el que se espera sean adoptadas medidas esenciales para hacer frente a la emergencia climática.

 A ese ámbito el IICA y Lal, también colíderes en “Suelos Vivos de las Américas” -la iniciativa que vincula ciencia, políticas públicas, sector privado y trabajo de restauración de los suelos en el hemisferio, cuya degradación amenaza la posición de América Latina y el Caribe como garante de la seguridad alimentaria global- trajeron ejemplos de la agricultura de conservación practicada en las Américas.

EL DOCUMENTO.

Destinado tanto al público no especializado como al experto, el documento Hitos de una agricultura sustentable en las Américas aporta información sobre la siembra directa o agricultura de conservación, el Sistema Intensivo de Cultivo de Arroz (SRI), los Sistemas Agrosilvopastoriles, los Pastizales Naturales, el Aprovechamiento de los subproductos del café, la Ganadería Sustentable y las buenas prácticas que se han extendido en los países del Caribe.

Se trata de experiencias exitosas del sector agropecuario del continente americano, que está embarcado en la transición hacia sistemas agroalimentarios más inclusivos, resilientes y sostenibles, sobre la base del principio de producir más con menos.

 Con este nuevo y valioso material, IICA apunta a que la agricultura de las Américas sea protagonista en la nueva edición de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático.

 La presentación del documento busca además contribuir a que el agro sea entendido como parte fundamental de las soluciones para enfrentar el cambio climático y contribuir a la transformación de los sistemas agroalimentarios mundiales a través de un proceso basado en la ciencia y con los agricultores como actores centrales.

Los ejemplos de equilibrio entre productividad y cuidado del ambiente que el IICA muestra al mundo, también evidencian que la preocupación por la sostenibilidad de la agricultura en las Américas se ha transformado en acción.

En documento, además, se muestra que el continente ha generado un invalorable volumen de conocimiento científico relacionado con la seguridad alimentaria y nutricional, la agricultura y la innovación, y su relación con el cambio climático.

Descargar el libro: Hitos de una agricultura sustentable en las Américas (iica.int)

En base a información de IICA.

COP 27. La industria láctea de las Américas muestra el camino que recorre para contribuir a la mitigación del cambio climático.

COP 27. La industria láctea de las Américas muestra el camino que recorre para contribuir a la mitigación del cambio climático.

Todas las decisiones que se tomen en cuanto a la transformación de los sistemas agroalimentarios deben estar basadas en ciencia.

Sharm El Sheik, Egipto | La industria láctea de las Américas exhibió en el pabellón instalado por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) en la COP27 los distintos caminos a través de los cuales ha incrementado su sostenibilidad.

Exponentes de la industria y del sector público dejaron en claro que la mitigación y la adaptación al cambio climático son prioridad para un sector que es un actor clave no solo para la seguridad alimentaria global, sino también para la sostenibilidad económica y social en el continente.

El pabellón Casa de la Agricultura Sostenible de las Américas es el espacio que, con apoyo de sus países miembros y sus socios internacionales, el IICA instaló en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, que se desarrolla en estos días en Egipto con más de 33.000 personas acreditadas de casi 200 países.

El pabellón está haciendo visible ante el mundo las contribuciones del sector agropecuario del hemisferio a la seguridad alimentaria y al cuidado ambiental del planeta.

El evento Producción láctea sostenible y climáticamente inteligente fue organizado por el Consejo Exportador Lácteo de Estados Unidos, cuya presidenta y CEO, Krysta Harden, ofició como presentadora.

Contó con la participación de Donald Moore, director ejecutivo de la Plataforma Láctea Global (GDP); Caroline Emond, directora general de la Federación Láctea Internacional; Cecilia Jones, coordinadora de la Unidad de Sostenibilidad y Cambio Climático del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca del Uruguay y Marilyn Hershey, productora láctea de Estados Unidos.

MATTOS: LA IMPORTANCIA DEL SECTOR AGROPECUARIO HAGA ESCUCHAR SU VOZ.

El ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca de Uruguay, Fernando Mattos, dio la bienvenida junto al director general del IICA, Manuel Otero.

Mattos señaló la importancia de que el sector agropecuario de las Américas haga escuchar su voz en la discusión climática, para mostrar la realidad de sus modos de producción.

Otero, por su lado, hizo hincapié en que todas las decisiones que se tomen en cuanto a la transformación de los sistemas agroalimentarios deben estar basadas en ciencia y en que la agricultura debe ser considerada parte de la solución a los desafíos ambientales que enfrenta el planeta.

“EL 99% DE LOS PRODUCTORES DE LECHE EN EL MUNDO TIENEN MENOS DE 100 VACAS”.

“Es un pabellón fantástico”, dijo Donald Moore, antes de contar que la Plataforma Láctea Global viene trabajando desde 2019 en la evaluación del impacto ambiental de la actividad. “Hicimos un estudio que demostró que hemos reducido en un 11% nuestras emisiones de gases de efecto invernadero por unidad de producción, aunque las hemos aumentado en términos absolutos. Así que tenemos buenas y malas noticias”, comentó.

Moore subrayó que resulta decisivo apoyar a los pequeños productores lecheros a reducir su impacto ambiental. “El 99% de los productores de leche en el mundo tiene menos de 100 vacas”, justificó.

Emond habló en nombre de una organización internacional que trabaja desde 1903 y tiene miembros en 39 países, que representan el 74% de la producción láctea global.

“Estamos comprometidos con el combate al cambio climático y le damos prioridad a la investigación. Hemos desarrollado indicadores sobre impacto ambiental y metodologías para secuestrar carbono en las zonas rurales”, indicó.

EL MODELO URUGUAYO: TRAZABILIDAD, SANIDAD, INOCUIDAD Y LA SOSTENIBILIDAD.

La Ing. Agr. Cecilia Jones, coordinadora de la Unidad de Sustentabilidad y Cambio Climático del MGAP dijo que “en nuestro país tenemos diferentes desafíos en materia ambiental y estamos implementando diferentes soluciones”.

La profesional hizo un relato del trabajo conjunto que el sector público uruguayo viene desarrollando junto con productores ganaderos, la industria y la academia, que no sólo está focalizado en la reducción de emisiones, sino también en temas como el cuidado de la calidad del agua y el reciclado de los nutrientes.

Agregó que la trazabilidad de la producción, la sanidad y la inocuidad de la producción, igual que la sostenibilidad ambiental, son objetivos irrenunciables para Uruguay, que destina gran parte de los alimentos que produce a la exportación.

En la ocasión se presentó, además, a través de un video, el proyecto llevado adelante en Chile por la Fundación de Innovación Agraria (FIA), en conjunto con el Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias (INIA), dependiente del Ministerio de Agricultura, y con el apoyo de distintas cámaras empresarias.

Esta iniciativa, ejemplo del potencial de las alianzas público-privadas, demostró que en el sur de Chile ya hay predios ganaderos que son carbonos neutrales.

“Los agricultores son los principales ejecutores del concepto de la agricultura como solución al cambio climático”

“Los agricultores son los principales ejecutores del concepto de la agricultura como solución al cambio climático”

El suelo también puede convertirse en sumidero de carbono atmosférico y limitar el calentamiento global, para lo cual es necesario convertir la ciencia en acción, expresó Lal, Premio Mundial de la Alimentación del 2020.

La humanidad no puede prescindir de la agricultura ya que la actividad es la fuente principal de la alimentación, un derecho básico de todas las personas que depende de que existan suelos sanos para producir, aseguró Rattan Lal, científico considerado la mayor autoridad global en ciencias del suelo y enviado especial del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) a la Conferencia de las Partes de la ONU (COP27), el encuentro anual más importante del mundo sobre acción climática.

El suelo también puede convertirse en sumidero de carbono atmosférico y limitar el calentamiento global, para lo cual es necesario convertir la ciencia en acción, expresó Lal, Premio Mundial de la Alimentación del 2020. “Esperamos que la COP27 nos ayude a lograrlo”, indicó, quien además es director del Centro de Manejo y Secuestro de Carbono (C-MASC) de la Universidad Estatal de Ohio y embajador de Buena Voluntad del IICA.

Rattan Lal.

El domingo 6 de noviembre comenzó la cumbre COP27 en Egipto, que se extenderá hasta el 18 de noviembre. En ese contexto de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), Rattan Lal lidera junto con el director general del IICA, Manuel Otero, el apoyo de este organismo a los esfuerzos que los países de las Américas realizarán para elevar la voz de la agricultura en el escenario global de las discusiones sobre el clima.

Para el IICA, la agricultura es parte fundamental de las soluciones al cambio climático, basada en la gestión de los recursos naturales que hacen agricultores y agricultoras y las herramientas que brindan la ciencia y la innovación a esta actividad.

Los agricultores de todo el mundo constituyen los mayores administradores de la tierra. Hay más de 500 millones de pequeños productores, entonces son los principales ejecutores del concepto de cómo hacer de la agricultura una solución al cambio climático. Nuestras políticas en todos los ámbitos, de distrito, de condado, estatal, nacional, regional e internacional deben estar a favor de los agricultores, a favor de la agricultura y a favor de la naturaleza”, aseveró Rattan Lal.

En setiembre pasado, el enviado especial del IICA a la COP27 participó en Costa Rica de la reunión en la que los ministros de Agricultura de las Américas consensuaron mensajes para llevar a la COP27, centrados en la relevancia del sector agrícola y la necesidad de su protagonismo en los esfuerzos mundiales de adaptación, mitigación y resiliencia ante el cambio climático.

CULTIVAR CARBONO.

“El concepto que propongo es cultivar carbono. Entonces, los agricultores, los gestores de la tierra, los ganaderos y quienes administran las plantaciones pueden cultivar carbono en la tierra, en los árboles y en el suelo y ser recompensados. De la misma manera en que pueden vender leche, aves de corral, carne de vacuno, maíz y soja, también deberían ser capaces de vender el carbono, para que se convierta en un producto básico”, añadió el científico.

“¿Se puede dar al producto básico del carbono en el suelo un precio que sea justo, transparente y dirigido al agricultor? La mayor parte del dinero asignado a ese precio debería destinarse realmente a los agricultores. Eso nos ayudaría a traducir la ciencia en acción y a hacer de la agricultura la solución al cambio climático”, sentenció.

En la COP27, el IICA y socios internacionales instalarán el pabellón Casa de la Agricultura Sostenible de las Américas, con el lema “Alimentando el mundo, Cuidando el planeta”, en el que se efectuarán cerca de 60 eventos de alto nivel político y técnico y se compartirán ejemplos de buenas prácticas, experiencias y lecciones aprendidas en las Américas para que la agricultura mundial sea más sostenible.

En diferentes foros organizados por el IICA en los últimos meses, Rattan Lal ha expresado la necesidad de que el trabajo de los agricultores sea respetado como una profesión indispensable para la seguridad alimentaria y nutricional en el planeta.

Enrique Iglesias es embajador de Buena Voluntad de IICA en temas de cooperación e integración Iberoamericana.

Enrique Iglesias es embajador de Buena Voluntad de IICA en temas de cooperación e integración Iberoamericana.

Otero: “Enrique Iglesias sintetiza el espíritu de las Américas y la construcción de puentes con España y Europa. Él nunca habla en borrador, cuando habla dice cosas siempre precisas”.

Madrid, España | En el marco de una conferencia y mesa redonda celebrada en Casa América, el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) reconoció a uruguayo Enrique Iglesias, expresidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) como embajador de Buena Voluntad en temas de cooperación e integración.

La distinción fue entregada por Manuel Otero, director general del IICA, quien se encuentra de visita oficial en España junto con su asesor especial, Jorge Werthein.

En la entregar del reconocimiento, Otero destacó que “Enrique Iglesias sintetiza el espíritu de las Américas y la construcción de puentes con España y Europa. Él nunca habla en borrador, cuando habla dice cosas siempre precisas”.

“Tiene una capacidad de síntesis para decir lo que se viene, siempre está construyendo prospectivamente, siempre está pensando en su Uruguay y su América y la construcción del pensamiento para la acción iberoamericana. Por eso, es un enorme honor entregar este reconocimiento a Enrique”, agregó.

IGLESIAS: “COMO URUGUAYO, ME GENERA MUCHO AFECTO Y APRECIO EL IICA”.

Al recibir el reconocimiento, Iglesias expresó: “Como uruguayo, me genera mucho afecto y aprecio el IICA, pues mi país me dio la oportunidad de conocer al Instituto hace muchos años, cuando los países latinoamericanos tuvieron que preparar planes de desarrollo para conocerse y a partir del conocimiento preparar proyectos y programas que el presidente John F. Kennedy había prometido financiar, con la colaboración del BID y otros organismos internacionales en Estados Unidos”.

Iglesias, quien también fue presidente del Banco Central de Uruguay (1967-1968), agregó: “Tuve el honor de dirigir el programa de mi país y el área más dinámica que teníamos era la de agricultura. Se le dio un gran impulso a la investigación y en esa tarea el IICA tuvo mucho que ver porque ayudaron a la construcción del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), que hoy es un puntal fundamental de la vida de Uruguay”.

“Además, ayudaron a vincularnos con los organismos de investigación de Argentina y Brasil, es decir, que de alguna forma el despertar tecnológico en el campo uruguayo estuvo muy comprometido con la labor del IICA, por eso la importancia histórica que tiene y por eso este reconocimiento para mí es ciertamente muy grato”, añadió Enrique Iglesias, que fue Secretario Ejecutivo de la Comisión Económica para América Latina (Cepal) entre 1972 y 1985, canciller de su país entre 1985 y 1988, presidente del BID de 1988 a 2005 y Secretario General Iberoamericano de 2005 a 2014.

“Un ejemplo muy simple, pero que para nosotros los uruguayos es importante valorar, es que el país no conocía para qué servían sus campos. Eran usados fundamentalmente para la actividad pecuaria y a partir de aquellos esfuerzos se hizo un instrumento en el que el IICA colaboró, que se llamaba el Plan de Tierras, y a partir de allí se salió de un país que básicamente era pecuario y de consumo interno, a tener una vigorosa agricultura y una vigorosa forestación”, expresó Iglesias.

Todas estas pequeñas cosas que hacen a la historia de mi país están vinculadas a personas y a que hubo un compromiso tecnológico, y la tecnología uruguaya es muy respetada”, aseguró.

“He aprendido la importancia que tiene la investigación, que apuntala el crecimiento de Uruguay, de manera que recibo esta distinción en nombre de ese esfuerzo, de la gente comprometida; hay instituciones que dejan punta, y la punta que ha hecho en América Latina el IICA es muy grande, le debemos mucho”, comentó Iglesias.

GRAN REALIZADOR.

Jorge Werthein, quien también participó en la ceremonia de entrega del reconocimiento, manifestó que Enrique Iglesias “es un gran realizador y es también un hombre de Estado que trabajó para consolidar todas las instituciones por las que pasó, para que esas realizaciones sean duraderas en el tiempo”.  

Pin It on Pinterest