Actividad conexa a la forestación: 200 familias recolectan y venden 250.000 kilos de hongos.

Actividad conexa a la forestación: 200 familias recolectan y venden 250.000 kilos de hongos.

Son familias de Paysandú y Río Negro, recolectan y venden a acopiadores 250.000 kg de hongos comestibles por año. La mayoría de los núcleos familiares están conformados por mujeres jefas de hogar.

Paysandú | Todo El Campo | Montes del Plata, el Observatorio Gastronómico de la Intendencia de Paysandú, UTU, UTEC, Paysandú es Tango y el Hotel Salinas del Almirón organizaron la actividad Tango Fungi: construyendo la ruta del hongo, en la que se presentaron avances del proyecto “La Ruta del Hongo”, el cual se desarrolla en el eje de la ruta 90 y apunta sumar valor agregado a los hongos comestibles, además de formalizar su recolección, actividad económica que desarrollan vecinos de estas comunidades forestales. 

El programa comenzó a desarrollarse en 2017 e incluye capacitación en conservación, recolección y emprendedurismo para los trabajadores, el desarrollo de líneas de investigación en la materia y el apoyo a un proyecto de incubadora para que los recolectores puedan desarrollar sus propios emprendimientos. 

El evento tuvo lugar el martes 13 de diciembre y se dieron a conocer los principales hitos de “La Ruta del Hongo”. Asimismo, se entregaron los diplomas del curso de UTU y los reconocimientos a los emprendedores que lograron dotar de valor agregado al hongo de Eucalyptus. Finalmente se pudo disfrutar de un espectáculo de tango, que incluyó orquesta en vivo y bailarines.

200 FAMILIAS, 250.000 KILOS DE HONGOS COMESTIBLES POR AÑO.  

Actualmente son unas 200 las familias de Piedras Coloradas, Orgoroso (en Paysandú) y Algorta (Río Negro), las que recolectan y venden a acopiadores unos 250.000 kg de hongos comestibles por año. La mayoría de los núcleos familiares están conformados por mujeres jefas de hogar.

El programa incluye la capacitación en conservación, recolección y emprendedurismo para los trabajadores, el desarrollo de líneas de investigación en la materia y el apoyo a un proyecto de incubadora para que los recolectores puedan desarrollar sus propios emprendimientos.

El objetivo de este evento fue presentar los logros del proyecto y dar a conocer emprendimientos surgidos a partir de este.

“La idea de darle valor agregado a los hongos fue madurando hasta llegar a los logros que podemos ver hoy: un grupo de personas con un curso de reconocimiento y conservación de hongos culminado, un proceso de cómo agregarle valor sistematizado para poder ser replicado, cuatro emprendimientos en marcha con cinco productos registrados y una investigación de UTEC, innovadora e inédita en nuestro país”, comentó Marina Flores, jefa de Sustentabilidad y Comunicaciones de Montes del Plata en la zona Forestal.

En 2021 Montes del Plata realizó, junto con UTU, un curso para 25 recolectores de esa zona, cuya principal fuente de ingresos fuera esta actividad. En paralelo a esta capacitación y al desarrollo de emprendimientos, la empresa y la UTEC firmaron un acuerdo para investigar sobre el contenido nutricional de este hongo, sus propiedades para el etiquetado, las diferentes formas de conservación como el secado y el liolifizado, así como explorar otros usos como en la cosmética y la farmacéutica.

UN HONGO QUE CRECE NATURALMENTE, HAY QUE SALIR DE LA ZAFRALIDAD.

“El hongo de Eucalyptus crece naturalmente en los montes forestales por lo que hay disponibilidad del producto”, agregó Flores.

Ahora “el desafío es seguir encontrando la manera de agregarle valor desde la gastronomía, la cosmética, la medicina, para que más personas puedan vivir de la actividad y salir de la zafralidad que implica solo recolectar”.

Este es un proyecto que “encontró en diferentes personas e instituciones apoyos que le ha permitido llegar hasta acá. Esperamos que nos encuentre trabajando en conjunto en el futuro por el desarrollo de nuestra comunidad”, concluyó Flores.

DIPLOMAS, RECONOCIMIENTOS, SHOW COOKING Y TANGO.

Durante el evento pasaron al escenario los estudiantes que realizaron el curso de UTU, quienes recibieron, además del diploma de UTU, un caluroso aplauso de parte de los asistentes. Hicieron uso de la palabra Danny Silveyra, director de la UTU de Guichón y responsable de la UTU de Piedras Coloradas donde fue dictado el curso, y Annabela Estévez, coordinadora de la Licenciatura en Análisis Alimentario de la UTEC, quien presentó los avances de la investigación.

Luego, autoridades y los representantes de UTU, UTEC y Montes del Plata, entregaron estatuillas de reconocimiento como “Emprendimiento pionero” al Local de Artesanos de Algorta, experiencia piloto del proyecto donde un grupo de mujeres vende sus productos; al emprendimiento Don Ulises, integrado por 10 mujeres de Beisso; a Hongos Curti e Infinito de Sabores, de Piedras Coloradas; y a Kilda, lo mejor del monte a tu casa, de Orgoroso.

Los emprendedores presentaron sus productos y recibieron, además, un diploma por parte de Antonella Goyeneche, directora del Observatorio Gastronómico de la intendencia.

Posteriormente, los asistentes disfrutaron de un show cooking con hongos y otros productos locales llevado adelante por el chef del hotel Salinas del Almirón, Daniel Villalba, y se desarrolló el espectáculo de tango a cargo de la orquesta municipal de tango, La Milonguera, con un cuerpo de baile encabezado por los bailarines Carla y Gaspar.

Nueva Zelanda invierte en hongos para reducir efectos agrícolas adversos.

Nueva Zelanda invierte en hongos para reducir efectos agrícolas adversos.

Necesitamos herramientas y tecnologías innovadoras para ayudar a los agricultores a reducir el uso de fertilizantes nitrogenados en los establecimientos pastoriles mientras mantenemos la producción y la rentabilidad.

Damien O’Connor, ministro de Agricultura de Nueva Zelanda, dijo que el Gobierno de su país está invirtiendo US$ 7,3 millones en un programa, de 7 años de duración, que busca reducir los gases de efecto invernadero agrícolas y la lixiviación de nitratos.

El uso de hongos con un fin ambiental no es nuevo. En 2013, un estudio publicado por el Smithsonian Tropical Research Institute reveló que algunos hongos, “colaboran” con las raíces de los árboles en el proceso de acumulación de carbono en el suelo. Investigadores identificaron que son hongos con la habilidad de alterar hasta en un 70% la cantidad de carbono que se acumula en el suelo. Una enorme contribución, considerando que el suelo captura carbono en forma masiva, incluso en mayor cantidad que las plantas y el aire juntos.

“Para nuestro futuro, necesitamos herramientas y tecnologías innovadoras para ayudar a los agricultores a reducir el uso de fertilizantes nitrogenados en los establecimientos pastoriles mientras mantenemos la producción y la rentabilidad”, dijo el ministro.

El programa N-Vision NZ, es al cual se refirió O’Connor, el cual comprende diferentes tecnologías y/o pruebas, que se detallan

N-Retain: una nueva tecnología de inhibidores de la nitrificación que buscará nuevas formas de bloquear los procesos biológicos en el suelo que conducen a las emisiones de óxido nitroso y la lixiviación de nitratos.

N-Test: una nueva prueba de suelo para informar las decisiones de fertilizantes nitrogenados en establecimientos pastoriles, que ayudará a capitalizar el nitrógeno que ya está en la materia orgánica del suelo.

N-Bio Boost: un bioinoculante fúngico para aumentar la eficiencia del uso de nitrógeno, que examinará cómo los hongos naturales aumentan la eficiencia del nitrógeno de las plantas como otra forma de producir productividad a prueba de futuro.

Ravensdown, la cooperativa de fertilizantes y agroquímicos con sede en Christchurch (ciudad ubicada en la costa este de la isla sur de Nueva Zelanda), lidera el programa y contribuirá económicamente con su desarrollo, y la Universidad de Lincoln y Plant & Food Research proporcionará experiencia en investigación.

El gerente general de innovación y estrategia de Ravensdown, Mike Manning, dijo que “los investigadores de la Universidad de Lincoln han descubierto cepas naturales de hongos que reducen la actividad de microbios específicos, que están involucrados con el ciclo y las pérdidas de nitrógeno. Estas pérdidas de nitrógeno pueden ocurrir como lixiviación de nitratos a través del suelo, lo que tiene un efecto perjudicial potencial en las vías fluviales, y como óxido nitroso, una potente emisión de gases de efecto invernadero”.

“Aunque ocurre naturalmente en suelos pastoriles a un nivel relativamente bajo”, aumentar el nivel de hongos “altera el ciclo del nitrógeno para reducir las pérdidas” dañinas al medio ambiente. Por el momento “la investigación indica que estamos ante un gran potencial para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero y reducir la pérdida de nitrógeno en las vías fluviales”, indicó.

En definitiva, N-Vision NZ aplicará ciencia y tecnología de vanguardia para crear herramientas que los agricultores puedan usar en las chacras. Es importante destacar que los agricultores tendrán opciones para mantener la rentabilidad al tiempo que minimizan el impacto ambiental de su uso de la tierra.

O’Connor dijo que los productos y tecnologías desarrollados a través del programa N-Vision NZ estarán ampliamente disponibles bajo términos comerciales.

“Esto asegurará que los beneficios ambientales y económicos se extiendan a toda Nueva Zelanda y no solo a los clientes de Ravensdown”, añadió.

En la fotografía, el profesor John Hampton y el Dr. Hossein Alizadeh de la Universidad de Lincoln recogen una muestra de óxido nitroso.

En base a Farmers Weekly y Funiber; foto de Farmers Weekly.

Pin It on Pinterest