Carta a Robert Silva.

Carta a Robert Silva.

«En el evento estuvieron presente las escuelas agrarias de Brum, Bella Unión, Tomás Gomensoro y productores de la zona. Había unas 160 personas en total».

Horacio Jaume | El panorama para el agro se presenta muy positivo. Una demanda muy fuerte y una producción que perece no lograr satisfacerla. Es indudable que China juega un papel preponderante, pero además de ella otros mercados aparecen también muy interesados.

El mundo se abrió y las necesidades eran muchos más grandes de lo que uno suponía. ¿Cuál es el papel a jugar por Uruguay?; aunque produzcamos el doble no vamos a poder destacarnos por nuestros volúmenes. Por lo tanto la seguridad alimentaria, la calidad de nuestros productos, es fundamental.

Esa es la línea a seguir. ¿Estamos en condiciones para poder continuarla?

Hay dos puntos fundamentales que se nos han quedado en el tintero. Hacer productores; porque hacemos técnicos, ahora hacemos tecnólogos, pero no productores.

Productor es aquel capaz de valerse de la tecnología de hoy. Pongamos un ejemplo: Podemos promover el riego, dar facilidades para comprar los equipos, pero ¿sabemos regar?, ¿es lo mismo regar arroz, soja, pradera, maíz o zanahorias? ¿Sabemos clasificar ganado de acuerdo a los cortes que dan sus carnes?, ¿sabemos secar granos?, ¿tenemos idea de los sistemas de producción de cordero?

En definitiva, es poder hacer lo que nos piden los mercados y no tratar de venderle lo que tenemos.

Para completar esa ecuación, la extensión es el otro rubro en deuda. ¿En qué nos basamos para poder sostener esta teoría? Días atrás, más concretamente en lo de Antolín de Peralta, en el departamento de Artigas a unos diez kilómetros de Tomás Gomensoro sobre la carretera que va a Bella Unión, la Ing. Graciela Quintans y la Dra. Georgette Banchero, fueron a hablar de vacas y ovejas.

Estuvieron presente las escuelas agrarias de Brum, Bella Unión, Tomás Gomensoro y productores de la zona. Había unas 160 personas en total.

¿160 personas en ese lugar cuando es tan difícil juntar a la gente? Pero contamos con dos cosas muy importantes: Temas que interesaban y técnicos que saben explicarlo. Todos se fueron satisfechos. Los que fueron a buscar algo lo encontraron, y los investigadores en este caso la razón de su trabajo.

No hace tanto tiempo, hablando con Robert Silva, le contábamos lo que nosotros creíamos. Nos hubiera gustado que hubiese estado presente. Ese es el desafío. ¿Quién golpea la mesa?

Escuela Agraria La Concordia cosechó 3,5 toneladas de soja por hectárea.

Escuela Agraria La Concordia cosechó 3,5 toneladas de soja por hectárea.

La plantación surge de un acuerdo entre la Agropecuaria de Dolores y la Dirección de Educación Técnico Profesional. Especialistas de la Interagrovial capacitaron a los estudiantes.

La semana pasada la Escuela Agraria La Concordia, ubicada en Soriano, realizó la cosecha de soja con muy buenos resultados. Se plantaron 18 hectáreas y se cosecharon 3.509 kilogramos por hectárea, informó la Dirección General de Educación Técnico Profesional UTU.

Precisamente, el proyecto para la plantación de soja en la escuela surgió de un acuerdo entre la Asociación Agropecuaria de Dolores y la Dirección General de Educación Técnico Profesional.

Durante la cosecha, la Asociación convocó a especialistas de la Interagrovial – John Deere, quienes capacitaron de forma teórica y práctica a los estudiantes.

María Inés Pérez, directora de la escuela agraria, habló de la importancia de la soja para potenciar los procesos de enseñanza y aprendizaje que se llevan adelante. “Es una excelente oportunidad para ampliar los insumos para la formación de los estudiantes; el aumentarlos y diversificarlos nos ayuda a contextualizar más temas de los que se abordan en la institución y a nivel regional, porque Soriano es el granero del país”, expresó.

La Concordia cuenta con alrededor de 140 estudiantes de Soriano, Río Negro, Colonia y San José, de los cuales cien de ellos se encuentran en el régimen de internado.

La escuela cuenta también con vacunos, un tambo, y plantaciones de pradera, avena, alfalfa y reservas de pasturas.

También se elaboran suplementos para los animales.

Posee una huerta donde las verduras extraídas son utilizadas en el comedor escolar y para elaborar recetas en una pequeña agroindustria del centro.

Se prevé la adquisición de un pivot de riego para poder trabajar con otros cultivos.

Escuela Agraria de Trinidad logró rindes de 3.600 kilos en 66 hectáreas de soja

Escuela Agraria de Trinidad logró rindes de 3.600 kilos en 66 hectáreas de soja

La Escuela Agraria de Trinidad, que también trabaja un hurto y un tambo, realizó el martes 10 la cosecha de la soja en las 66 hectáreas que se habían sembrado; se estima que se obtendrán 3.600 kg por cada una de ellas.

El director de UTU, Ing. Agr. Juan Pereyra participó de la cosecha de soja de la Escuela Agraria de Trinidad (Flores). La oportunidad fue propicia para la actividad agrícola, pero también para que el jerarca compartiera parte de su experiencia con los jóvenes estudiantes. Pereyra  recorrió el predio, observó la cosecha, dialogó con los estudiantes y contó varias anécdotas vividas allí, debido a que fue su primer lugar de trabajo, señala la crónica de la jornada publicada en la página web de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP). Pereyra se desempeñó allí como profesor durante 7 años.

“Estar con los chiquilines es renovarse, salir del escritorio me rejuvenece totalmente, queremos que vuelva la gente al campo ofreciendo cursos de buen nivel y cosas como éstas”, reflexionó.

Además, habló de la importancia de trabajar con los granos, en sus diferentes áreas.

“Esta es una muy buena cosecha, con un rendimiento espectacular y un proceso educativo en el lugar de trabajo que potencia los aprendizajes”, añadió.

3.600 KILOS POR HECTÁREA.

El centro educativo plantó 66 hectáreas de soja y se estima que se obtendrán 3.600 kg por cada una de ellas.

De darse ese rendimiento, este una magnífica producción y un excelente promedio para la región.

La semilla utilizada fue elegida por sus destacadas características como el rendimiento, su resistencia a enfermedades y la buena adaptación al contexto.

La plantación de soja en la escuela de Trinidad se retomó el año pasado y desde el centro destacaron el apoyo de UTU a la producción agrícola y a la mayor autonomía de las escuelas para realizar y plasmar estos proyectos. “Hay más apertura y agilidad”, expresó la directora del centro Prof. Laura Montaño, palabas que recoge el mencionado sitio web.

Previo a la siembra hubo que realizar trabajos de preparación del suelo, como la extracción de rocas para lograr la uniformidad. En noviembre pasado se sembró, se trabajó en el manejo de malezas y plagas, y se acompañó todo el proceso de su crecimiento.

La escuela tiene un predio de 267 hectáreas, donde además de soja se planta trigo, pradera (lotus, alfalfa, trébol blanco, trébol rojo y festuca), verdeos de inviernos (avena) y también existe un campo natural. Se dedica a la producción agrícola-ganadera, y cuenta con unos 200 vacunos y 100 ovinos.

HUERTA Y TAMBO.

El centro de estudio también posee una huerta y un tambo. En la huerta se producen zapallo, boniato, cebolla, perejil y acelga entre otras; el producido del tambo es para consumo de los estudiantes ya que la mayoría de ellos asisten en la modalidad de internado.

Asimismo, se prevé adquirir alrededor de 100 gallinas ponedoras.

Asisten 140 estudiantes de diferentes departamentos: Canelones, San José, Río Negro, Soriano, Paysandú, Florida, Durazno, Rocha, Flores y un importante número de alumnos de la ciudad de Montevideo, que viajan a cursar el bachillerato agrario.

Excelentes rendimientos de arroz en la Escuela Agraria de Artigas.

Excelentes rendimientos de arroz en la Escuela Agraria de Artigas.

12 hectáreas plantadas, estimaciones 10.000 kilos por hectáreas, lo que totaliza 120.000 kilos.

El director general de UTU, Ing. Agr. Juan Pereyra, el director del Programa de Educación para el Agro, Ing. Agr. Juan Fitipaldo, la directora técnica de Gestión Educativa, Insp. Mary Farías y el director del Campus Regional Litoral Norte, Ing. Agr. Marcelo Cravea participaron de la cosecha de arroz en la Escuela Agraria de Artigas.

Se destacó el óptimo rendimiento productivo; se logrará una proporción de arroz por encima de la cantidad media de lo que se cosecha en la región.

Se plantaron 12 hectáreas y se estima que se obtendrán alrededor de 120.000 kilos: unos 10.000 por hectárea.

Fitipado dijo “esta productividad está dentro de los objetivos del programa de Educación para el Agro y de la dirección de UTU”. Se busca “lograr la excelencia tanto educativa como productiva”, expresó.

La cosecha de arroz es realizada por estudiantes y docentes de la escuela en el marco de sus actividades curriculares. Se utiliza una máquina cosechadora y se realiza bajo riego permanente, por lo que es retirado con un porcentaje de humedad entre el 16 y el 17 %. Luego de ser analizado pasa al secador hasta llegar a un 8 o 9 % y es almacenado en los silos.

POR CADA 1.000 KILOS SE OBTIENEN 350 KILOS.

Por cada 1.000 kilos de arroz verde (con cáscara y recién extraído) se obtiene alrededor de 350 kilos de arroz blanco. El producto es enviado a las escuelas agrarias de todo el país, al local de ventas de UTU y se vende el excedente.

La Escuela Agraria de Artigas es el único centro de UTU que produce arroz y trabaja con la variedad INIA Olimar, desarrollada por el Programa de Mejoramiento Genético de Arroz del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA).

El centro lleva adelante un sistema de rotación del suelo: agrícola (arroz) y forrajera (pradera con pasturas). Esta última se destina a la ganadería, ya que la escuela realiza ambas producciones: agrícola y ganadera.

Pin It on Pinterest