Escuela Agraria Carlos Reyles ofrece más oportunidades educativas para jóvenes del interior.

Escuela Agraria Carlos Reyles ofrece más oportunidades educativas para jóvenes del interior.

Ya se encuentran instalados veinte módulos con aulas, habitaciones, baños, entre otros servicios, que serán sede de los cursos.

Durazno | Todo El Campo | El lunes 4 marzo, en el departamento de Durazno, se pondrá en marcha la Escuela Agraria Carlos Reyles, que ocupará 37 hectáreas en dicha localidad y contará con instalaciones utilizadas por la firma UPM durante la construcción de su planta en Pueblo Centenario., informó UTU.

La apertura de este nuevo centro de estudios fue posible tras la firma de un convenio alcanzado entre la Dirección General de Educación Técnico Profesional y la Fundación DAT Carlos Reyles (Asociación Disciplinas Aplicadas al Trabajo).

La Fundación tiene por objetivo mejorar las oportunidades en el desarrollo de los jóvenes rurales, asegurarles el acceso a la enseñanza media y la formación en valores.

En esta oportunidad, proporcionará la infraestructura necesaria para el correcto desarrollo del proyecto educativo de UTU incluyendo locales, predios, infraestructura, mantenimiento, higiene, seguridad, energía eléctrica y demás servicios. Ya se encuentran instalados veinte módulos con aulas, habitaciones, baños, entre otros servicios, que serán sede de los cursos.

El centro brindará un Curso Básico Tecnológico Rural de tiempo extendido (7º grado), donde ya hay anotados cerca de 20 alumnos de entre 11 y 12 años, quienes tendrán 15 materias entre talleres, optativas y educación física.

Los estudiantes provienen de localidades como Blanquillo, Feliciano, Villa del Carmen, Paso de los Toros, Flores, entre otros, mientras que los docentes llegarán desde Durazno.

Escuela Agraria La Carolina continúa destacándose como oferta educativa nacional.

Escuela Agraria La Carolina continúa destacándose como oferta educativa nacional.

El director adjunto, Gustavo González, explicó que ese centro se dedica a la producción ganadera y lechera, así como a los cultivos.

Flores | Todo El Campo | Situada en Flores, la Escuela Agraria Superior La Carolina cuenta con 18 docentes y 10 funcionarios; concurren a ella 60 estudiantes del Curso Técnico Terciario (CTT) Agrícola Ganadero de la UTU. El establecimiento educativo abarca 1.670 hectáreas e incluye un tambo que remite a Conaprole un promedio de 1.000 litros diarios de leche. Este 2023 presentará por primera vez en la Expo Prado dos novillos de la raza Hereford.

La Carolina es una de las 39 escuelas agrarias de todo el país y conforma las 30 que ofrecen la modalidad de internado. Se caracteriza por ser la más extensa, ya que abarca 1.670 hectáreas de las 7.000 de la UTU.

El director adjunto, Gustavo González, explicó que ese centro se dedica a la producción ganadera y lechera, así como a los cultivos. Parte de ellos son utilizados para el consumo interno y de otras escuelas del país. También comercializa con otros establecimientos agropecuarios y remata ganado.

El jerarca informó que la referida escuela recibe ingresos económicos por la venta de toros, vacas, terneros y corderos, unos 300 animales a fin de año.

Dispone de una cabaña con 650 vacunos, de las razas para carnes Aberdeen Angus y Hereford. También 611 ovinos, de los cuales 500 son Corriedale y las demás, Merino Dohne, y más de 50 equinos que se usan para recorrer el extenso campo.

Respecto a la producción lechera, La Carolina dispone de un tambo con 120 vacas Holando, de las cuales 52 son de ordeñe y los restantes ejemplares, terneros y toros.

En la actualidad, 1.000 litros diarios de leche son enviados a Conaprole, lo que implica una recaudación promedio de 450.000 pesos por mes. En junio de 2023, la remisión alcanzó los 36.000 litros, precisó.

El centro ha funcionado como cabaña por 58 años y realiza evaluaciones genéticas de las distintas razas de animales para mejorarlas.

Si bien participa cada año en la Expo Prado, en Montevideo, en 2023, por primera vez, expondrá dos novillos de la raza Hereford. “Tenemos mucha expectativa de obtener algún premio con estos ejemplares”, dijo González.

 Asimismo, destacó, en especial, que el establecimiento abastece de toros reproductores a las restantes escuelas agrarias del país.

El docente explicó que el objetivo de la institución educativa es formar técnicos de nivel terciario, capaces de desarrollar todas las fases de la producción animal —reproducción, alimentación, mejoramiento genético y sanidad—, así como manejar las instalaciones, máquinas y equipos, para gestionar de forma eficaz una explotación agropecuaria. La Escuela Agraria Superior La Carolina dispone de un anexo en Ismael Cortinas —un pueblo de 1.300 personas, ubicado a 12 kilómetros—, que recibe a 60 estudiantes que cursan Educación Media Tecnológica de Administración y Bachillerato Técnico Profesional en Gastronomía y Estética Personal. (Presidencia   | Foto Presidencia).

Escuela Pirarajá de UTU, un establecimiento ganadero más.

Escuela Pirarajá de UTU, un establecimiento ganadero más.

En Lavalleja, la Agraria Pirarajá, generaciones de jóvenes se forman en la ganadería cárnica nacional gracias a la generosidad Emilia Vigil y Pedro Olmos.

Montevideo | Todo El Campo | Cada día, los 60 alumnos de la Escuela Agraria de Pirarajá se preparan para producir como si estuvieran en cualquier establecimiento ganadero. Se trata de una escuela con régimen de internado donde los estudiantes pernoctan allí de lunes a viernes. La mayor parte de ellos proviene de los departamentos de Lavalleja, Florida, Treinta y Tres y Rocha.

Esta agraria concentra su esfuerzo educativo en la producción cárnica y todos los rubros vinculados a la ganadería. El sector es uno de los principales renglones de actividad exportadora del país.

El director de la escuela, José Rossi, indicó que allí se dictan cursos de Educación Media Profesional y Bachillerato Profesional.

Los talleres están enfocados en actividades como ganadería, agricultura, tambo y otras prácticas propias de la vida rural. Es así que aprenden a trabajar con maquinaria, mantenimiento de alambrados y manejo de ganado vacuno y ovino.

El profesor e historiador Luis Pacheco recordó que el predio llegó a manos de UTU entre los años 1942 y 1947. El matrimonio -sin hijos- compuesto por Emilia Vigil y Pedro Olmos legó, en testamento, unas 503 hectáreas para la construcción de una escuela agraria. La decisión de la pareja es que se la use con ese fin, en otro caso el bien volverá a la sucesión, explicó el docente.

El predio se encuentra ubicado en el departamento de Lavalleja, a dos kilómetros del pueblo Pirarajá y a cuatro kilómetros de la ruta 8, aproximadamente. El 15% del área está compuesto por praderas, verdeos y el resto por pasturas naturales. Cuenta con cría de ganado vacuno y lanares, utilizando el sistema pastoral.

El 17 de abril de 1947 José Arias, director general de Enseñanza Industrial, -antecesor de UTU- hace posesión del bien. Al principio no fue utilizado como centro educativo, primero fue arrendado a terceros, pero en el año 1951, la UTU nombra un encargado y comienza la explotación agrícola ganadería sin alumnos todavía.

Desde aquel tiempo hasta nuestros días la escuela Emilia Vigil de Olmos viene formando a generaciones enteras de jóvenes interesados en formarse en la ganadería cárnica nacional. De esa forma se cumple con el sueño de aquel matrimonio que pensó en la educación del futuro. (UTU).

Carta a Robert Silva.

Carta a Robert Silva.

«En el evento estuvieron presente las escuelas agrarias de Brum, Bella Unión, Tomás Gomensoro y productores de la zona. Había unas 160 personas en total».

Horacio Jaume | El panorama para el agro se presenta muy positivo. Una demanda muy fuerte y una producción que perece no lograr satisfacerla. Es indudable que China juega un papel preponderante, pero además de ella otros mercados aparecen también muy interesados.

El mundo se abrió y las necesidades eran muchos más grandes de lo que uno suponía. ¿Cuál es el papel a jugar por Uruguay?; aunque produzcamos el doble no vamos a poder destacarnos por nuestros volúmenes. Por lo tanto la seguridad alimentaria, la calidad de nuestros productos, es fundamental.

Esa es la línea a seguir. ¿Estamos en condiciones para poder continuarla?

Hay dos puntos fundamentales que se nos han quedado en el tintero. Hacer productores; porque hacemos técnicos, ahora hacemos tecnólogos, pero no productores.

Productor es aquel capaz de valerse de la tecnología de hoy. Pongamos un ejemplo: Podemos promover el riego, dar facilidades para comprar los equipos, pero ¿sabemos regar?, ¿es lo mismo regar arroz, soja, pradera, maíz o zanahorias? ¿Sabemos clasificar ganado de acuerdo a los cortes que dan sus carnes?, ¿sabemos secar granos?, ¿tenemos idea de los sistemas de producción de cordero?

En definitiva, es poder hacer lo que nos piden los mercados y no tratar de venderle lo que tenemos.

Para completar esa ecuación, la extensión es el otro rubro en deuda. ¿En qué nos basamos para poder sostener esta teoría? Días atrás, más concretamente en lo de Antolín de Peralta, en el departamento de Artigas a unos diez kilómetros de Tomás Gomensoro sobre la carretera que va a Bella Unión, la Ing. Graciela Quintans y la Dra. Georgette Banchero, fueron a hablar de vacas y ovejas.

Estuvieron presente las escuelas agrarias de Brum, Bella Unión, Tomás Gomensoro y productores de la zona. Había unas 160 personas en total.

¿160 personas en ese lugar cuando es tan difícil juntar a la gente? Pero contamos con dos cosas muy importantes: Temas que interesaban y técnicos que saben explicarlo. Todos se fueron satisfechos. Los que fueron a buscar algo lo encontraron, y los investigadores en este caso la razón de su trabajo.

No hace tanto tiempo, hablando con Robert Silva, le contábamos lo que nosotros creíamos. Nos hubiera gustado que hubiese estado presente. Ese es el desafío. ¿Quién golpea la mesa?

Escuela Agraria La Concordia cosechó 3,5 toneladas de soja por hectárea.

Escuela Agraria La Concordia cosechó 3,5 toneladas de soja por hectárea.

La plantación surge de un acuerdo entre la Agropecuaria de Dolores y la Dirección de Educación Técnico Profesional. Especialistas de la Interagrovial capacitaron a los estudiantes.

La semana pasada la Escuela Agraria La Concordia, ubicada en Soriano, realizó la cosecha de soja con muy buenos resultados. Se plantaron 18 hectáreas y se cosecharon 3.509 kilogramos por hectárea, informó la Dirección General de Educación Técnico Profesional UTU.

Precisamente, el proyecto para la plantación de soja en la escuela surgió de un acuerdo entre la Asociación Agropecuaria de Dolores y la Dirección General de Educación Técnico Profesional.

Durante la cosecha, la Asociación convocó a especialistas de la Interagrovial – John Deere, quienes capacitaron de forma teórica y práctica a los estudiantes.

María Inés Pérez, directora de la escuela agraria, habló de la importancia de la soja para potenciar los procesos de enseñanza y aprendizaje que se llevan adelante. “Es una excelente oportunidad para ampliar los insumos para la formación de los estudiantes; el aumentarlos y diversificarlos nos ayuda a contextualizar más temas de los que se abordan en la institución y a nivel regional, porque Soriano es el granero del país”, expresó.

La Concordia cuenta con alrededor de 140 estudiantes de Soriano, Río Negro, Colonia y San José, de los cuales cien de ellos se encuentran en el régimen de internado.

La escuela cuenta también con vacunos, un tambo, y plantaciones de pradera, avena, alfalfa y reservas de pasturas.

También se elaboran suplementos para los animales.

Posee una huerta donde las verduras extraídas son utilizadas en el comedor escolar y para elaborar recetas en una pequeña agroindustria del centro.

Se prevé la adquisición de un pivot de riego para poder trabajar con otros cultivos.

Pin It on Pinterest