Banco Mundial estimó que en 2024 Uruguay crecerá 3,2% y en 2025 lo hará 2,6%.

Banco Mundial estimó que en 2024 Uruguay crecerá 3,2% y en 2025 lo hará 2,6%.

Hay riesgos que escapan a la región y al control de los gobiernos latinoamericanos, pero que podrían afectar el avance de sus economías: tensiones geopolíticas, fenómenos meteorológicos y la desaceleración china.

Hébert Dell’Onte Larrosa | Montevideo | Todo El Campo | “Las perspectivas económicas de la región sugieren una recuperación gradual, con un crecimiento proyectado del 2,3% en 2024 y del 2,5% en 2025”, señala el Banco Mundial en el documento “Perspectivas económicas mundiales: Región de América Latina y el Caribe” elaborado en el mes de enero.

Para Uruguay señala que el crecimiento estimado del PIB en 2024 será del 3,2% y en 2025 del 2,6%.

En el caso de Brasil, el crecimiento se desacelerará al 1,5% en 2024, pero en 2025 se recuperará y se ubicará en el 2,2%.

México tendrá un crecimiento que “se atenuará hasta el 2,6% en 2024 y el 2,1% en 2025.

Respecto a Argentina, se prevé que su economía “se recupere y se expanda un 2,7% en 2024 y un 3,2% en 2025, tras la sequía de 2023”.

El crecimiento de Colombia “mejorará del 1,2% en 2023 al 1,8% en 2024 y 3% en 2025”.

En Chile, “el crecimiento será del 1,8% en 2024 y luego se acelerará al 2,3% en 2025”.

“Asimismo, se proyecta que Perú se recuperará de la contracción de 2023, con un crecimiento del 2,5% en 2024 y 2,3% en 2025”, gracias a la minería.

“Con exclusión de Guyana, que experimenta un auge de sus recursos, se espera que las economías del Caribe crezcan un 4,1% en 2024 y un 3,9% en 2025, en parte debido a la actual expansión del sector turístico” y América Central presentará “un crecimiento sostenido, con tasas del 3,7% en 2024 y 3,8% en 2025. Esta perspectiva se apoya en un aumento moderado de las remesas, en especial en 2024”, señala el Banco Central.

Por otro lado, el documento señala que “a largo plazo, la región deberá enfrentar desafíos persistentes”, como “la desaceleración de la productividad total” y “el envejecimiento de la población”, lo que lleva a que “el potencial de crecimiento económico disminuya”.

RIESGOS: TENSIONES GEOPOLÍTICAS, CAMBIO CLIMÁTICO Y DESACELERACIÓN CHINA.

Para el Banco Mundial, “la modesta expansión regional prevista está expuesta a múltiples riesgos”, entre los que menciona “la escalada de las tensiones geopolíticas, especialmente en Oriente Medio” que “podría perturbar los mercados energéticos y provocar un alza de los precios del petróleo”.

También “los fenómenos meteorológicos extremos, intensificados por el cambio climático, representan amenazas adicionales, en particular para los sectores sensibles al clima, como la agricultura, la energía y la pesca”.

Una “más abrupta desaceleración” de la economía china “podría tener importantes efectos secundarios en la demanda externa, lo que afectaría las exportaciones de productos básicos de la región”, advierte.

En el tercer trimestre el agro creció 5%.

En el tercer trimestre el agro creció 5%.

El sector agropecuario, pesca y minería creció 5%, y la industria y manufactura 5,2%, en este último caso jugó un papel determinante el aumento de la actividad en los frigoríficos, revela un informe del Banco Central del Uruguay.

El Banco Central presentó el documento “Cuantas Nacionales. Tercer trimestre 2021” en el que analiza el desempeño de la economía en ese período, concluyendo que durante julio, agosto y setiembre 2021 el Productor Interno Bruto creció 5,9% en comparación con igual período de 2020.

El sector agropecuario, pesca y minería creció 5%, y la industria y manufactura 5,2%, en este último caso jugó un papel determinante el aumento de la actividad en los frigoríficos.

EL SECTOR AGROPECUARIO – El sector agropecuario tuvo “desempeños disímiles” según el tipo de actividad que se analice, la agricultura y la ganadería incidiendo “positivamente”, pero la pesca y la silvicultura tuvieron “una contracción”, dice el BCU.

Agrega que “la actividad pecuaria registró la mayor incidencia positiva asociada fundamentalmente al incremento en la producción de la ganadería de carne, debido a aumentos de la faena y de la exportación de ganado en pie”.

LAS INDUSTRIAS – Las industrias deben su crecimiento a los frigoríficos que se vieron favorecidos por la demanda exterior.

La molinería, elaboración de alimento animal y fabricación de productos metálicos resultaron negativos.

Pin It on Pinterest