Se realizaron los talleres en certificación de productos agroexportables en predios con bosque nativo.

Se realizaron los talleres en certificación de productos agroexportables en predios con bosque nativo.

Carlos Faroppa: “Uruguay está en buenas condiciones para empezar este proceso que es muy complejo y por eso lo asumimos, sabemos que debemos hacerlo si o si”.

Montevideo | Todo El Campo | Se realizó el taller “Certificación de productos agroexportables de bosques nativos” que busca fomentar el diálogo sobre la importancia de manejar de forma sostenible los bosques nativos y, en consecuencia, la oportunidad de certificar la sostenibilidad de sus productos.

Los talleres tuvieron lugar en Paysandú y Montevideo, reuniendo a personas expertas y representantes de instituciones públicas, organizaciones y productores.

La organización estuvo a cargo de AL-INVEST Verde y el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP). AL-INVEST Verde es un programa financiado por la Comisión Europea para promover el crecimiento sostenible y la creación de empleo en América Latina. Su objetivo es apoyar la transición hacia una economía baja en carbono, eficiente en recursos y más circular, para facilitar la implementación de modelos de producción sostenibles.

En la inauguración estuvieron el director de la Dirección General Forestal (DGF) del MGAP, Carlos Faroppa; el director de Gestión de Bosques, Joaquín Garrido; y el director de operaciones del centro de Investigaciones Aplicadas al Desarrollo Agroforestal (IDAF), Rodrigo Arthus, quien presentó la acción que AL-INVEST Verde e IDAF llevan a cabo con el MGAP para el desarrollo de una propuesta de sistema de certificación público para productos agroexportables producidos en predios bajo manejo sostenible del bosque nativo.

El director Forestal, Carlos Faroppa repasó un poco la historia desde cuando comienza a ser protegido el bosque nativo en Uruguay y expresó: “Por esas razones, Uruguay está en buenas condiciones para empezar este proceso. Es un proceso muy complejo y por eso lo asumimos, sabemos que debemos hacerlo si o si”.

Agregó que “Uruguay tiene muchas herramientas, la trazabilidad de ganado, la padronización del país, la identificación y además, ese bosque nativo que con su prohibición de corta y su regulación creció en el orden de 25 al 27% desde aquellas cartografías iniciales con imágenes del 1966 a hoy”.

El objetivo de los talleres fue conocer la visión de todas las partes implicadas para la generación de una propuesta de sistema de certificación público, que cumpla los requisitos del reglamento europeo de cadenas de suministro libres de deforestación y degradación forestal.

Entre otras cuestiones, se analizaron los retos y oportunidades para la aplicación del sistema, se identificaron las prioridades para el manejo sostenible del bosque nativo y se puso de relevancia la perspectiva de género para incluir la visión, intereses y posibles impactos en las mujeres que interactúan con los bosques y sectores productivos adyacentes.

Los resultados obtenidos en estos talleres complementarán la información y el diagnóstico de las principales cadenas de valor productivas en tierras con bosque nativo realizado en el marco de la acción que AL-INVEST Verde e IDAF realizan junto al MGAP.

Marfrig y otras compañías reconocidas se unen para beneficiar bosques nativos de Brasil.

Marfrig y otras compañías reconocidas se unen para beneficiar bosques nativos de Brasil.

En un esfuerzo conjunto de Marfrig, Itaú Unibanco, Rabobank, Santander, Suzano y Vale, se creó la compañía Biomasa.

São Paulo, Brasil | Varias empresas anunciaron el sábado 12 en la Conferencia del Clima COP 27 que se desarrolla en Egipto, la creación de una compañía que trabajará exclusivamente en la restauración, conservación y preservación de los bosques en Brasil. Se trata de un esfuerzo conjunto de Marfrig, Itaú Unibanco, Rabobank, Santander, Suzano y Vale.

Pretenden alcanzar, en 20 años, un área total restaurada y protegida de 4 millones de hectáreas de bosques nativos en diferentes biomas brasileños, como la Amazonia, el Bosque Atlántico y el Cerrado, un área equivalente al territorio de Suiza o al estado de Río de Janeiro, publicó Marfrifg en su página web.

El grupo nació con el nombre Biomasa, e hizo el anuncio con una gran expectativa, considerando que son empresas reconocidas, de peso y presencia global. Su contribución inicial será de R$ 20 millones por cada socio.

El objetivo de Biomas es promover un modelo de negocio sostenible también desde el punto de vista financiero, posibilitando cada proyecto de restauración, conservación y preservación a partir de la comercialización de créditos de carbono.

La alianza lanzada en la COP 27 proporciona, entre absorciones y emisiones evitadas, reducir aproximadamente 900 millones de toneladas de carbono equivalente de la atmósfera durante el período de dos décadas. Además, se estima que la nueva empresa contribuirá a la protección de más de 4.000 especies de animales y plantas.

La primera etapa del proyecto será la identificación y prospección de áreas, la promoción de viveros para la producción a escala de árboles nativos, la participación de las comunidades locales en las actividades de la empresa, la discusión sobre la aplicación del proyecto en áreas públicas, la asociación con plataformas de certificación de créditos de carbono y la implementación de proyectos piloto. A partir de 2025, el objetivo es ampliar la escala para alcanzar la meta de 4 millones de hectáreas.

Inicialmente, Biomas nació con planes para restaurar 2 millones de hectáreas de áreas degradadas, a partir de la plantación de aproximadamente 2.000 millones de árboles nativos, en un modelo de negocio a gran escala. La compañía también conservará y preservará 2 millones de hectáreas.

Pin It on Pinterest