Intendencia de Canelones acuerda con instituciones rurales para instalar pozos semisurgentes.

Intendencia de Canelones acuerda con instituciones rurales para instalar pozos semisurgentes.

La acción, que se desarrolla en otros puntos del departamento, se realiza como parte de un proyecto llevado adelante a través de la Agencia de Desarrollo Rural.

Canelones | Todo El Campo | La Sociedad Fomento Rural de Tapia y la Intendencia de Canelones construyeron, en un predio de la primera, un pozo semisurgente con bomba de agua alimentada por panel solar; la capacidad es de 4.000 litros y la profundidad de 36 metros.

Desde la Intendencia se informó que se están realizando este tipo de acciones en todo el departamento, en un proyecto llevado adelante a través de la Agencia de Desarrollo Rural.

Contar con agua siempre ha sido clave en la producción rural, pero en los últimos tiempos se ha hecho fundamental entender la necesidad de hacer un buen manejo de ese elemento vital. Para los productores, contara con agua, es una herramienta necesaria para mitigar el impacto de la falta de agua por razones climáticas adversas. Las autoridades deberían abordar el tema como una política de Estado.

“ESTAMOS ARMANDO UNA INFRAESTRUCTURA ACORDE A LAS NECESIDADES”

A pesar de las lluvias registradas, el déficit hídrico continúa en el territorio y estas obras son un importante respaldo para asegurar el abastecimiento de agua para la producción local.

En ese sentido, el director de la Agencia de Desarrollo Rural, Pablo González, expresó su preocupación: “Hace tres años estamos con este problema. En Canelones los pozos de balde que hay en la mayoría de nuestra ruralidad no se recomponen y tenemos que accionar en este sentido. Estamos armando una infraestructura acorde a las necesidades”.

Para paliar la falta de agua y buscando soluciones, la Intendencia de Canelones está desarrollando varias acciones. “Este proyecto es de 11 pozos comunitarios a las fomentos y clubes agrarios, con las habilitaciones de la Dirección Nacional de Aguas (Dinagua), sin costo para ellos”.

Al hacer los pozos “encontramos agua a menos de 40 metros de profundidad”, añadió.

La Intendencia coloca las bombas que funcionan con energía solar. El objetivo es “llegar a las zonas protegidas por la calidad de agua. Buscamos que los animales no abreven en aquellos caudales que necesitamos para el consumo humano. Con este mecanismo lo logramos”, aseguró. El intendente Yamanú Orsi comentó que estas acciones están dirigidas a pequeños productores. “El total son cien las bombas de agua que se han colocado en lugares estratégicos, donde más se necesitan y para quienes menos pueden lograrlo por sí mismos por cuestiones económicas”.

California (EE.UU.) aprueba normas para usar agua reciclada para consumo humano

California (EE.UU.) aprueba normas para usar agua reciclada para consumo humano

En California, las aguas residuales tratadas pueden terminar en múltiples lugares, por ejemplo, en las tierras agrícolas del Valle Central del estado, y ahora en el consumo humano.

Sacramento, California, EE.UU. | Todo El Campo | Cuando se tira de la cadena de un inodoro en California, el agua residual tratada puede terminar en múltiples lugares: en una pista de patinaje sobre hielo en Ontario, en las pistas de esquí de Lago Tahoe o en las tierras agrícolas del Valle Central del estado.

Y, próximamente, en las canillas de la cocina.

Los reguladores de California aprobaron el martes nuevas normas para permitir que las agencias de agua reciclen las aguas residuales y las empleen para llevar agua potable a las viviendas, escuelas y negocios.

Es un gran paso para un estado que ha batallado durante décadas para tener una fuente confiable de agua potable para sus más de 39 millones de habitantes. Y también muestra un cambio en la opinión pública en torno a un tema que hace dos décadas provocó críticas que hundieron proyectos similares.

Desde entonces, California ha experimentado múltiples sequías extremas, la más reciente de las cuales fue, según los científicos, el periodo de tres años más seco del que se tenga registro y dejó las reservas del estado en niveles peligrosamente bajos.

“El agua es muy valiosa en California. Es importante que la usemos más de una vez”, dijo Jennifer West, directora general de WateReuse California, un grupo que aboga por el uso de agua reciclada.

California ha estado utilizando aguas residuales recicladas durante décadas. El equipo de la liga menor de hockey Ontario Reign la ha usado para hacer hielo para su pista en el sur de California. El complejo de esquí Soda Springs, cerca de Lago Tahoe, ha hecho nieve con ella.

Y los agricultores del Valle Central, donde se cultiva gran parte de las verduras, frutas y nueces del estado, la usan para regar sus cosechas.

Pero no ha sido utilizada para el consumo humano directo. El condado de Orange opera un sistema de purificación de agua de gran tamaño que recicla las aguas residuales y luego las utiliza para rellenar acuíferos subterráneos. El agua se mezcla con el agua subterránea durante meses para que después sea bombeada y se utilice de nuevo para beber.

Las nuevas normas de California permitirán, pero no requerirán, a las agencias proveedoras de agua tomar las aguas residuales, tratarlas y luego usarlas para el suministro de agua potable. California será el segundo estado en permitir esto, detrás de Colorado.

Las nuevas normas exigen que las aguas residuales sean tratadas para eliminar todos los patógenos y virus, aunque no se encuentren en ellas. Esto difiere de las normas habituales de tratamiento del agua, que sólo exigen el tratamiento contra patógenos conocidos, según Darrin Polhemus, subdirector de la división de agua potable de la Junta de Control de Recursos Hídricos de California.

De hecho, el tratamiento es tan estricto que elimina todos los minerales que hacen que el agua potable tenga buen sabor, lo que significa que hay que volver a añadirlos al final del proceso.

“La calidad del agua potable es la misma, y probablemente mejor en muchos casos”, afirmó Polhemus.

——

Fuente Los Angeles Times (en español). Artículo de Adam Beam| Associated Press |

Foto de portada, instalación de tratamiento de aguas residuales de San José-Santa Clara, el miércoles 13 de diciembre de 2023, en San José, California | Foto Terry Chea | Associated Press.

El almacenamiento mundial de agua y los niveles de caudal de los ríos son motivo de preocupación

El almacenamiento mundial de agua y los niveles de caudal de los ríos son motivo de preocupación

Los bajos niveles de los ríos han afectado el transporte de bienes y servicios más recientemente en los Estados Unidos y en América del Sur. En los últimos dos años, situaciones similares han ocurrido en Europa, Asia e incluso Centroamérica.

Kansas City, Missouri, EE.UU. | Food Business News | Todo El Campo | El almacenamiento de agua y los niveles de los ríos están por debajo de lo normal en muchas áreas del mundo, lo que genera mucha preocupación sobre el futuro de la agricultura y la disponibilidad de agua para el consumo humano y la fabricación. El fenómeno no se limita a unas pocas áreas, sino que es un problema global, que afecta a áreas desde el sudeste asiático hasta Australia y desde África hasta América del Norte y del Sur.

Los bajos niveles de los ríos han afectado el transporte de bienes y servicios más recientemente en los Estados Unidos y en América del Sur. En los últimos dos años, situaciones similares han ocurrido en Europa, Asia e incluso Centroamérica.

El fenómeno es desconcertante para muchos investigadores porque hay muchas áreas que reportan eventos de lluvia excesiva e inundaciones graves. Lo que parece estar ocurriendo es una redistribución de las precipitaciones parcialmente controlada por eventos como El Niño y La Niña, pero el problema es más complejo.

Nuestro planeta más cálido ha permitido que la atmósfera evapore mayores cantidades de humedad que hace décadas, y esa humedad se está suspendiendo en la atmósfera mucho mejor de lo que solía hacerlo debido al aire más cálido. La humedad más alta está presente en muchas áreas, pero también hay partes del mundo que experimentan mayores niveles de sequedad.

El rápido crecimiento de la población mundial no está ayudando a la situación. El planeta es el hogar de cada vez más personas, eso ha dado lugar a que se utilice una gran cantidad de agua para una variedad de propósitos humanos. Vivimos en un ecosistema cerrado. La misma cantidad de humedad que siempre ha estado confinada a la atmósfera, los océanos y las capas de nieve es la misma hoy que al principio, pero se trata de la distribución de esa humedad.

Cuanto más se expanda nuestra población y más se caliente el planeta, más probable es que el almacenamiento de agua se convierta en una preocupación mayor. Tres años de La Niña también afectaron a muchas de las latitudes medias del mundo, como siempre es el caso. Los eventos de La Niña (especialmente aquellos que duran varios años) son conocidos por reducir las precipitaciones en las latitudes medias mientras que las aumentan en los trópicos. Los eventos de El Niño hacen lo contrario. La transición de Este año de La Niña a El Niño eventualmente redistribuirá parte de la lluvia, aliviando la sequía en América del Norte, Europa y partes de Asia, al tiempo que secará los trópicos. El sur de Indonesia y partes de Australia ya se están secando, al igual que el norte de Brasil.

PROBLEMAS EN EL AMAZONAS.

La cuenca del río Amazonas ha estado en una sequía récord este año y los niveles de agua en ese río han caído hasta el punto de detener el transporte de bienes y servicios. La cuenca del río no solo es responsable de proporcionar agua a muchas comunidades y transporte, sino que también es clave para producir lluvia en algunas de las áreas agrícolas del centro-oeste y noreste de Brasil. El riego nunca ha sido una gran necesidad en el norte de Brasil debido a su habitual temporada de monzones que trae olas de lluvia hacia el sur desde la cuenca del Amazonas hacia las áreas de soja, maíz, algodón, arroz, caña de azúcar y café.

La sequía en el norte de Brasil este año es una de las peores vistas en la historia moderna, y lo mismo puede decirse de la sequía en América del Norte en los últimos años y en Europa Occidental en 2021-23. La revolución verde que permite al hombre alterar genéticamente los cultivos para obtener mayores rendimientos ha sido la gracia salvadora para la población y la demanda de alimentos en constante expansión. Pero al mismo tiempo, el suministro de agua se ha vuelto menos fiable y existe una creciente preocupación por el potencial de producción futuro en las zonas que dependen de la agricultura.

La sequía de este año en Brasil se combina con un evento de El Niño y promete mantener las lluvias más ligeras de lo habitual en el centro, oeste y noreste de la nación de una manera similar a la de 2015-16. La producción de muchos cultivos se redujo durante esa primavera y verano, y sin riego algunos rendimientos fueron notablemente inferiores a la media.

Lo mismo puede ocurrir este año, ya que las lluvias estacionales ya han tenido un mal comienzo en Mato Grosso, el norte de Mato Grosso do Sul y áreas desde Tocantins hasta Bahía y el norte de Minas Gerais. Parte de este sesgo seco probablemente durará hasta el corazón del verano en estas áreas, aunque deberían desarrollarse algunas lluvias oportunas en el centro oeste de Brasil para mejorar el potencial de producción de soja, maíz y algodón. Es posible que el noreste de Brasil no tenga tanta suerte, ya que se esperan lluvias restringidas durante un período de tiempo más largo.

Australia comenzó a soportar una repentina sequía de importancia después de que La Niña disminuyera. Las precipitaciones en Australia Occidental han sido mínimas desde mediados de septiembre, lo que ha perjudicado la producción de trigo, cebada y canola. Lo mismo ocurrió en Queensland y el norte de Nueva Gales del Sur a principios de esta primavera y ahora está en marcha en Australia Meridional. Cada una de estas áreas de sequía presionará la producción de cultivos en las próximas semanas y meses, y lo mismo está ocurriendo en el sur de Indonesia.

La buena noticia para América del Norte, Europa y Argentina es que en los próximos meses se espera que las lluvias mejoren en muchas áreas. Todavía habrá partes de América del Norte lidiando con la sequía en 2024, pero hay esperanza de una mejor temporada de verano en esas áreas.

Mientras tanto, el suministro mundial de agua sigue siendo motivo de gran preocupación y es probable que en las próximas décadas se instauren nuevas formas de almacenar y conservar la humedad, ya que el mundo se enfrenta a una población y una demanda de agua cada vez mayores. Se espera un alivio para la cuenca del río Mississippi en los próximos meses y lo mismo se espera en muchos de los principales ríos de Europa, pero el alivio para el río Amazonas puede tardar más en llegar, algo que será más probable en 2024 que a fines de 2023.

Artículo de Drew Lerner de AP publicado en Food Business News, sitio de noticias, tendencias y tecnología vinculado a la alimentación.

Ministerio de Ambiente y OSE firmaron acuerdo sobre agua no contabilizada

Ministerio de Ambiente y OSE firmaron acuerdo sobre agua no contabilizada

Se busca reducción de agua no contabilizada con alcance nacional y elaborar un plan específico para el área metropolitana.

Montevideo | Todo El Campo | Este viernes 27 de octubre se firmó un convenio entre el Ministerio de Ambiente (MA) y la Administración de las Obras Sanitarias del Estado (OSE) para abordar el tema del registro de agua no contabilizada (RANC)

En marco del severo déficit hídrico que vivimos recientemente en el área metropolitana, las pérdidas de agua potable mostraron ser relevantes para una adecuada gestión de esa crisis, por lo que OSE y el MA han expuesto en diversas ocasiones su preocupación.

Este hecho y ante la posibilidad que el cambio climático aumente la frecuencia de este tipo de eventos severos, ambas instituciones acordaron la suscripción de un convenio de cooperación para desarrollar medidas para reducir esas pérdidas.

El objeto del convenio es que en forma conjunta MA-OSE den un nuevo impulso a estrategias para la reducción de agua no contabilizada con alcance nacional y elaborar un plan específico para el área metropolitana.

OSE tiene una cobertura muy importante de agua potable con altos niveles de calidad. El acceso al agua segura en zonas urbanas promedio de América Latina y el Caribe es de 80% mientras que en Uruguay es de 94%. Las pérdidas de agua potable han sido motivo de preocupación de OSE desde larga data -baste indicar que en OSE existe una gerencia de Reducción del Agua No Contabilizada desde hace más de dos décadas-. La crisis del agua potable subrayó que la entidad de las pérdidas (a nivel nacional el agua no contabilizada es un 51,6%) requiere robustecer el abordaje del tema aprovechando oportunidades de mejora.

El MA dijo en un comunicado que apoya todos los aspectos significativos para reducir las vulnerabilidades del sistema de agua potable metropolitano: Diversificación de las fuentes de agua bruta con la toma en el Río de la Plata en Arazatí. Fortalecimiento de las estrategias de reducción de las pérdidas con este convenio. Continuidad del proceso de mejora de la calidad del agua bruta en el río Santa Lucía con las medidas del Plan de Acción del año 2015 y sus posteriores revisiones.

EL GOBIERNO DEBE ASUMIR UN ROL CLAVE.

En la firma del convenio, Amarilla dijo que Uruguay dispone de agua potable para abastecer a gran parte de la población, pero también existe un porcentaje muy alto de pérdidas del recurso que llega, en algunos casos, al 50% del agua que se potabiliza, agregó que dicha situación lleva a que el Gobierno asuma un rol clave en el tema.

En ese sentido, subrayó que el acuerdo suscripto impulsará una estrategia para elaborar un plan de trabajo que posibilite reducir las pérdidas.

Al respecto, Amarilla detalló que se formará un equipo con técnicos del Ministerio de Ambiente, OSE y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que serán los encargados de concretar el plan de trabajo y la estrategia para que cada uno de los organismos comience a actuar en consecuencia. “Hay que aprovechar mejor el recurso que es tan importante para los uruguayos”.

HACE MÁS DE 150 AÑOS QUE A MONTEVIDEO LE LLEGA AGUA DEL RÍO SANTA LUCÍA.

Montero, en tanto, repasó la historia de OSE y consideró que es un orgullo, pero también un estigma contar con redes tan antiguas en el sistema de abastecimiento de agua. “El problema de las pérdidas tiene su origen en algo muy bueno: la precocidad que tuvo el país para enfrentar los temas sanitarios”, sostuvo, y añadió que hace más de 150 años que a Montevideo le llega agua del río Santa Lucía.

Sobre el convenio dijo que busca el uso eficiente del agua. “Bienvenidos todos los recursos, mentes y energías que se sumen a solucionar este problema”, concluyó.  Foto: OSE.

Que la sequía nos de conciencia de lo importante que es el buen manejo del agua de consumo humano como producción.

Que la sequía nos de conciencia de lo importante que es el buen manejo del agua de consumo humano como producción.

En los próximos años, las sociedades más estables y duraderas serán, en muchos casos, las que hayan adoptado enfoques más resilientes para el almacenamiento de agua.

Montevideo | Todo El Campo | Hasta ahora la sequía era algo que ocurría desde los límites de Montevideo hacia afuera, pero la última seca que afectó las fuentes de agua de la capital nos hizo reflexionar a todos del grave problema que genera no contar con ese vital elemento.

Todos sabemos lo importante que es contar con agua potable y que sin ella no es posible ninguna forma de vida, pero una cosa es el conocimiento teórico sobre lo que le pasa a otros y otra muy distinta es haber vivido esa situación en persona. Fue lo que ocurrió con la el déficit hídrico de los últimos meses. A partir de esa situación indeseable comprendimos a cabalidad la magnitud y gravedad de no contar con agua potable tal como estamos acostumbrados.

Esa comprensión, fruto de haber vivido la desagradable experiencia del agua salada saliendo de las canillas, no puede ser desaprovechada. Ahora que todos somos consientes de lo vulnerables que podemos ser, es tiempo de actuar desarrollando verdaderas políticas de Estado sobre el manejo del agua.

Otros países ya están trabajando en eso, también hay países que nos llevan varios años, pues comenzaron hace mucho motivados por la posición geográfica adversa que ocupan, por ejemplo Israel que está sobre tierra áridas y difíciles.

Casualmente, el Banco Mundial (BM) ha vuelto a publicar estos días, en sus redes sociales, un artículo de principios de año (3 de febrero) titulado “Qué nos depara el futuro: Un nuevo paradigma para el almacenamiento de agua”.

Allí expresa: “El almacenamiento de agua dulce es crucial para lograr la adaptación al cambio climático, fundamentalmente porque permite guardar agua para épocas más secas y reducir el impacto de las inundaciones. En los próximos años, las sociedades más estables y duraderas serán, en muchos casos, las que hayan adoptado enfoques más resilientes para el almacenamiento de agua”.

Agrega que cuando “las poblaciones de todo el mundo necesitan más almacenamiento, el volumen de agua dulce almacenada está disminuyendo, lo que genera una crisis internacional, una brecha mundial en las reservas de agua”

El informe es un llamado a los actores vinculados al uso de agua, para que “promuevan soluciones integradas de almacenamiento”, de forma tal que se pueda “satisfacer las diversas necesidades humanas, económicas y ambientales del siglo XXI”.

LOS MENSAJES PRINCIPALES.

Los principales mensajes del texto son los que se detallan a continuación.

• Desde las sequías en un extremo del espectro hasta las grandes inundaciones en el otro, numerosas poblaciones de todo el mundo padecen fenómenos climáticos que dejan a su paso sufrimiento humano, inestabilidad y pérdidas económicas, y destrucción ambiental. En algunos lugares, los acontecimientos meteorológicos extremos borran en apenas días los avances en el desarrollo humano alcanzados a lo largo de décadas.

En los últimos 20 años, 1.430 millones de personas se vieron perjudicadas por sequías (Browder y otros, 2020). Debido a la escasez de agua, el crecimiento de los países puede reducirse hasta un 6 % (Banco Mundial, 2016). Para los pobres, los efectos negativos pueden durar generaciones.

• Durante las últimas dos décadas, al menos 1.650 millones de personas de todo el mundo padecieron inundaciones, lo que representa un aumento del 24 % respecto de las décadas anteriores (Browder y otros, 2021; Tellman y otros, 2021; Centro de Investigación sobre Epidemiología de los Desastres [CRED] y Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres [UNDRR], 2020). Las proyecciones indican que, para 2030, 180 millones de personas más se verán directamente afectadas por inundaciones (Tellman y otros, 2021).

• Más allá de los fenómenos extremos, el cambio climático está generando precipitaciones menos previsibles y más variables, por lo que el suministro de los servicios cotidianos, como el abastecimiento de agua confiable en zonas urbanas, se vuelve más difícil, la productividad de los agricultores se reduce, y se desalienta la inversión económica y la creación de empleo.

• El almacenamiento de agua proporciona tres servicios principales: mejora la disponibilidad de este recurso, reduce los impactos de las inundaciones y permite regular los flujos de agua para respaldar los sectores de energía, transporte y otros.

• Al mismo tiempo, la regulación que se logra con el almacenamiento puede dar pie a la producción de energía limpia, necesaria para mitigar el cambio climático. La generación de energía hidroeléctrica también es un complemento importante de otras formas más variables de energía limpia y equilibra su integración en la red. Por último, el almacenamiento por bombeo (centrales reversibles) constituye una fuente valiosa de almacenamiento de energía.

• El almacenamiento de agua dulce es crucial para lograr la adaptación al cambio climático, fundamentalmente porque permite guardar agua para épocas más secas y reducir el impacto de las inundaciones. En los próximos años, las sociedades más estables y duraderas serán, en muchos casos, las que hayan adoptado enfoques más resilientes para el almacenamiento de agua.

• En los últimos 50 años, la población mundial se ha duplicado, y esto ha dado pie a una creciente demanda de agua y de almacenamiento. Sin embargo, las reservas naturales disponibles han disminuido en alrededor de 27 billones de m³ (McCartney y otros, 2022) debido al derretimiento de los glaciares y las nieves, y a la destrucción de humedales y llanuras de inundación. Al mismo tiempo, el volumen de agua almacenada en instalaciones construidas está en peligro debido a que el espacio útil de los embalses se llena con sedimentos (Annandale, Morris y Karki, 2016), las nuevas construcciones incorporadas en ciertas soluciones de infraestructura de gran magnitud han resultado ser mucho menos sostenibles de lo previsto, y las estructuras construidas envejecen a un ritmo más acelerado que el de la rehabilitación.

• A nivel mundial, el déficit en el almacenamiento de agua  está incrementándose (Asociación Mundial para el Agua e Instituto Internacional de Ordenación de los Recursos Hídricos, 2021).

• Para subsanar este déficit deben modificarse los enfoques actuales; en gran parte del mundo, continuar como hasta ahora no es una estrategia viable. En la mayoría de los casos, el almacenamiento se evalúa, diseña, desarrolla y gestiona mediante instalaciones independientes y para partes interesadas específicas, lo que da lugar a mecanismos compartimentados que son insostenibles e ineficientes.

• Una planificación deficiente del almacenamiento de agua tiene consecuencias costosas. Los múltiples sistemas compiten entre sí y prestan servicios diferentes a distintas partes interesadas, a menudo separadas por límites o fronteras, lo que conduce a un desarrollo descoordinado o a desembalses y a la reducción de los beneficios totales. Por otro lado, no siempre se comprenden bien los costos, los beneficios, los riesgos y las incertidumbres antes de decidir sobre una inversión. Como resultado, no siempre se minimizan o mitigan los impactos negativos en las personas y el medio ambiente, y las soluciones no se elaboran teniendo en cuenta la equidad distributiva.

• Abordar el déficit mundial de almacenamiento de agua constituye un desafío compartido. Y este desafío se ve agravado por el hecho de que, si bien el almacenamiento de agua comprende una red integrada de elementos naturales y construidos, rara vez se lo reconoce, planifica y gestiona como un sistema. La mayor parte del almacenamiento de agua del que dependemos en la actualidad se encuentra en la naturaleza y no se supervisa ni gestiona adecuadamente. Asimismo, la mayoría de los cursos de agua compartidos carecen de un marco legal que rija su uso.

• Los países de todo el mundo se encuentran en situaciones sin precedentes, luchando para hacer frente a los desastres relacionados con el agua y tratando de desarrollar, operar y mantener los servicios de suministro. En este informe se propone diseñar intencionalmente soluciones que sustenten servicios de almacenamiento resilientes, sostenibles e incluso cruciales para la vida, que puedan mitigar el impacto de los desastres relacionados con el clima y solucionar el déficit de almacenamiento.

• La planificación del almacenamiento de agua presenta desafíos considerables. La mayoría de los países cuenta con recursos limitados y deben buscar enfoques eficientes para aumentar su capacidad de almacenamiento. Esto incluye aprovechar y maximizar los recursos naturales de almacenamiento; evaluar las oportunidades para volver a poner en marcha, rehabilitar o reacondicionar las estructuras existentes, crear otras e introducir reformas (por ejemplo, invertir en instituciones para que gestionen mejor el almacenamiento), y analizar las alternativas al almacenamiento, que van desde la gestión de la demanda y las medidas de suministro alternativo dirigidas a reducir la escasez, hasta las normas sobre zonificación.

• La naturaleza es una parte muy importante de la solución. Más del 99% del almacenamiento de agua dulce de la Tierra se encuentra en la naturaleza, pero en gran medida se lo da por sentado. Es necesario reconocer colectivamente que el almacenamiento natural (las aguas subterráneas, los humedales, los glaciares y las reservas de humedad en el suelo) son fundamentales para la supervivencia, por lo que se las debe proteger y gestionar. Saber lo que tenemos es el primer paso para tomar conciencia del valor de la naturaleza y dejar de agotarla innecesariamente, como ha sucedido durante décadas en muchas partes del mundo. • El almacenamiento de agua debe planificarse con cuidado. Para ayudar a abordar estos y otros desafíos, en el informe se describe un enfoque integrado, sistémico y centrado en los problemas para el almacenamiento de agua (natural, construido e híbrido), que incluye herramientas prácticas —desde la toma de decisiones en condiciones de incertidumbre hasta las técnicas de planificación integrada— que pueden contribuir a simplificar procesos, facilitar la colaboración y, en última instancia, ayudar a los profesionales del sector a ofrecer soluciones resilientes, sostenibles e integradas diseñadas para respaldar a muchas generaciones.

Pin It on Pinterest