Situación de los insumos. La guerra, el rebrote del Covid y el paro portuario.

Situación de los insumos. La guerra, el rebrote del Covid y el paro portuario.

Gabriel Pólvora de Dufour Commodities realiza una actualización de la situación de los insumos, centrándose más en las novedades que en el dato concreto del precio de cada producto: Estamos en “una zafra de invierno que parecía traer estabilidad de precios y disposición de productos se vio alterada por un conflicto militar, el rebrote de Covid en China y el paro portuario”.

Gabriel Pólvora | Soriano | Dufour Commodities | Tal cual pasó con los fertilizantes cuando parecía que los precios empezaban a contraerse y el panorama se dio vuelta a raíz de la invasión de Rusia a Ucrania, ahora “la pelota embarrada” saltó a la cancha de los agroquímicos. Los brotes de Covid en China llevaron (nuevamente) al cierre de uno de los puertos de mayor peso de aquel país. Lo que trajo demoras muy importantes en los envíos de mercaderías y una suba de precio en los fletes.

La suba si bien fue más moderada a las subas que ocurrieron en pleno furor de la pandemia, no deja de impactar en los precios. A su vez los retrasos en los envíos ponen en riesgo la llegada de insumos en tiempo y forma. Situación que ya se dio el año pasado con varios productos de invierno.

A esto hay que sumarle el conflicto sindical en el puerto de Montevideo, lo que imposibilita a los barcos que ingresan a los distintos muelles hacer uso del servicio de descarga brindado por los operadores portuarios. Esto genera contratiempos que se traducen en costos para las empresas importadoras. Costos que lógicamente se vuelcan al precio de los insumos.

También está el caso de los barcos que sabiendo del conflicto en nuestro puerto, deciden no atracar y siguen su curso hacia otros destinos para cumplir con las entregas que tienen pactadas. A su regreso, si el conflicto ya terminó, descargan la mercadería que corresponda, pero si el conflicto persiste se corre el riesgo de que la mercadería sea bajada en otro puerto, lo cual trae el problema del costo de ir a buscar el producto a otro destino (otro país), y el problema del tiempo que lleva tenerlo a disposición en nuestra plaza.

En resumen, una zafra de invierno que parecía traer estabilidad de precios y disposición de productos se vio alterada por un conflicto militar, el rebrote de Covid en China y el paro portuario.

PRECIOS.

Abordando el tema precios, actualmente se ve una leve baja en el precio del glifosato y una baja mucho más importante en el precio de la urea. Con el “diario del lunes” la mejor opción con la urea era esperar. Pero aquellos que tomaron posición pagando arriba de US$ 1.100 la tonelada, a mi entender hicieron lo correcto. Decidieron con la información que había en ese momento y se aseguraron contar con el fertilizante. Poco suma ahora lamentarse. Es como cuando el precio de algún grano viene en alza y los productores no vender respondiendo “voy a esperar que suba un poco más” y luego el precio se cae y se lamentan por no haber vendido.

Es la misma lógica pero a la inversa. En el caso de la urea, el que compró lo hizo pensando que tal vez podía llegar a subir más y se podía llegar a quedar sin producto, ya que ese era el mensaje que circulaba por parte de algunos importadores. Después se podrá discutir si la información que se transmitía era precisamente información o si se sembró nerviosismo intencionalmente para acelerar las ventas y maximizar la ganancia antes de que el precio se cayera. Pero lo cierto es que la toma decisiones lleva ese riesgo implícito de que las variables que uno toma en cuenta a la hora de evaluar un escenario cambien y el análisis previo quede sin efecto.

Por otro lado, en los últimos días llamó la atención la suba en el precio de algunos fungicidas respecto a lo que fue su precio del año anterior. Por suerte en ese aspecto la oferta es amplia y hay opciones para evaluar como alternativa.

DISPONIBILIDAD.

Para finalizar, la mayor preocupación en agroquímicos actualmente viene dada por la poca disponibilidad que hay de algunos productos. Las partidas que van llegando no son en grandes volúmenes y al ser poco para repartir entre muchos se vuelve compleja la distribución del mismo. Esperemos que esto se normalice pronto, que el conflicto en el puerto de Montevideo se solucione y que todo retome su curso normal.

EL AUTOR – Gabriel Pólvora, administrativo de Insumos en Dufour Commodities.

El productor “está invirtiendo en análisis de suelo para calibrar la fertilización y no gastar de más”.

El productor “está invirtiendo en análisis de suelo para calibrar la fertilización y no gastar de más”.

Al productor le preocupa que “deba usar insumos caros en los cultivos de invierno pero luego los granos se desplomen y tenga que vender barato”.

La Ing. Agr. Marilín Banchero (foto) es técnica de Copagrán y concentra su trabajo en el departamento de Colonia: “Trabajamos principalmente soja, hubo algo de maíz de primera que fue catastrófica porque en el período crítico del maíz no llovió, maíz de segunda y sorgo que tuvo una intensión de siembra bajísima”, expresó.

El ánimo del productor es bueno, pero a diferencia de otros años no ha visto una inversión importante en maquinaria a pesar de los precios de los granos: “El problema son los fertilizantes que dispararon sus precios y el volumen que llegará a Uruguay es poco con una demanda alta, y eso generó temor por lo que puedan pasar en el invierno”.

La preocupación está en que “deban usar insumos caros en los cultivos de invierno pero luego los granos se desplomen y tengan que vender barato lo que implicó una inversión alta”. Como forma de prevención el productor optó por “acopiar fertilizantes, comprar adelantándose al invierno”, dijo en declaraciones al semanario La Mañana.

También “están invirtiendo en análisis de suelo para calibrar mejor la fertilización y no gastar de más, están comprando algo de maquinaria como fertilizadoras variables para poder fertilizar en zonas puntuales” de manera diferenciada.

Todo eso implica una actitud de precaución que se vincula a lo que está pasando en el mundo. “Lo que veo es un panorama de productores cautelosos”, definió.

EL SORGO EN SU PEOR MOMENTO.

Sobre el estado del sorgo, Banchero dijo que “los productores no quisieron sembrar porque el año pasado se instaló el pulgón amarillo que hizo estragos y no hay una forma de control, es una plaga de la que no se conoce mucho, y todo el mundo desistió de sembrar”.

Consultada sobre las investigaciones dijo que instituciones como INIA o la Facultad de Agronomía no se están dedicando al tema. “Lo que hemos hecho en el ámbito agronómico es probar distintos principios activos para ver qué funciona, pero el porcentaje de control no es bueno y a los días se reestablece la población inicial liquidando la planta”. “El sorgo está teniendo un punto de quiebre, la coyuntura no ayuda porque los precios de los demás commodities están tentando por lo que no hay dudas que en el futuro el área va disminuir”.

Pin It on Pinterest