Argentina se acerca a China.

Argentina se acerca a China.

Argentina y China “harán sus mejores esfuerzos para cooperar en materia de defensa comercial e invitarán a sus respectivos organismos de investigación a que celebren reuniones periódicas en esa área”, dice un memorándum firmado por ambos países.

En el último informe sobre el comercio entre Uruguay y China, el Instituto de Negocios Internacionales de la Universidad Católica del Uruguay (INI-UCU) analiza el acercamiento de Argentina y Ecuador al país asiático, el primero a través de la Ruta de la Sede y en segundo por la firma de un Memorando de entendimiento para la firma de un TLC.

Respecto a Argentina y China, ambos países ya habían firmado un documento sobre la promoción de cooperación comercial e inversiones, con el fin de establecer un diálogo bilateral para incrementar, promover y desarrollar el comercio y las inversiones entre Argentina y China.

El referido documento destaca que los Argentina y China “harán sus mejores esfuerzos para cooperar en materia de defensa comercial e invitarán a sus respectivos organismos de investigación a que celebren reuniones periódicas en esa área”, además que ambos países “expresan su interés en negociar un memorando de entendimiento sobre defensa comercial en el futuro”.

El siguiente es el texto del análisis de INI-UCU incluido en el informe sobre los vínculos el comercio exterior Uruguay – China.

EL ACERCAMIENTO ENTRE ARGENTINA Y CHINA EN EL MARCO DE LA RUTA DE LA SEDA Y LOS PASOS DE ECUADOR HACIA UN TLC.

La construcción de la Franja Económica de la Ruta de la Seda y la Ruta Marítima de la Seda del Siglo XXI fue formulada por XI Jinping en septiembre de 2013. Se trata de “un proyecto chino basado en la defensa de un sistema económico mundial de tipo abierto y la materialización de un desarrollo diversificado, independiente, equilibrado y sostenible.

Además, se enfoca en fortalecer la cooperación regional, reforzar el intercambio y el aprendizaje mutuo, así como en mantener la paz y la estabilidad mundial.

Actualmente, entre sus miembros se encuentran 42 países de África Sub-Sahariana; 34 de Europa y Asia Central, incluyendo 18 países de la Unión Europea; 25 Estados del Este Asiático y Pacifico; 20 de América Latina y el Caribe; 18 de Medio Oriente y Norte de África y seis del Sudeste Asiático, siendo un total de 145 países participantes. En febrero de 2022, 138 de los 145 países ya habían firmado un Memorando de Entendimiento con China para formar parte de la iniciativa.

En un comienzo, América Latina no estaba presente en la iniciativa del megaproyecto, pero paulatinamente los países de la región se fueron sumando. De los 20 países latinoamericanos y del Caribe se encuentran Antigua y Barbuda, Argentina, Barbados, Bolivia, Chile, Costa Rica, Cuba, Dominica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Granada, Guyana, Jamaica, Nicaragua, Panamá, Perú, Surinam, Trinidad y Tobago, Uruguay y Venezuela.

La visita del presidente argentino, A. Fernández, en febrero de 2022 a China fue una muestra de su estrategia de diversificar las relaciones económicas con el país asiático. En el contexto de la Nueva Ruta de la Seda, China encuentra a Argentina como un país que “puede brindarle el acceso a una gran diversidad de recursos naturales y a alimentos a gran escala”. China tiene cada vez más interés en que más países sean miembros de sus bancos, para transformarse en una alternativa al poderío económico de Estados Unidos.

El comunicado emitido por el Ministerio de Asuntos Exteriores chino evidencia la firma de ambos países de un Memorándum de Entendimiento en Materia de Cooperación en el Marco de la Iniciativa de la Franja Económica de la Ruta de la Seda y de la Ruta Marítima de la Seda del Siglo XXI con el objetivo de “reforzar la promoción de acciones y obras que fortalezcan, innoven y diversifiquen la relación económica y consoliden la conectividad entre las regiones, estableciendo de forma conjunta un marco de cooperación económica inclusivo y que contribuya al desarrollo sostenible”.

En alusión a esto, Argentina y China ya tenían previamente firmado un Memorando de Entendimiento entre el Ministerio de Producción y Trabajo de la República Argentina y el Ministerio de Comercio de la República Popular China sobre la Promoción de la Cooperación Comercial y de Inversiones, cuyo propósito era el establecimiento de un dialogo bilateral con el fin de incrementar, promover y desarrollar el comercio y las inversiones entre Argentina y China. Sobre este memorando es relevante recalcar que destaca que los “participantes harán sus mejores esfuerzos para cooperar en materia de defensa comercial e invitarán a sus respectivos organismos de investigación a que celebren reuniones periódicas en esa área (…) los participantes mismos expresan su interés en negociar un memorando de entendimiento sobre defensa comercial en el futuro.” Esta visita además fue en conmemoración de los 50 años de las relaciones bilaterales entre el país asiático y Argentina.

Otro de los motivos de la visita del presidente argentino fue la búsqueda de apoyo de China en las negociaciones que Argentina mantiene en curso en el Fondo Monetario Internacional, así como la captación de inversiones. Además, el miembro del Mercosur obtuvo financiamiento para obras de infraestructuras consideradas estratégicas para Argentina, operaciones que de acuerdo a lo informado por la cancillería argentina consta de dos tramos, uno ya aprobado por US$ 14.000 millones, acordado en la V Reunión del Diálogo Estratégico para la cooperación y Coordinación Económica (DECCE) y un segundo paquete por US$ 9.700 que Argentina presentará en el Grupo Ad Hoc creado entre ambos países para trabajar en el Plan de Cooperación en el marco de la Iniciativa de la Franja y la Ruta de la Seda.

ECUADOR Y CHINA FIRMARON MEMORANDO DE ENTENDIMIENTO PARA UN TLC.

Por otro lado, Ecuador y China firmaron un Memorando de entendimiento para la firma de un TLC. Según informó la Cancillería de Ecuador la negociación y firma de un TLC con China permitirá el incremento sustancial de las exportaciones ecuatorianas hacia el país asiático. Esta decisión presidencial sería un factor de atracción de capitales y además una mejora considerable de la competitividad de las exportaciones ecuatorianas a través de condiciones arancelarias más favorables.

La cancillería ecuatoriana ha expresado que este proceso deberá de considerar a los sectores sensibles de la economía, las asimetrías existentes y otras cuestiones que pueden incidir en la capacidad competitiva de Ecuador. Cabe recordar que el mencionado país sudamericano es miembro de la Nueva Ruta de la Seda desde diciembre de 2018 y, en noviembre de 2019, se adhirió al Banco Asiático de Inversiones en Infraestructura.

Pin It on Pinterest