FMI: América Latina recibe un nuevo golpe inflacionario tras conflicto en Ucrania.

FMI: América Latina recibe un nuevo golpe inflacionario tras conflicto en Ucrania.

A largo plazo los expertos recomiendan adaptar la política monetaria, ajustando las tasas, por lo que llaman a los bancos centrales a “estar atentos y seguir tomando medidas decisivas si es necesario”.

La inflación en las principales economías de América Latina es la más alta en 15 años, después de haber sufrido dos impactos: la pandemia y la guerra en Ucrania tras la invasión rusa, afirmaron expertos del Fondo Monetario Internacional (FMI).

La inflación se aceleró en Brasil, Chile, Colombia, México y Perú en 2021 debido inicialmente al aumento de los precios de los alimentos y la energía, la política monetaria y el ajuste de los salarios, así como la recuperación de la demanda luego de la pandemia. Pero se agravó con la guerra en Ucrania, aseguran Maximiliano Appendino, Ilan Goldfajn y Samuel Pienknagura, del Departamento para las Américas del FMI.

En un artículo en el blog del FMI, los autores estiman que un “shock combinado de 10 puntos porcentuales en los precios del petróleo y de los alimentos elevaría la inflación en 1,1 puntos porcentuales” en esas cinco economías.

La inflación afecta sobre todo a los hogares de bajos ingresos, algo preocupante en una región con niveles históricamente altos de desigualdad.

Los factores globales, en particular los precios de las materias primas y las importaciones, fueron los principales impulsores de la inflación en 2021, y los datos apuntan a que estos “desempeñan un papel más importante en la región que en las economías avanzadas”, afirman.

También contribuyeron factores internos, como por ejemplo los vinculados a la pandemia. Al igual que en algunas economías avanzadas, en Brasil, Chile, Colombia, México y Perú influyó mucho el aumento de la demanda de bienes y servicios a medida que se levantaban las restricciones de movilidad para contener el Covid.

A largo plazo los expertos recomiendan adaptar la política monetaria, ajustando las tasas, por lo que llaman a los bancos centrales a «estar atentos y seguir tomando medidas decisivas si es necesario”.

Brasil, principal economía de la región, subió en marzo su tasa de referencia en un punto porcentual hasta 11,75%, un máximo en casi cinco años.

Cesla (Centro de Estudios Latinoamericanos).

El comercio mundial necesita más diversidad de suministro, no menos.

El comercio mundial necesita más diversidad de suministro, no menos.

Nuestro análisis también muestra que una mayor diversificación y sustitución de insumos puede mejorar la resiliencia. Si bien las decisiones corporativas darán forma predominantemente a la resiliencia futura de las cadenas de valor globales, las políticas gubernamentales pueden ayudar proporcionando un entorno de apoyo y reduciendo los costos.

Equipo de economistas del FMI* | Se esperaba que los shocks de oferta y demanda desatados por la pandemia provocaran un colapso dramático en el comercio, pero el comercio internacional ha demostrado ser más resistente que durante crisis mundiales anteriores.

Si bien el comercio de bienes cayó bruscamente en el segundo trimestre de 2020, se recuperó a los niveles previos a la pandemia más adelante en el año. La caída de los servicios en 2020 (como el turismo) fue peor y se ha recuperado más lentamente, dadas las persistentes restricciones para contener la infección en algunos países.

EFECTOS DE CONTAGIO INTERNACIONALES.

Los factores específicos de la pandemia ayudan a explicar estos patrones comerciales.

En primer lugar, las importaciones de bienes fueron mayores en 2020 de lo que cabría esperar solo por la demanda (y los precios relativos), más aún en países con confinamientos estrictos o brotes graves.

En segundo lugar, los cierres tuvieron efectos indirectos internacionales significativos, aunque no intencionados. Los países con socios comerciales que implementaron bloqueos más estrictos experimentaron mayores caídas en las importaciones de bienes. Los cierres de socios comerciales representaron, en promedio, hasta el 60% de la disminución de las importaciones en la primera mitad de 2020. Estos impactos fueron mayores en las industrias que dependen en gran medida de las cadenas de valor globales y están más abajo en el proceso de producción (como electrónica).

Sin embargo, los efectos fueron de corta duración, lo que sugiere que las cadenas de suministro globales eran resistentes. Y el trabajo remoto también redujo los efectos comerciales derivados de los confinamientos.

Aun así, las interrupciones provocadas por la pandemia dieron lugar a llamados a una mayor producción nacional de bienes (relocalización). Nuestro último Perspectivas de la economía mundial muestra que desmantelar las cadenas de valor globales no es la respuesta: más diversificación, no menos, mejora la resiliencia.

CADENAS DE VALOR GLOBALES ADAPTADAS.

Los datos comerciales lo afirman. A mediados de 2020, los países asiáticos, que fueron golpeados temprano por Covid-19 pero luego lograron contenerlo (justo cuando muchos países europeos impusieron severas restricciones de movilidad) vieron un aumento en su participación de mercado de productos relacionados con GVC de 4,6% en Europa y 2,3% en América del Norte. Estas ganancias fueron grandes y rápidas según los estándares históricos, pero a medida que los países se adaptaron a la pandemia, se redujeron parcialmente, lo que sugiere que los cambios probablemente fueron temporales.

Aunque las cadenas de valor globales se han ajustado, algunas industrias, como la automotriz, han enfrentado grandes interrupciones en el suministro, lo que apunta a la necesidad de mejorar la resiliencia. Analizamos dos opciones para desarrollar la resiliencia de la cadena de suministro: diversificar los insumos entre países y una mayor capacidad de sustitución de los insumos.

IMPULSAR LA RESILIENCIA DEL COMERCIO.

Simulamos los efectos de las interrupciones en un modelo económico global y comparamos los resultados con niveles más altos de diversificación o mayor capacidad de sustitución (la facilidad con la que un productor puede cambiar insumos de un proveedor en un país a otro). Consideramos dos escenarios: interrupción del suministro en un único país proveedor de insumos grande; y choques de suministro a múltiples naciones.

Nuestro análisis muestra que la diversificación reduce significativamente las pérdidas económicas globales en respuesta a las interrupciones del suministro. Luego de una contracción considerable (25%) de la oferta de mano de obra en un solo gran proveedor global, el producto interno bruto para la economía promedio cae un 0,8% por debajo de la línea de base. En el escenario de alta diversificación, esta caída se reduce casi a la mitad.

Una mayor diversificación también reduce la volatilidad cuando varios países se ven afectados por crisis de oferta. Estimamos que la volatilidad del crecimiento económico en el país promedio se reduce en alrededor del 5% en este escenario. Sin embargo, la diversificación ofrece poca protección cuando una gran interrupción afecta a todas las economías al mismo tiempo, como los primeros cuatro meses de la pandemia.

Los países pueden diversificarse adquiriendo más insumos intermedios del extranjero. Actualmente existe un “sesgo interno” significativo en el abastecimiento de dichos suministros. Las empresas del hemisferio occidental, por ejemplo, obtienen el 82% de sus productos intermedios a nivel nacional. La relocalización de la producción reduciría aún más la diversificación.

La sustituibilidad se puede lograr de dos maneras: a través de una mayor flexibilidad en la producción, como cuando el fabricante de vehículos eléctricos Tesla Inc. reescribió el software para permitir que sus automóviles usen semiconductores alternativos en respuesta a la escasez de semiconductores; o estandarizando los insumos a nivel internacional. Por ejemplo, General Motors Co. anunció recientemente que está trabajando con proveedores de semiconductores para reducir la cantidad de chips únicos que utiliza en un 95%, hasta solo tres familias de microcontroladores. Esta estandarización reemplazaría una gran cantidad de chips, eliminando los costos de sustitución entre ellos.

Si consideramos nuevamente el escenario de una contracción de la oferta laboral del 25% en un gran proveedor global de insumos intermedios, encontramos que con una mayor capacidad de sustitución, las pérdidas del PIB en todos los países (aparte del país de origen) se reducen en alrededor de cuatro quintas partes.

IMPLICACIONES POLÍTICAS.

Garantizar el acceso equitativo a las vacunas y los tratamientos sigue siendo la primera prioridad política. Los bloqueos selectivos recientes en China son un recordatorio de que las restricciones relacionadas con la pandemia continúan teniendo un impacto mucho más allá del país afectado. Está en el interés propio de todos los países, incluidos aquellos con altas tasas de vacunación, poner fin a la fase aguda de la pandemia en todas partes.

En medio de las crecientes preocupaciones sobre la fragmentación económica global y el “friendshiping” tras la guerra en Ucrania, nuestro análisis también muestra que una mayor diversificación y sustitución de insumos puede mejorar la resiliencia. Si bien las decisiones corporativas darán forma predominantemente a la resiliencia futura de las cadenas de valor globales, las políticas gubernamentales pueden ayudar proporcionando un entorno de apoyo y reduciendo los costos.

Un área obvia es la mejora de la infraestructura. La pandemia ha demostrado que las inversiones en infraestructura en ciertas áreas son fundamentales para mitigar las interrupciones del suministro relacionadas con la logística comercial. Por ejemplo, mejorar y modernizar la infraestructura portuaria en las principales rutas de envío globales ayudaría a reducir los cuellos de botella globales. Una mejor infraestructura digital para facilitar el teletrabajo también puede ayudar a mitigar los efectos indirectos en otros países.

Los gobiernos también pueden ayudar a que la información esté más disponible, para que las empresas puedan tomar decisiones más estratégicas. Por ejemplo, los fabricantes de automóviles en promedio realizan negocios directamente con alrededor de 250 proveedores de nivel 1, pero este número aumenta a 18.000 proveedores en toda la cadena de valor. Mejorar el acceso a la información sobre las transacciones entre empresas y las redes de la cadena de suministro, por ejemplo, mediante la digitalización de los archivos de documentos de las empresas, como las declaraciones de impuestos, puede ser útil, especialmente para las empresas más pequeñas con menos recursos.

Finalmente, la reducción de los costos comerciales puede ayudar a diversificar los insumos. Hay espacio para reducir las barreras no arancelarias, lo que daría un importante impulso económico a mediano plazo, especialmente en los mercados emergentes y los países en desarrollo de bajos ingresos. Además, reducir la incertidumbre de la política comercial y proporcionar un régimen de política comercial abierto, estable y basado en reglas puede respaldar una mayor diversificación.

(*) LOS AUTORES. Los autores del artículo son los economistas Davide Malacrino, Adil Mohommad y Andrea Presbitero. Davide Malacrino y Adil Mohommad son economistas del Departamento de Estudios del FMI; y Andrea F. Presbitero es economista senior en el Departamento de Investigación del FMI.

¿Qué tiene que ver el agro argentino con el eventual acuerdo de ese país con el FMI?

¿Qué tiene que ver el agro argentino con el eventual acuerdo de ese país con el FMI?

Ya es hora que comiencen a entender, desde el sur con sus fríos extremos hasta el caluroso y seco norte, que sin el campo, Argentina no es un país viable.

Desde Argentina llegan informaciones sobre el acuerdo de ese país con el FMI, los esfuerzos que ha hecho el gobierno de Alberto Fernández para llegar a la rúbrica con el organismo internacional y las divisiones políticas parlamentarias con grupos kirchneristas que anunciaron no darán sus votos. El debate es político y económico, pero ¿qué tiene que ver todo esto con la agropecuaria?

El último informe macroeconómico de Crea Argentina aprovecha esa coyuntura política y económica para resaltar “la importancia de la cosecha 2021-2022”.

“El principio de entendimiento” de Argentina con el FMI “estableció para los próximos años una serie de metas a cumplir” entre las cuales cobra “particular importancia la entrada de dólares al país con el fin de hacer frente a los pagos de deuda pública y privada”. Es aquí donde la agropecuaria argentina toma protagonismo: “No solo influirá la dinámica de depreciación del tipo de cambio o el financiamiento que pueda hacer el propio FMI, sino que el Gobierno depende de las exportaciones de la cosecha del agro para hacerle frente a este y a otros objetivos”, por tanto el futuro de Argentina depende de los resultados de la producción rural, y de factores tan cambiantes como el clima y los precios internacionales, que los argentinos no controlan.

Por el momento, la cosecha 2021/2022 presenta proyecciones “por debajo de la campaña anterior (-4%)”, y los precios se alzan como pieza clave para poder “superar la liquidación del 2021”, dice el informe Crea.

Se advierte, además, que “la incertidumbre internacional con la inminente alza de las tasas de interés (EE.UU. y la Unión Europea) y la guerra en Crimea, agregan un manto de incertidumbre a la posibilidad de llegar al cumplimiento del objetivo de reservas”.

EL GOBIERNO NECESITA DE LAS ACTIVIDADES AGROINDUSTRIALES.

En el entendimiento con el FMI, Argentina se impuso una serie de metas fundamentales que pasa por reducir el déficit fiscal, bajar el financiamiento del Banco Central al Tesoro y acumular reservas para el 2022, pero faltan datos sobre la inflación objetivo, la devaluación, los niveles de la tasa de interés, endeudamiento y otras aristas económico financieras.

El informe Crea profundiza sobre los niveles de reservas del Banco Central que se vincula “con la capacidad de pago que pueda alcanzar el país para ubicarse en un sendero de sostenibilidad de la deuda. En la actualidad, estas se encuentran en niveles críticos, rondando los US$ 112,55 millones”.

En definitiva, para cumplir con el compromiso, Argentina necesita mejorar en muchos aspectos, y por lo menos “repetición del extraordinario desempeño que tuvieron las exportaciones por US$ 77,934 millones, monto al que no se llegaba desde 2012”.

El Gobierno “necesita de las actividades agroindustriales, que en 2021 fue de US$ 32.807 millones (42% del total), mostrando ser una parte fundamental en la formación de la oferta de dólares y del superávit de US$ 14.750 millones en el intercambio comercial”.

Pero hay más: “La importancia del desempeño de la campaña agrícola también radica en el cumplimiento de las otras dos metas, la fiscal y la monetaria”. El año pasado los Derechos de Exportación (DD.EE.) significaron el 2% de PBI, por lo que, si se desea recortar el déficit fiscal por un monto igual al 1% del PBI, dependerá de lo que pueda recaudar por esta vía, para mantener los ingresos y no tener que recortar más el gasto. Por otro lado, se tendrá como meta reducir el financiamiento del déficit con emisión, pasando de 3,5% al 1% del PBI, por lo que una mayor recaudación dará oxígeno para afrontar estas metas y generar confianza para costear ese déficit tomando deuda”.

Ya es hora que el Gobierno argentino y los argentinos, desde el sur con sus fríos extremos hasta el caluroso y seco norte, comiencen a entender que sin el campo ese no es un país viable. Y que, como Uruguay, sólo se salvan con y por el campo, o perecen definitivamente.

Pin It on Pinterest