¿China tendrá influencia sobre Irán para que los hutíes cesen sus ataques en el mar Rojo?

¿China tendrá influencia sobre Irán para que los hutíes cesen sus ataques en el mar Rojo?

¿La influente China tendrá algún peso sobre Irán para que éste actúe?; y de actuar, ¿podrá Irán hacer que cesen los ataques a buques comerciales?

Hébert Dell’Onte Larrosa | Montevideo | Todo El Campo | Todos damos por cierto que China es un país fuertemente influyente con el que nadie quiere tener ningún tipo de problemas. Siendo una potencia con la cual todos quieren llevarse bien, todo lo que el gobierno chino diga por lo menos es escuchado y analizado. A nadie le conviene ni nadie quiere estar enfrentado al motor económico del planeta, porque una medida burocrática que dificulte el normal flujo de bienes con determinado país sería un problema económico y financiero inmenso para este último.

Recientemente vimos lo que sucedió entre China y Australia, una disputa comercial generada en diferencias diplomáticas que implicó la afectación de muchos miles de millones de dólares en exportaciones debido a las restricciones comerciales que el gobierno chino impuso.

Pensemos que solo una menor demanda china significa un menor mercado global.

¿Qué puede llegar a pasar si por un conflicto diplomático -como pasó con Australia- o de otra naturaleza, China dejara de comprar a Uruguay los US$ 100 millones de enero? Lo mismo podemos preguntarnos de Argentina, Brasil y tantos países del mundo, salvo contadas excepciones que no tienen vínculos con China.

No obstante, esa potente influencia china fue puesta a prueba debido al accionar armado de los hutíes en el mar Rojo, los que se repiten desde noviembre y son cada vez más frecuentes.

Como informáramos, la situación en el mar Rojo constituye un grave problema para el comercio mundial con los rebeldes hutíes ejecutando acciones armadas no contra buques de guerra, sino de carga que transportan alimentos.

El mar Rojo es uno de los puntos más importante del globo en el comercio mundial uniendo Asia con Europa, y los hutíes constituyen un grupo armado vinculado a Irán al que éste suministra armas. El punto es que desde Estados Unidos -cuyo peso internacional no es menor al de China- han pedido al Gobierno chino que reclame a Irán el control de los hutíes.

Las solicitudes desde Washington se dieron en una reunión realizada el 27 de enero, en Bangkok, entre el canciller chino, Wang Yi, y el asesor de seguridad nacional estadounidense, Jake Sullivan (en la foto de portada).

Sullivan reclamó a su interlocutor que haga valer la “influencia china sobre Irán” y cumplir así un “papel constructivo” al detener los ataques sobre buques de mercancías.

Según algunas agencias de noticias China instó a Irán a presionar a los hutíes, de lo contrario peligraría la cooperación comercial futura de China, pero sin respuesta positiva.

World Energy Trade comentó que China enfrenta una situación compleja que equilibra su relación con Irán y los hutíes, sus propios intereses económicos y las implicaciones geopolíticas más amplias de la crisis.

Asimismo, hay sobradas razones para creer que China querría poner fin a los ataques que la perjudican de varias formas: los hutíes han perturbado el transporte marítimo mundial avivando temores de inflación global y mayor inestabilidad en Medio Oriente. Los ataques también están aumentando los costos de transporte y poniendo en peligro las decenas de miles de millones de dólares que China ha invertido en los puertos egipcios cercanos.

Hasta el momento no se sabe qué influencia puede tener China sobre Irán, ni el peso de una posible mediación. Y si Irán escuchara a China y llamara al orden a los rebeldes hutíes, surge el problema de que tampoco se sabe qué fuerza tendrá el gobierno teocrático de Teherán sobre sus protegidos, pero eso ya sería tema otra columna.

La agresividad de los ambientalistas.

La agresividad de los ambientalistas.

Algunos militantes y grupos ambientalistas muestran un grado de agresividad e intransigencia preocupante. Dicen que lo hacen por causas nobles, pero no tienen la nobleza de respetar al que piensa diferente.

Hébert Dell’Onte Larrosa | Montevideo | Todo El Campo | Las principales obras de arte del mundo se encuentran fuertemente custodiadas para evitar robos y actos vandálicos. Desde que el hombre es tal el acto de robar ha estado en la conducta habitual de muchos y algunos de ellos muy osados capaces de burlar los sistemas de seguridad más sofisticados. Si invirtieran el dinero, el conocimiento, tiempo y sus habilidades en cosas buenas seguramente serían destacados ciudadanos, pero prefieren hacerlo para robar. Ya desde la época de Moisés se nos advertía de ese comportamiento en las Tablas de Ley con aquel séptimo mandamiento eterno de “no robarás”.

Lo de actos vandálicos ya es otra cosa que requiere un análisis aún más profundo, porque no se busca apoderarse de algo, sino destruir, a veces solo por el hecho de la destrucción misma, pero otras para llamar la atención. Cualquiera sea el motivo, el vandalismo siempre es condenable y no deberían tener lugar en la sociedad humana en ningún punto del planeta.

Como si no hubiera variadas y positivas formas de llamar la atención, algunos grupos extremistas de diferentes características y fines (políticos, ambientales, culturales, religiosos, sociales) optan por destruir, ensuciar, enchastrar. Hay muchos ejemplos en Uruguay y fuera de Uruguay. Personajes que se parecen más a los parásitos, solo destruyen y con ese comportamiento creen que cambiarán al mundo, cuando en realidad se necesita mucho más que eso, sino sería muy fácil.

Una de las obras de arte que ha sido atacada por los grupos extremistas es la Mona Lisa, la afamada pintura de Leonardo da Vinci que se encuentra en el museo Louvre en París, Francia. A fines de enero, el grupo ambientalista Riposte Alimentaire (Respuesta Alimentaria) arrojó sopa a la pintura, sin llegar a afectarla porque está protegida por vidrios. Antes otras personas individuales o grupos radicales le tiraron pintura, una piedra, una taza, ácido o incluso un pastel.

Riposte Alimentaire se presenta a sí misma como “una operación de transformación profunda y colectiva que tiene como objetivo lograr una victoria ecológica y social a través de la implementación de una Seguridad Social para la Alimentación Sostenible”.

Esa Seguridad Social para la Alimentación Sostenible “es una solución” para lo que entienden son “los cuatro objetivos más importantes que nuestro sistema actual no cumple” y que -según la página web del movimiento- son: “garantizar las necesidades alimentarias de la población, respetar los límites planetarios, iniciar la transformación profunda de nuestro modelo agrícola impuesto por el cambio climático, y asegurar una vida digna a los campesinos que nos alimentan a diario”.

Ante un primer análisis y así como están planteados, los objetivos de Riposte Alimentaire parecen ser positivos, pero ¿por qué arremeter contra piezas artísticas?, una actitud que la inmensa mayoría de la población mundial y que los agricultores que dicen defender ciertamente no comparten.

Como fue dicho más arriba, claramente lo hacen para llamar la atención, y lo logran, de hecho ahora mismo estoy escribiendo y el lector está leyendo sobre ese grupo del que quizá muchos no escucharon antes. Lo malo para ellos es que cuanto más conocemos a Riposte Alimentaire y sus métodos, más discrepamos y más desconfiamos de que su discurso elaborado para agradar sea lo que parece ser.

Por el contrario, si profundizamos sobre sus objetivos y la forma con que quieren alcanzarlos -imponerlos-, mayor será la discrepancia porque el fanatismo ambientalista europeo es lo que está causando gran daño en la producción y en la seguridad alimentaria de ese continente.

Nada que implique agresividad o intransigencia puede ser bueno, y muchos de esos movimientos son agresivos e intransigentes, no aceptan nada que no sea ellos mismos y lo que no les gusta tratan de impedirlo a como de lugar. Como muestra alcanza un botón: en Uruguay algunos animalistas quisieran evitar la realización de las jineteadas atropellando a quienes disfrutan de esos espectáculos, no les importa ni les interesa qué cree ni qué piensa el resto de las personas.

Que en Uruguay no lleguemos a esos extremos que desde hace años vemos en Europa, la cuna de la civilización occidental y cristiana, depende de nosotros mismos.

En la foto de portada, las agresoras luego del acto vandálico. Foto de Riposte Alimentaire difundida en sus redes sociales.

El siguiente gráfico de Statista muestra los ataques que ha sufrido el cuadro de Leonardo da Vinci.

Horacio Jaume: No llover sobre mojado

Horacio Jaume: No llover sobre mojado

En un editorial en el programa Diario Rural cuestionó el comportamiento de las gremiales e instituciones que por defender intereses particulares omitieron el interés general del rubro ovino.

Montevideo | Todo El Campo | El periodista Horacio Jaume cuestionó a las instituciones que deberían implementar políticas capaces de atender el rubro ovino y explotar toda la capacidad productiva de esa especie.

En su editorial del lunes 29 de enero en el programa Diario Rural (radio Rural) leyó el titular del diario El País en el cual el presidente del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), Alfredo Fros dijo que “hay que trabajar en ir a las lanas más finas en todas las razas”.

“Ante esas declaraciones, lo que yo me pregunto es ¿cuánto hace que sabemos eso?, ¿antes de Fros hubo alguna declaración de algún presidente del SUL con esa claridad que ahora vemos?, poque esto que se dice ahora sobre las lanas lo sabemos desde hace mucho tiempo” pero nos negábamos a la realidad.

Ante la eventualidad de que “mañana venga la señal de que las lanas medias cotizan más, ¿qué le correspondería decir a una institución como el SUL?”, se preguntó. Pues, debería decirnos que el mercado va hacia allá y “nosotros deberíamos prepararnos para tratar de enfrentar esa nueva situación de la mejor manera posible sin negarnos a ver esa realidad, porque si lo hacemos vamos a cometer un gran error”.

Para el periodista de radio Rural y Todo El Campo, “habría que preguntar, pero ya sabemos la respuesta: los técnicos no tenían la orden de decir hacia donde iba el mercado de la lana y qué era lo que había que hacer cuando todos sabíamos, también, cuál era la mayoría del rodeo nacional, que se hacía y cómo se abastecían de determinado tipo de genética mientras el mercado iba hacia otro lado. Eso no lo podemos negar y todas las gremiales deberían plantearse la pregunta”, planteó.

De la misma manera, en el Instituto Nacional de Carnes (INAC), “¿cuánto hace que se promueve la carne ovina y cuál es el motivo por el cual no pagamos la carne de acuerdo al tipo de animal que se comercializa, la famosa tipificación de la carne?”

“¿Las gremiales hacen hincapié con las industrias para que pongan eso en el primer plano?”, inquirió.

“¿Por qué Nueva Zelanda puede comercializar 20 millones de corderos por año y todos tienen la misma característica?” Nueva Zelanda tendrán los vaivenes del mercado, “pero coloca ese total de corderos mientras que nosotros si colocamos un millón tiramos cohetes. Porque nosotros en carne ovina y en corderos no hemos creado el mercado ni la reputación necesaria”, sostuvo, y añadió que “todos dicen que nuestros productos son buenos, pero los prestigios hay que ganarlos y los mercados hay que conquistarlos con permanencia, constancia y promoción.

En lana y e carne “no debemos equivocarnos en las orientaciones y si nos equivocamos porque obedecemos a determinados tipos de intereses, eso está mal y es lo que deben reconocer” quienes así actuaron.

La carne ovina tiene campo para desarrollarse, sin embargo “no le damos la importancia ni le brindamos las posibilidades para que progrese” y eso se hace “apoyándola de la misma manera que se apoyan otras carnes”.

El ovino es una “solución para mucha gente dado que en este momento en nuestro país hay más productores ovejeros que antes, porque hay más personas con ovejas pero son productores chicos, y para ellos la oveja es una solución importante”.

En otro pasaje de su editorial, recordó que el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) “tenía una línea de investigación del tambo ovino que desarmó y dijo que sobre ese tema se investigó lo suficiente y no vale la pena seguir. Bueno, hay tambos ovinos que están en plena evolución e importan ejemplares, pero la investigación paró. ¿Eso está bien?, no, está mal, se equivocaron”.

AUDIO COMPLETO.

Horacio Jaume | Diario Rural.
Hora del nitrógeno

Hora del nitrógeno

Montevideo/TodoElCampo-Mucho se habla de la fertilización, que es una parte importante del sistema, pero la nutrición de cultivos es un debe que tenemos en la agronomía del Uruguay.

Porque no han sido muchas las herramientas de seguimiento que teníamos en el pasado, al tiempo que hoy en día hay muchas más para diagnosticar.

“Los problemas del ovino están de la portera hacia afuera”

“Los problemas del ovino están de la portera hacia afuera”

Salto/TodoElCampo-La producción ovina está dando algunas señales que son claras y otras que no tanto. Por el lado de las lanas, prácticamente ha dejado de ser un tema de discusión el afinar la fibra o migrar hacia un sistema de producción de lanas finas, porque más allá de las variabilidades de precios que se pueden verificar en el mercado, este tipo de finuras tiene una demanda más fluida.

La situación es más compleja cuando se analiza el rubro desde el punto de vista cárnico. “Creo que porteras hacia adentro los productores deberían solucionar varios problemas”, dijo el Ing. Agr. Gianni Bianchi, ex catedrático de la Universidad de la República y actualmente asesor de varios productores. Sin embargo, advirtió que la principal problemática está porteras afuer,a donde “no hay una señal clara de la industria, que claramente es vaquera y la oveja entra cuando no hay ganado, salvo honrosas excepciones”.

Bianchi reconoció que “como país tenemos restricciones de tipo arancelario. No le podemos exportar a países que quisiéramos exportar y tenemos restricciones también de tipo sanitario” pero entiende que la falta de señales claras, el ingreso del ovino cuando falta el vacuno y el límite en el peso de las carcasas, “es como poner un freno de mano” a la producción. “Sí tenés corderos que perfectamente se van a 18, 20, 22 kilos, 24 kilos de carne y eso la mayoría de las veces no lo quieren y si tenés oveja de descarte y no tenés consumo de carne y quieres venderla, es un drama”.

El técnico recordó que el precio del cordero este año cerró en un piso histórico. “Cerramos el año con un precio del cordero a US$ 2,85. Yo no recuerdo un precio tan bajo del cordero pesado. Del 96 para acá, un promedio de muchos años andaban US$ 3,60 si mal no recuerdo. O sea que estamos 25% abajo de ese precio. Entonces es complicado”.

Bianchi remarcó que la señal más importante para el ovejero es el precio que recibe por su producción. En este sentido dio como ejemplo la producción de lanas finas. “¿Por qué alguien decide adoptar el paquete tecnológico de afinar? Compra carneros mejoradores con negativos en el diámetro de la fibra, hace esquila preparto, certifica la lana, hace acondicionamiento, etcétera. ¿Por qué hace todo eso? Lo hace porque más allá de la volatilidad del mercado en general por la lana fina, al final obtiene un diferencial de precio importante”.

En este sentido recordó que estos sistemas productivos, ubicados en su gran mayoría en el norte del país, se encuentran sobre suelos superficiales donde tienen muy poca competencia, pero en el resto del país tiene que competir con otros rubros y “más allá de que sea un animal muy noble, que tenga una sinergia importante con la agricultura, que tenga un techo productivo muy alto, si a la hora de comercializar el producto resulta que te va mejor en la agricultura, te va mejor con la forestación, mejor con la lechería, mejor en la carne vacuna y bueno, la gente opta por algo más rentable”.

Si bien existen varias razas en el país que permitirían un avance rápido de la producción ante señales claras del mercado, Bianchi dijo que “si uno ve los indicadores nacionales, la respuesta es que no estamos preparados. Pero yo creo que esos indicadores se pueden mover. Hay un paquete tecnológico disponible para adoptarse y, si se dan señales claras, rápidamente”.

En el caso de la producción de carne ovina, también la lana es una limitante desde el punto de vista de los productores, que en las razas carniceras tienen micronajes altos y eso determina un bajo valor por las mismas, pero además dificultad en la colocación. Al respecto, Bianchi recordó que, con el incremento de la señalada de corderos, rápidamente se cubre esta problemática.

“La esquila anda en US$ 2,0-2,5 por oveja y en el mejor de los casos la vendes a 0,50 centavos, por lo que si tenés cuatro kilos de lana por oveja, a 0,50, prácticamente estás pagando los costos de esquila”, señaló el profesional, quien dijo que al no cubrirse ese costo “la cuenta tiene que ser, corderos extra, es decir ¿cuánto más eficiente tengo que ser en la producción de carne para matar el costo?”.

La respuesta a dicha interrogante, según explicó Bianchi, es cuando “tenés razas que pueden señalar 1,3, 1,4, 1,5 corderos por oveja. Hay una cuenta que es bien sencilla, si estamos con una esquila de US$ 2,5 por oveja, si vos tenés 100 ovejas son US$ 250 para cubrir el costo. Aún con el precio de sótano que tenemos hoy para el kilo de cordero pesado a US$ 2,85, con 6 corderos más que produzcamos por cada 100 ovejas, estamos matando los costos de esquila”.

El profesional reconoció que “esto no es lo ideal”, pero remarcó que muchas veces “la solución está en la estancia. Si vos mejoras los indicadores reproductivos rápidamente estarías matando ese costo”.

Fuente: Luis Silva y Tardaguila

Buenas noticias para el sector cárnico

Buenas noticias para el sector cárnico

Montevideo/TodoElCampo-Luego del exhaustivo informe enviado por Uruguay por el cual se dan las garantías sanitarias sobre la ausencia del virus de la Fiebre Aftosa, y en base al estatus sanitario reconocido por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OMSA) como país libre del mismo con vacunación, las autoridades sanitarias de Israel concedieron la habilitación de la carne ovina y bovina con hueso a Uruguay, a partir del pasado 8 de enero de 2024. Posteriormente será acordado el modelo de certificado sanitario de exportación, tras lo cual podrán comenzar los primeros embarques.

Este logro es el resultado del trabajo conjunto del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), el Ministerio de Relaciones Exteriores (MRREE) , el Instituto Nacional de Carnes (INAC) y las gestiones de la Embajada de Uruguay en Israel.

Uruguay agradece la confianza demostrada por las autoridades israelíes a nuestra producción  y sistema sanitario así como el apoyo brindado por la Embajada de Israel en Uruguay que hacen posible hoy contar con este resultado.

Esta decisión permite a ambos países avanzar en la profundización y diversificación del vínculo económico comercial bilateral.

Pin It on Pinterest