18 de Octubre de 2021
Máx. Min.
Vinicultura 02 de Febrero de 2021

Vinos. El tapón de corcho ¿es lo mejor?

Por lo difícil de producir y su alto costo, el tapón de corcho se ha venido sustituyendo, en algunos países, por la tapa metálica de rosca y por el tapón sintético que, a un menor costo tratan de reproducir las virtudes del corcho, excluyendo sus inconvenientes.

Vinicultura 02 de Febrero de 2021

Vinos. El tapón de corcho ¿es lo mejor?

Por lo difícil de producir y su alto costo, el tapón de corcho se ha venido sustituyendo, en algunos países, por la tapa metálica de rosca y por el tapón sintético que, a un menor costo tratan de reproducir las virtudes del corcho, excluyendo sus inconvenientes.

Montevideo – TodoElCampo – El corcho es un material  resistente, flexible e impermeable; se extrae de la corteza del alcornoque (Quercus suber), árbol nativo de Europa y norte de África. Una vez retirada su gruesa y rugosa corteza, puede regenerarla muchas veces, durante su vida, de 150 a 250 años. Existen cerca de 2,5 millones de hectáreas entre Portugal y España, principalmente, así como en Argelia, Marruecos, Francia, Italia y Túnez; la producción es de aproximadamente 340.000 toneladas al año y nada más los lusos aportan el 50%.

Además de su fácil descomposición en el ambiente, el corcho es el único material que reúne casi totalmente las características de un tapado ideal de las botellas para vino. Mantiene un buen sellado de la botella y permite la microoxigenación, o entrada de cantidades mínimas de oxígeno al vino, que favorecen, en el tiempo, la disminución de la astringencia y de aromas a reducción, generados durante la guarda en botella.

Como desventaja, cada tapón de corcho puede ser variable, por la natural heterogeneidad de la corteza del árbol; puede degradarse, atacado por hongos, que generan sustancias como el “tricloroanisol”, conocido como TCA, que transmite malos olores al vino, defecto conocido como “vino acorchado”; este problema se ha disminuido con técnicas en la elaboración del tapón.

Por lo difícil de producir y su alto costo, el tapón de corcho se ha venido sustituyendo, en algunos países, por la tapa metálica de rosca y por el tapón sintético que, a un menor costo tratan de reproducir las virtudes del corcho, excluyendo sus inconvenientes.

Estos materiales no transmiten olores de corcho defectuoso al vino, permiten una apertura fácil, caso del de rosca y producen un sellado hermético, lo que permite una buena conservación de los vinos de consumo rápido como blancos y rosados jóvenes. Aunque en vinos de guarda no funcionan bien.

Sin embargo, la tapa de rosca y el tapón sintético aún tienen una mala imagen frente al consumidor, quien percibe como “vino corriente” al que los utiliza.

El corcho es un material orgánico con excelentes propiedades físicas, muy difíciles de reproducir. Considero que su uso es imprescindible en vinos de guarda, que pasan varios años en botella antes de consumirse.

Su imagen está tan firmemente asociada al vino de calidad, que ha sido difícil acostumbrar al consumidor a otro tipo de tapón.

(*) El autor, Guillermo Vargas es ingeniero agrónomo, magister en Ciencias, máster en Viticultura y Enología. Profesor universitario, enólogo asesor y catador internacional. Sus artículos son publicados en el Nacional y se pueden leer https://www.elnacional.com/author/col-guillermovargas/

Compartir en:
-->