16 de Enero de 2021
Máx. Min.
Tecnología 04 de Junio de 2020

Técnico de Embrapa: alimentar al planeta con sostenibilidad dependerá de la innovación

Los investigadores demostraron que la adopción de tecnologías no depende solo del trabajo de laboratorio, sino que requiere una relación de múltiples actores involucrados.

Tecnología 04 de Junio de 2020

Técnico de Embrapa: alimentar al planeta con sostenibilidad dependerá de la innovación

Los investigadores demostraron que la adopción de tecnologías no depende solo del trabajo de laboratorio, sino que requiere una relación de múltiples actores involucrados.

Sâo Paulo, Brasil – TodoElCampo – Alimentar a la población del planeta sin agotar sus recursos es un desafío mucho más complejo que simplemente ofrecer soluciones innovadoras al mercado. Esta es una de las conclusiones de un estudio realizado por un grupo de 48 científicos de 13 países publicado en la revista Nature Food.

Los investigadores demostraron que la adopción de tecnologías no depende solo del trabajo de laboratorio, sino que requiere una relación de múltiples actores involucrados.

Los sistemas productivos deben analizarse en su totalidad, desde la producción en el campo hasta la gestión de residuos en los hogares, incluidos la industria, los trabajadores, los inversores, los gobiernos y los consumidores.

La investigación, y el artículo publicado en Nature Food, se focalizan en la tecnología y su capacidad para hacer transformaciones, pero se advierte que la innovación por sí sola no es suficiente para transformar los sistemas alimentarios. Por eso los científicos dicen que las innovaciones tecnológicas deben estar alineadas con los procesos políticos y sociales.

“La transformación del sistema de producción de alimentos no será puramente tecnológica. En el corazón de este proceso se encuentra el formato de innovación que involucra cambios profundos en los diversos componentes del sistema (tecnologías, infraestructura, habilidades y capacitación) y una amplia reforma de los valores, regulaciones, políticas, mercado y gobernanza involucrados”, afirma el artículo.

Además, la producción de alimentos involucra preocupaciones éticas y ambientales para muchos grupos.

El camino es complejo, pero vale la pena emprenderlos porque la adopción simultánea de varias tecnologías puede conducir a avances en sostenibilidad, reducción del desperdicio de alimentos, mejoras en el bienestar humano y la creación de nuevas oportunidades de negocios locales, muchas de ellas vinculadas a la bioeconomía, dicen los científicos.

Mauricio Antônio Lopes, investigador de la Empresa Brasileira de Pesquisa Agropecuária (Embrapa) dijo que las mejoras en el incremento productivo “no son suficientes” para alimentar a la población mundial, y que será necesario cambiar el sistema de alimentación.

“La simple mejora incremental continua, como pequeños aumentos en la producción de cultivos, ganado e industrias, no será suficiente para que los sistemas alimentarios mundiales sean capaces de alimentar a la creciente población mundial de manera sostenible”, dijo Lopes, el único brasileño que participó del estudio. “Es necesario una transformación radical del sistema alimentario”, añadió.  Lopes presidió Embrapa durante dos períodos (2012 a 2018).

La investigación incluyó detalles de las tecnologías que se aplicaron en la producción de alimentos desde el período neolítico entre 8.000 y 5.000 años antes de Cristo, hasta el presente, y se evaluaron los impactos positivos y negativos.

En el estudio también se enumeran diferentes tecnologías que se desarrollan en previsión para las próximas décadas y las caracterizaron en detalle. Los temas incluyeron: impresión molecular, internet de las cosas, nano-drones, secuenciación genómica, nanofertilizantes, impresión 3D y entre otros.

LOS OCHO FACTORES CLAVES PARA TRANSFORMAR LOS SISTEMAS ALIMENTARIOS.

Los investigadores enumeraron ocho factores capaces de promover un flujo virtuoso de innovaciones que aceleran la transformación del sistema alimentario mundial, aumentando su productividad y asegurando su sostenibilidad. Ellos son: construir confianza; transformación de mentalidades; adhesión social y diálogo con los actores involucrados; garantías políticas y regulatorias para cambios; creando incentivos de mercado; protección contra efectos indirectos no deseados; estabilidad financiera y desarrollo de vías de transformación.

CONSTRUCCIÓN DE CONFIANZA – La producción de alimentos involucra cadenas de producción amplias y complejas y actores con intereses diferentes. Las empresas privadas buscan buenas oportunidades comerciales, los gobiernos buscan el bienestar y el desarrollo de la población, la producción directa de los ciudadanos a través de cambios en el comportamiento del consumidor, además de muchos otros participantes que influyen en el sistema. Gestionar las expectativas de los diferentes actores será esencial para que el proceso innovador gane legitimidad y confianza, creen los autores del artículo.

Los científicos creen que la transformación en el sistema requiere una búsqueda de consenso y una amplia colaboración de base. Para ello, recomiendan el diálogo y la transparencia entre los actores a lo largo del proceso. Los gobiernos, por ejemplo, deben explicar a sus ciudadanos cómo y por qué están implementando innovaciones.

TRANSFORMACIÓN DE MENTALIDADES – Las personas tienen relaciones biológicas, psicológicas y culturales con la comida. Por lo tanto, para ser efectiva, cualquier tecnología debe tener en cuenta estos aspectos, a riesgo de ser rechazada socialmente. “Estos son factores que van mucho más allá de las preguntas sobre salud y precio”, dice el artículo.

Los cambios en la mentalidad son necesarios, especialmente en relación con las tecnologías cuyas características son desconocidas para la mayoría de la población. Este es el caso, por ejemplo, de la edición genética.

ADHESIÓN SOCIAL Y DIÁLOGO CON LAS PARTES INTERESADAS – El  aumento de la conciencia pública sobre los problemas alimentarios es capaz de generar presión por parte de los consumidores, trabajadores, inversores y los propios gobiernos para guiar la innovación en diferentes direcciones. Sin el compromiso de estos diferentes actores a favor de la innovación responsable, las tecnologías con gran potencial simplemente no pueden ser adoptadas, advierten los autores del trabajo.

La adhesión a una tecnología implica saber cómo usarla de manera efectiva. Como resultado, las soluciones sofisticadas que requieren un mayor grado de dominio pueden ser un desafío mayor para los trabajadores con menos educación, como los de los países más pobres.

POLÍTICAS Y GARANTÍAS REGULATORIAS PARA EL CAMBIO – Invertir en tecnologías bajas en carbono solo será beneficioso si el sector privado se da cuenta de que las emisiones y los precios atractivos serán estables en el tiempo. Si las políticas para el sector no demuestran ser estables y confiables, es poco probable que las tecnologías involucradas encuentren inversores y usuarios en el mercado.

Con esta preocupación, los científicos recomiendan que las políticas ayuden a dirigir las expectativas al alentar el desarrollo, de manera consistente, a través de sus mecanismos como subsidios o inversiones directas.

CREAR INCENTIVOS DE MERCADO – El artículo señala que en mercados competitivos como los alimentos y la energía, las empresas a menudo invierten menos en investigación y desarrollo de lo que sería el nivel ideal. Esto se debe a que, en general, terminan no siendo los únicos beneficiarios de las soluciones desarrolladas, compartiendo los beneficios con la competencia.

Según los científicos, corresponde al gobierno corregir estas distorsiones desarrollando incentivos adecuados para que el mercado invierta en innovaciones. Existen diferentes formas de hacerlo, como incentivos fiscales, compras públicas destinadas a innovaciones y compensación por efectos negativos inesperados, las llamadas externalidades, entre muchas otras opciones.

Para los autores, las incubadoras y los aceleradores de las empresas de innovación desempeñan un papel clave en la entrega de nuevas soluciones al mercado. Drones, algas alimenticias, alimentos vegetales que simulan el sabor de la carne son algunos ejemplos que se han desarrollado en empresas en estos entornos.

PROTECCIÓN CONTRA EFECTOS INDIRECTOS NO DESEADOS – Es probable que las políticas sectoriales y las estructuras de inversión tengan consecuencias no deseadas que son difíciles de predecir. Como solución, los científicos recomiendan establecer un diálogo público amplio capaz de mostrar la complejidad involucrada y los efectos probables de adoptar y no adoptar una solución tecnológica particular.

ESTABILIDAD FINANCIERA – El lema "fallar rápido y comenzar de nuevo", utilizado en la gestión innovadora, no se aplica a la agricultura, sujeto a la producción estacional y regulaciones complejas. Se necesitan pruebas de campo que requieren más tiempo y los ciclos de adopción de la solución toman más tiempo, por lo que es esencial contar con un suministro estable de financiamiento a largo plazo para este tipo de innovación.

DESARROLLO DE VÍAS DE TRANSFORMACIÓN – Muchos análisis del futuro de los alimentos anticipan los impactos de posibles escenarios y los efectos de diferentes estrategias de acción. Sin embargo, estos trabajos rara vez muestran cómo implementar los cambios deseados. La forma de hacer esto, llamada vía de transición, es crucial, según los investigadores, para la realización de transformaciones.

Este camino debe involucrar la comprensión necesaria de las tecnologías y sus impactos, objetivos científicos, costos de transición, identificación de los beneficiarios y los perjudicados, estrategias para mitigar los efectos adversos, diferentes pasos de adopción por parte de los diferentes actores y la innovación sistémica necesaria para lograr la innovación esperada.

El éxito de todas estas acciones dará como resultado mejores resultados en salud, generación de riqueza y protección del medio ambiente. "El fracaso resultará en mucho más que la falta de alimentos", concluye el estudio.

En base a Embrapa / Foto de Embrapa.

Compartir en: