La lluvia “hace la diferencia entre la catástrofe completa y la esperanza de recuperación”.

La lluvia “hace la diferencia entre la catástrofe completa y la esperanza de recuperación”.

“Todo depende de la frecuencia de lluvias y la temperatura, pero hay que ser optimistas, ahora hay anuncio de lluvia para fin de mes y en ese sentido no se puede decir que está todo perdido”.

Soriano | Todo El Campo | El viernes en la zona de Dolores, las lluvias registradas fueron de unos 35 milímetros, dijo Gonzalo Gutiérrez de seguros agrícolas Sura. Ese volumen “es lo que hace la diferencia entre la catástrofe completa y la esperanza de una recuperación”.

De todas formas y en cuanto a los cultivos, precisó que “lo que se veía no era una catástrofe” pero sí hay “cosas que ya sabíamos”, por ejemplo, “que los maíces de primera están todos detonados”; o que las sojas, que en distintos grados están sufriendo mucho la falta de agua, “por ahora nadie habla de haberlas perdido ni mucho menos” porque “queda mucho por delante para que los cultivos se puedan recuperar y tener algún nivel de productividad”.

Todo depende de la frecuencia de lluvias y la temperatura, pero hay que ser optimistas, ahora hay anuncio de lluvia para fin de mes y en ese sentido no se puede decir que está todo perdido”, subrayó.

Pero “la mayoría de los maíces de primera fueron picados porque la productividad a la cual se podía aspirar era muy poca”, entre 3.000 y 4.500 kilos, entonces “al saber que el partido no da mas se pica y se rescata algo cuando hay mucha demanda por forraje, porque la sequía también le pega a la ganadería”.

¿SIMILITUD CON LO OCURRIDO EN 2022?

Consultado si se dará un año similar al 2022 que luego de una fuerte sequía llovió el 16 de enero, y este año las lluvias comenzaron el 20 y se anuncian lluvias para la semana que viene, Gutiérrez dijo que la diferencia está “en el volumen de agua”.

Recordó que enero de 2022, en su zona de trabajo “cerró en 300 milímetros y las lluvias de los primeros días de enero fueron de 100”; en cambio “ahora son 30 milímetros” en un suelo que ya viene sufriendo la falta de precipitaciones. “Yo tengo en mi cabeza la idea de que este año ha sido peor, pero capaz que algún meteorólogo con autoridad sobre el tema me refuta”, expresó.

MERCADOS DE GRANOS. LA SITUACIÓN DE ARGENTINA Y BRASIL.

Los mercados internacionales de granos están reaccionado a las últimas lluvias. Los titulares eran sobre las pérdidas de Argentina, por lo cual “el tema es ver en cuánto lee el mercado esa pérdida” porque “una lluvia no frena las complicaciones de Argentina pero sí frena el deterioro”, dijo Gutiérrez.

Pero como en Argentina prevé más agua que aquí en Uruguay, “creo que el mercado va a hacer una lectura bajista”.

Brasil por su parte “en plena cosecha tiene el problema opuesto, está lento con la cosecha de soja por el exceso de lluvias. El mercado todavía no habla de pérdidas pero no es una cosecha en condiciones ideales”, agregó.

Esa situación “nos lleva a pensar que los precios del maíz y la soja deberían empezar a aflojar un poco”; en tanto que “el trigo está sujeto a la presión de la cosecha rusa que está comercializando con descuentos muy importantes”.

Asimismo, “estamos en un mundo que no sabe si la inflación baja, si queda estable o sube”; además de las complejidades chinas, país que está en los festejos de año nuevo.

“Si tengo que apostar, yo diría que los precios de la soja y el maíz bajarían un poquito a partir del lunes, pero no mucho porque el mercado aún no tiene claro cuál será el impacto de la sequía en los números finales de la producción”, concluyó.

ENTREVISTA COMPLETA.

Entrevista a G. Gutiérrez, en el programa Diario Rural de radio Rural.

G Gutierrez.
Con el comienzo de año llegaron las lluvias para algunas zonas necesitadas de agua en Argentina, pero otras siguen muy complicadas.

Con el comienzo de año llegaron las lluvias para algunas zonas necesitadas de agua en Argentina, pero otras siguen muy complicadas.

Argentina/TodoElCampo-El comienzo del año 2023 llegó con buenas noticias para algunas zonas productivas con precipitaciones abundantes que contribuyeron a mitigar la sequía que se extiende sobre buena parte del territorio argentino.

Entre el último día del 2022 y la mañana del 1 de enero se registraron lluvias importantes en la provincia de San Luis, sur y sudoeste de Córdoba, norte de La Pampa y un sector del oeste bonaerense.

En el transcurso de los primeros  días  del año 2023 se están registrando aportes importante de lluvias en sectores del norte de Santa Fe y de Entre Ríos, sur de Corrientes y parte del noreste de Santiago del Estero.

Sin embargo, las lluvias siguen “esquivando” a muchos sectores clave de la región pampeana, que viene arrastrando un déficit hídrico hace semanas y requiere aportes enormes de agua para restablecer condiciones de humedad mínimas para el desarrollo de los cultivos de granos gruesos.

El hecho de que buena parte de la zona norte de la región pampeana argentina permanezca en estado desesperante comprometerá la oferta argentina de granos gruesos 2022/23, dado que las zonas afectadas son en muchos casos las más productivas del país.

El déficit hídrico está lejos de ser un problema solamente para el sector agrícola –que es el principal generador de divisas en la actual coyuntura argentina–, dado que también está liquidando la oferta forrajera en pasturas y pastizales, lo que obliga a “liberar” campos y, de esa manera, saturar el mercado de hacienda en un momento en el cual lo precios de la carne vacuna muestran un retraso histórico respecto de la inflación promedio de alimentos

Fuente: Valor Soja

Pin It on Pinterest