23 de Octubre de 2020
Máx. Min.
Tecnología 28 de Agosto de 2020

Reglamentación de etiquetado podría demorar la llegada de la carne cultivada

Estados Unidos debate sobre la denominación y etiquetado de la carne cultivada. La terminología empleada para estos alimentos es parte de un caluroso debate entre las partes interesadas.

Tecnología 28 de Agosto de 2020

Reglamentación de etiquetado podría demorar la llegada de la carne cultivada

Estados Unidos debate sobre la denominación y etiquetado de la carne cultivada. La terminología empleada para estos alimentos es parte de un caluroso debate entre las partes interesadas.

Montevideo – TodoElCampo – Los avances en la tecnología de cultivo celular están permitiendo a los desarrolladores de alimentos utilizar células animales obtenidas de ganado, aves de corral o mariscos en la producción de alimentos, y se espera que estos productos estén listos para el mercado en un futuro no muy lejano.

La agencia del gobierno estadounidense FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos), junto con el Servicio de Inspección e Inocuidad de los Alimentos del Departamento de Agricultura (USDA-FSIS) establecieron un acuerdo formal sobre cómo usar las herramientas regulatorias para garantizar que cuando los desarrolladores de alimentos traigan estos productos al mercado sean seguros y estén debidamente etiquetados.

Pero la terminología empleada para estos alimentos es parte de un caluroso debate entre las partes interesadas.

Algunas empresas se refieren a alimentos o carnes “basadas en células” o “cultivadas en células”, mientras que otras elijen “cultivadas” o “sin sacrificio” animal, y las más fundamentalistas le llaman “carne limpia”.

Por otro lado, los defensores de la ganadería argumentan que esta última conlleva la implicación tácita de que la producción tradicional de proteínas animales es sucia, y se refieren a estos alimentos con términos, como “carne falsa”, “carne sintética” o “carne artificial”.

En tanto que los medios eligen el término “cultivado en laboratorio”, dado que sirve como una abreviatura rápida para distinguir los productos de carne tradicionales de los cosechados de animales sacrificados.

Si bien es probable que algunos comentaristas sigan refiriéndose a la carne cultivada fuera de los animales como “falsa” o “cultivada en laboratorio”, independientemente del nombre común o habitual que los reguladores impongan a las empresas a usar en las etiquetas, encontrar un término que sea preciso y neutral será crítico para el éxito de la industria, dijo Brian Sylvester, un asesor especial de la firma de abogados Foley & Lardner LLP, en declaraciones al portal Food Navigator.

Respecto de los tiempos dijo que “la reglamentación ciertamente lleva tiempo. Pero teniendo en cuenta la velocidad récord con la que los reguladores se vienen moviendo hasta ahora en este espacio, soy cautelosamente optimista de que el proceso de reglamentación no se interpondrá con el cronograma anticipado para la comercialización de estos productos”.

Por el contrario Elizabeth Derbes, directora asociada de asuntos regulatorios en The Good Food Institute (GFI), que promueve la carne a base de plantas y cultivadas en células, dijo que no cree que sea “necesaria una reglamentación, pero que si el USDA procede con una nueva normativa de etiquetas lo instamos a actuar con celeridad para que los productores de carne cultivada no se vean perjudicados por tener que postergar el lanzamiento de sus productos al mercado. Un período de comentario puede ser tan corto como de 30 o 60 días, o puede ser mucho más largo. Lo más rápido que una reglamentación podría pasar de la propuesta a la instrumentación es de cuatro o cinco meses como mínimo, pero a menudo lleva años”.

El FSIS supervisará la producción y el etiquetado de los alimentos derivados de estas células, dijo Jeremiah Fasano, asesor principal de políticas del Centro de Seguridad Alimentaria y Nutrición Aplicada de la FDA.

Foto y texto BioEconomía adaptado a TodoElCampo.

Compartir en: