16 de Enero de 2021
Máx. Min.
Tecnología 18 de Junio de 2020

Los robots garantizan inocuidad en el mayor frigorífico de Europa

La instalación Horsens de Danish Crown no es solo uno de los mataderos de cerdos más grande del mundo, sino que es la más moderna. Pero la automatización es una característica de las 18 instalaciones de procesamiento de carne que la compañía tiene en el país.

Tecnología 18 de Junio de 2020

Los robots garantizan inocuidad en el mayor frigorífico de Europa

La instalación Horsens de Danish Crown no es solo uno de los mataderos de cerdos más grande del mundo, sino que es la más moderna. Pero la automatización es una característica de las 18 instalaciones de procesamiento de carne que la compañía tiene en el país.

Montevideo – TodoElCampo – En todo Estados Unidos, el coronavirus que causa el Covid-19 ha arrasado las instalaciones frías y estrechas de las plantas de procesamiento de carne enfermando a miles de trabajadores y matando al menos a 30 de ellos. Con docenas de plantas cerradas o reduciendo las operaciones, la disminución de la oferta de carne obligó a algunos comercios a racionar los alimentos básicos como la carne picada y las pechugas de pollo. Al menos una fábrica de salchichas, en Milwaukee, ha tenido que parar su producción.

Pero al otro lado del océano, dentro del frigorífico de cerdos más grande de Europa, la única señal visible de que está ocurriendo una pandemia global es en la sala de descanso, donde todas las sillas se han alejado para guardar las distancias. Salvo eso no hay variación y eso es porque, en esta planta de carne, los robots hacen la mayor parte del trabajo.

A las 05.20 horas, los primeros cerdos comienzan a llegar en camiones. Si bien la oscuridad aún cubre la cercana ciudad costera de Horsens, Dinamarca, los trabajadores reúnen a los animales en los corrales de Danish Crown, la compañía de procesamiento de carne más grande de Europa. Una o dos horas después, los cerdos son movidos por máquinas automáticas e ingresan a una cámara de gas donde se los expone a CO2, luego de lo cual un trabajador cuelga el cuerpo del animal para ser desagrado en tanto una manguera aspiración extrae la sangre y a partir de ahí, los robots se hacen cargo de lo que sigue.

LA TAREA DE LOS ROBOTS.

Un robot emisor de láser infrarrojo mide primero cada canal de cerdo. A continuación, el llamado robot de aflojamiento del recto utiliza la visión por computadora para identificar la cola del cerdo, corta un agujero de 4 pulgadas a su alrededor y extrae restos de materia del animal. Posteriormente, la carcasa libre de heces se mueve hacia un robot tipo gabinete, donde una cuchilla grande y circular corta el cerdo en dos y cada parte pasa a un extractor de órganos mecanizado y autónomo, a un cortador de tendones y, finalmente, al divisor de la columna. Diez minutos. Seis robots. Mínima supervisión humana.

A la medianoche, cuando el segundo turno con empleados humanos termina, 18.000 cerdos habrán pasado por el proceso de faena mecanizado.

La instalación Horsens de Danish Crown no es solo uno de los mataderos de cerdos más grande del mundo, sino que es la más moderna. Pero la automatización es una característica de las 18 instalaciones de procesamiento de carne que la compañía tiene en el país.

Esa es la razón de por qué las plantas industriales de Dinamarca han escapado, hasta ahora, del Covid-19. Según un portavoz de Danish Crown, de los 8.000 empleados de la compañía en Dinamarca, menos de 10 trabajadores han dado positivo al coronavirus, y ninguno de los frigoríficos ha visto afectada su producción.

Es probable que haya otras explicaciones como las medidas que de forma temprana tomó el gobierno danés, o su sistema médico fortalecido. Pero los científicos que estudian la industria de la carne dicen que el resto del mundo debería tomar nota sobre lo que pasa en el país. Las nuevas realidades del distanciamiento social significan repensar el diseño de todo tipo de lugares de trabajo, incluidos los frigoríficos. En Estados Unidos, estas instalaciones se caracterizan por condiciones estrechas, ruidosas y heladas que facilitan que el coronavirus se mantenga vivo y salte de persona a persona. Los robots podrían ayudar a mantener a los trabajadores seguros y a las plantas de carne en funcionamiento.

Jayson Lusk, economista de alimentos y agricultura de la Universidad de Purdue (Indiana, Estados Unidos), dijo que los estadounidenses “estamos viendo el costo de no haber invertido en este tipo de tecnologías antes”, y consideró que si las plantas de procesamiento de carne no tienen automatización, es por la falta histórica de incentivos económicos. Y cuestionó que las empresas han sido capaces de explotar a los trabajadores indocumentados por mano de obra barata en lugar de innovar. Mantenerse competitivo ha sido solo una cuestión de agregar más personas a la línea.

Cuando superemos el Covid-19 habrá mucho por hacer en la industria “y la automatización tiene que estar a la cabeza de la lista” de los temas que se tratarán, dijo Lusk.

(*) Artículo original de Wired, publicación especializada en tecnología, con sede en San Francisco, Estados Unidos. Artículo completo ver aqui

Compartir en: