24 de Junio de 2018
Máx. Min.
Granja 07 de Julio de 2017

Uruguay consume 100 Kgs. de hortalizas frescas por año

Las hortalizas frescas constituyen una fuente importante de alimento con un consumo anual de 100 kg por habitantes ocupando un lugar esencial en términos de salud y bienestar de la población.

Granja 07 de Julio de 2017

Uruguay consume 100 Kgs. de hortalizas frescas por año

Las hortalizas frescas constituyen una fuente importante de alimento con un consumo anual de 100 kg por habitantes ocupando un lugar esencial en términos de salud y bienestar de la población.

Montevideo – TodoElCampo – El director del Programa Nacional de Investigación en Producción Hortícola Ing. Agr. Dr. Gustavo Giménez afirmó que en Uruguay las hortalizas frescas constituyen una fuente importante de alimento con un consumo anual de 100 kg por habitantes ocupando un lugar esencial en términos de salud y bienestar de la población. Al respecto el Ing. Agr. Fabio Montossi escribió en su cuenta de Twitter que en Uruguay “debemos aumentar de 200 a 400 gramos x día x persona el consumo de frutas y hortalizas”.

El Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) publicó la segunda edición ampliada del Catálogo de Cultivares Hortícolas.

La publicación de 60 páginas está disponible en la web del INIA y cuenta con una introducción del director del Programa Nacional de Investigación en Producción Hortícola Ing. Agr. Dr. Gustavo Giménez.

Según el técnico Uruguay “las hortalizas frescas constituyen una fuente importante de alimento” con un consumo anual de 100 kg por habitantes lo que hace que esa variedad “ocupe un lugar esencial en términos de salud y bienestar de la población”.

Las “condiciones agroclimáticas de nuestro país permiten producir un gran número de especies”, sin embargo “nuestro ambiente es muy variable y muchas veces marginal en términos de adaptación productiva”, escribió.

Las características agronómicas relacionadas con ciclo, precocidad, calidad, resistencia o tolerancia a enfermedades y plagas, así como productividad, son de gran relevancia y están determinadas por la constitución genética del cultivar, influidas por el ambiente y el sistema de producción donde se utilice”, añadió.

El Programa Nacional de Investigación en Producción Hortícola de INIA continúa con la “línea iniciada en la década de 1970 por el CIAAB” (Centro de Investigaciones Agrícolas Alberto Boerger), destinando recursos para el “mejoramiento genético como una herramienta para adaptar las diferentes especies cultivadas a nuestro ambiente y a los sistemas de producción de los cultivos y de multiplicación de semillas a nivel local”.

Se busca “generar cultivares que aporten en forma significativa a la competitividad del sector, mejorando las posibilidades de abastecimiento nacional y generando escenarios más cercanos de cadenas agroindustriales y/o exportadoras”, puntualizó el profesional.

Se ha dado prioridad a los trabajos en papa, tomate, cebolla, boniato y frutilla, además de realizar “acciones importantes” en ajo, maní morrón y poroto. “En estas especies se ha determinado la necesidad de contar con cultivares nacionales, tratando de mejorar la calidad organoléptica, nutricional y el contenido de compuestos bioactivos de los productos, incorporando además, niveles útiles de resistencia a enfermedades y plagas que permitan disminuir el uso de plaguicidas y cuya productividad sea adecuada y estable a lo largo de los años”, señaló.

Así “los cultivares contribuyen con la salud del consumidor, con la disminución del impacto de plaguicidas en el ambiente y el aplicador, así como en la economía del horticultor”, afirmó el director del Programa Nacional de Investigación en Producción Hortícola.

El Catálogo de Cultivares Hortícolas presenta informes sobre las variedades de boniatos, cebollas, frutillas, papas y tomates entre otras especies, todas con genética INIA.

Compartir en: