17 de Octubre de 2018
Máx. Min.
Economía 02 de Julio de 2018

Un TLC con China impactará directamente en la caída de los aranceles

“La principal contribución” del trabajo de los investigadores del Departamento de Negocios Internacionales e Integración de la UCU deja en “evidencia clara los beneficios que podría tener la firma de un TLC entre Uruguay y China”.

Economía 02 de Julio de 2018

Un TLC con China impactará directamente en la caída de los aranceles

“La principal contribución” del trabajo de los investigadores del Departamento de Negocios Internacionales e Integración de la UCU deja en “evidencia clara los beneficios que podría tener la firma de un TLC entre Uruguay y China”.

Montevideo – TodoElCampo – El primer beneficio que tendría un TLC Uruguay-China es el “aumento” de nuestras exportaciones como consecuencia de la caída de “aranceles elevados” cuya “eliminación implica un abaratamiento significativo”.

Los investigadores del Departamento de Negocios Internacionales e Integración de la Universidad Católica del Uruguay (UCU) Ignacio Bartesaghi y Natalia Melgar, confeccionaron el documento Posibles impactos de un TLC entre Uruguay y China en el cual concluyen que la caída de los aranceles y la apertura de nuevas líneas de exportación serían efectos positivos que obtendría nuestro país, de los que ya gozan otros que han alcanzado y mantienen TLCs activos.

Sus autores explican que el objetivo del artículo “es analizar los impactos que tendría la firma de un Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Uruguay y China”, sobre el cual se está debatiendo desde 2016 cuando el presidente Dr. Tabaré Vázquez vistió ese país y planteo al presidente Xi Jinping la firma del acuerdo. Desde entonces no se ha avanzado demasiado.

Debido a los magros avances en el cierre de acuerdos comerciales, en Uruguay adquieren cada vez mayor importancia los debates sobre la estrategia de inserción del país. En los hechos, si bien es cierto que el Mercosur ha dinamizado su agenda externa en los últimos años, debe reconocerse que hasta la fecha no se ha logrado dar cierre a ninguna de las negociaciones en curso”, expresan Bartesaghi y Melga.

Mientras tanto “China continúa con su estrategia de profundización de las relaciones comerciales con América Latina y el Caribe (ALC), ya no solo a través del canal económico y comercial, sino también a través de la firma de Tratados de Libre Comercio (TLCs). De hecho, en los dos últimos Libros Blancos sobre las relaciones de China con ALC, la potencia asiática establece como prioridad la firma de acuerdos comerciales con los países de la región”.

China tiene TLCs vigentes con Chile, Costa Rica y Perú, y pretende iniciar negociaciones con Panamá, país que recientemente reconoció diplomáticamente a China rompiendo relaciones con Taiwán, puntualiza el texto.

COMERCIO URUGUAY-CHINA.

En 2017 el saldo comercial favoreció a Uruguay al tener sr superavitario en casi U$S 500 millones gracias a la producción de pasta de celulosa en Uruguay, principalmente exportada a China.

En 2017, si bien las importaciones desde el gigante asiático crecieron 22 %, el incremento en las exportaciones fue mayor, 36 % y permitió alcanzar el superávit comercial mencionado”, escribieron los técnicos de la UCU.


 

ARANCELES.

Los aranceles promedio que gravaron los productos uruguayos en 2017 fueron del 7 % en tanto que los países que aprobaron un TLC con China (Australia, Chile, Costa Rica, Nueva Zelanda y Perú, entre otros) eliminaron esos aranceles o está vigente un cronograma de liberalización comercial que los reduce gradualmente hasta llegar a cero.

En el siguiente cuadro se señalan los principales productos exportados y los aranceles vigentes en 2017. La información refiere a Uruguay como a otros países que firmaron TLCs con China. Las lanas son la excepción porque China mantiene cuotas de mercado para esos productos que se mantienen aún para los países con los que ha firmado TLCs.

Por ejemplo, en soja Uruguay y Australia pagaron 3 %, Chile, Costa Rica, Nueva Zelanda y Perú 0 %; y la carne vacuno uruguaya pagó 12 %, Australia, Chile, Costa rica, Nueva Zelanda y Perú 0 %.

Analizando el cuadro anterior el documento de UCU señala que “uno de los primeros impactos que tendría la firma de un TLC es la reducción de aranceles, esto implica un abaratamiento de los productos exportados que podría originar que aumenten los volúmenes exportados lo cual implica una gran ventana de oportunidad para Uruguay”.


 

CONCLUSIONES.

La principal contribución” del trabajo de los investigadores del Departamento de Negocios Internacionales e Integración de la UCU deja en “evidencia clara los beneficios que podría tener la firma de un TLC entre Uruguay y China”.

Para empezar se destacan “las múltiples ganancias por el libre comercio que podrían ocurrir. En primer lugar, los resultados reflejan que es muy probable que se registren aumentos en las exportaciones actuales dado que son múltiples los productos que enfrentan aranceles elevados en las corrientes actuales con destino a China, cuya eliminación implica un abaratamiento significativo”.

Por otra parte, como ha ocurrido con otros países que firmaron TLCs con China “es esperable que se abran nuevas líneas de exportación lo cual puede tener un impacto relevante en la actividad económica y el empleo, así como en la captación de inversiones en los sectores más competitivos de exportación al país asiático (como por ejemplo los alimentos)”.

Claro que también “podrían existir efectos negativos en términos del nivel de actividad o de empleo, dado que actualmente existen sectores protegidos que tendrían mayor competencia de productos extranjeros, hay algunos aspectos a considerar que podrían minimizar dichos impactos”, afirman Ignacio Bartesaghi y Natalia Melgar.

En primer lugar, la capacidad negociadora del gobierno en cuanto a mantener algunos sectores protegidos en base a excepciones o cronogramas de desgravación más extensos. Como fue mencionado, China mantiene las cuotas de mercado para las lanas en los TLCs que ha firmado con países como Australia, Chile, Costa Rica, Nueva Zelanda y Perú, a cambio de este tipo de medidas, el gobierno de Uruguay también podría plantearse mantener ciertos niveles de protección para sectores considerados sensibles. Al respecto, un repaso de los tratados firmados por China en los últimos años, demuestra un alto nivel de pragmatismo y diferenciación, lo que indicaría un espacio de negociación para Uruguay”, señala el documento.

En segundo lugar y si lo anterior no es posible, se destaca, por un lado, la capacidad del gobierno de tomar medidas que atiendan a los grupos afectados resolviendo por ejemplo los problemas de reinserción laboral y, por otro lado, la capacidad de las empresas de encontrar segmentos de mercado en los cuales puedan posicionarse para competir en el nuevo escenario”.

Por todo lo anterior se concluye como “clara la evidencia a favor de los beneficios que tendría para Uruguay la firma de un TLC con China”.

Finalmente, “otro aspecto que debe considerarse refiere al impacto esperado en la agenda externa de Uruguay a partir del cierre de un acuerdo comercial con la segunda potencia a nivel mundial, lo que podría atraer el interés de otras economías en el país y dinamizar la agenda externa”.

Compartir en: