18 de Agosto de 2018
Máx. Min.
Tecnología 13 de Junio de 2018

Un nuevo agro: la agricultura post granaria

Grobocopatel: “La biotecnología permite diseñar plantas transformándolas en fábricas que absorben en bióxido de carbono y utilizan la energía solar. Son la base de la nueva revolución industrial verde que ocurrirá en las zonas rurales de nuestro continente".

Tecnología 13 de Junio de 2018

Un nuevo agro: la agricultura post granaria

Grobocopatel: “La biotecnología permite diseñar plantas transformándolas en fábricas que absorben en bióxido de carbono y utilizan la energía solar. Son la base de la nueva revolución industrial verde que ocurrirá en las zonas rurales de nuestro continente".

Montevideo – TodoElCampo – La producción de granos ya no debe ser pensada sólo como tal, y por lo tanto el agricultor se transforma en algo mucho más que la noble tarea de sembrar, cosechar y generar alimentos para el mundo. Los avances tecnológicos han abierto una puerta que parece ser casi infinita porque a medida que se avanza se van superando los límites, y América es el continente con las mejores condiciones para esta transformación hacia una agricultura post granaria.

Gustavo Grobocopatel (foto), presidente del Grupo se refirió a la agricultura post granaria en una breve intervención en la III Cumbre Empresarial de las Américas que se llevó a cabo en abril pasado en Lima, Perú. En su intervención, difundida ayer en Los Grobo Consulting, propone que la agricultura haga uso de todo su potencial y avance aprovechando las posibilidades que la tierra americana y la tecnología le dan.

“Los empresarios vinculados al mundo de los agronegocios hemos consensuado un documento que refleja nuestra visión” sobre los “desafíos de corto, mediano y largo plazo” para los que es necesario un “abordaje sistémico que integre sectores públicos, privados y la sociedad en su conjunto”, dijo el Ing. Agr. Grobocopatel en la cumbre de Lima.

Valoró que nuestros países están en un lugar y momento “adecuado” porque “la demanda de nuestros productos crecerá en cantidad y calidad en las próximas décadas”.

Además “no hoy otra región que tenga las condiciones de las Américas para proveer los alimentos que se demandarán y bajo lo que llamamos una agricultura post granaria proveer materia prima para la construcción, la vestimenta, medicinas y otros usos múltiples”.

Definió la región como una “gran plataforma fotosintética que convierte sol y agua en múltiples productos que salen de nuestros valles, llanuras, bosques, montañas, nuestros mares y ríos”.

Aquí tenemos agua “abundante y barata” como no hay en otro lugar del planeta, pero “sobre todo tenemos una cultura sobre cómo cultivar”, lo que nos viene de la “América ancestral y remota, adquirida y mejorada por las migraciones recientes”.

“Sobre estos fundamentos nos encontramos cabalgando sobre una convergencia tecnológica sin antecedentes ni límites conocidos”, subrayó.

“La biotecnología permite diseñar plantas transformándolas en fábricas que absorben en bióxido de carbono y utilizan la energía solar. Son la base de la nueva revolución industrial verde que ocurrirá en las zonas rurales de nuestro continente. Serán acompañadas por una nueva química, la microbiología, que domestica a los microorganismos y los transforma en nuevos obreros, y por tecnologías para sembrar sin remover la tierra”, describió y subrayó que “por primera vez en la historia agricultor no es sinónimo de labrador”.

“La robótica, la agricultura de precisión, la nanotecnología, la gestión basada en inteligencia artificial, el internet de las cosas, el aprendizaje de las máquinas, la uberización de la logística y los servicios, cambiarán las formas de organización, la división de los trabajos y el uso de los activos”, indicó el el presidente de Los Grobo.

“Los pueblos de las Américas debemos recibir estas transformación con esperanza y autotransformarlas para internalizarlas. Los empresarios tenemos el desafío de crear ecosistemas de negocios sustentables e inclusivos, integrando actividades complejas y diversas (…), un ejemplo de ello es la integración de los agronegocios con la gastronomía y el turismo, y los servicios basados en tecnología de información que convergen para hacer estos productos más competitivos, sustentables y de mayor valor”, dijo.

NECESITAMOS UN ESTADO QUE LIDERE.

Grobocopatel agregó que los empresarios de América están dispuestos a invertir arriesgando sus capitales, pero necesitan de “tecnología dura y blanda”, pero también “un Estado de este tiempo, un Estado facilitador, constructor de bienes públicos; un Estado que aprenda y cambie permanentemente, un Estado que lidere los cambios y los transforme en una gesta colectiva”.

Es necesario “hacer las cosas bien, y hacerlas rápido”, finalizó.

(Foto de El Día).

Compartir en: