09 de Diciembre de 2019
Máx. Min.
Agricultura 23 de Octubre de 2019

Tecnología Clearfield, una herramienta fundamental para campos con problemas de arroz rojo

Entrevistado por Horacio Jaume, el Ing. Agr. Martín Píriz (responsable técnico de BASF) dijo que no se trata de un transgénico y que se utiliza en varios países entre los que se encuentra Uruguay, con la investigación y el trabajo técnico del INIA.

Agricultura 23 de Octubre de 2019

Tecnología Clearfield, una herramienta fundamental para campos con problemas de arroz rojo

Entrevistado por Horacio Jaume, el Ing. Agr. Martín Píriz (responsable técnico de BASF) dijo que no se trata de un transgénico y que se utiliza en varios países entre los que se encuentra Uruguay, con la investigación y el trabajo técnico del INIA.

Montevideo – TodoElCampo – La compañía química BASF generó a través de la Universidad de Luisiana y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria de Argentina el sistema Clearfield para el tratamiento de semillas y control de las malezas. Se trata de genes “tolerantes a una familia de herbicidas”. En un acuerdo con el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) “se incorporaron esos genes a las variedades de INIA” y en pocos años “van apareciendo las variedades buenas adaptadas a Uruguay, justamente con esta característica Clearfield que es resistente a nuestros herbicidas” que “se siembra, se aplica el  Clearfield y se controla el arroz rojo y las malezas difíciles”, explicó el responsable técnico de BASF Ing. Agr. Martín Píriz.

Entrevistado por Horacio Jaume, el técnico dijo que no se trata de un transgénico y que se utiliza en varios países entre los que se encuentra Uruguay, con la investigación y el trabajo técnico del INIA.

Horacio Jaume: ¿O sea que usas un herbicida total y no perjudicas a la planta de arroz?

Martín Píriz: Exacto. La tolerancia que tienen las variedades al herbicida es muy alta, y aplicándolo dos veces o en los repasos, la tolerancia que tienen las variedades es excepcional, no les hace absolutamente nada. Es un sistema muy seguro utilizando la dosis correcta para controlar arroz rojo y malezas, y por otro lado no tenemos efecto sobre el arroz, es un sistema que funciona muy bien y es una herramienta fundamental para aquellos campos infectados de arroz rojo, donde con un arroz convencional se producen 60/80 bolsas y cuando vamos a un arroz Clearfield se producen 180 o 200 bolsas sin ningún problema.

¿Qué cuidados hay que tener para que sea una herramienta que dure mucho tiempo?

Al ser una herramienta muy buena sobre el arroz rojo tenemos que llevar los controles a cerca de un cien por ciento, por eso las dos aplicaciones, las dosis correctas, usar el Clearfield que es el herbicida correcto.

Tenemos que ir a controles muy cercanos al cien por ciento porque si quedan más plantas de arroz rojo y no se puede hacer un rowing, esa planta de arroz rojo se puede cruzar con el arroz Clearfield, y puede pasar que al otro año o dos años empiecen a aparecer plantas de arroz rojo con resistencia. Si eso sucede, que aparezcan plantas de arroz rojo resistentes, se pierde la tecnología. La forma de evitarlo es utilizando el Clearfield, utilizando semillas certificadas, es decir no usando bolsa blanca que está prohibido y tendría el arroz rojo cruzado que es algo que pasó mucho en el sur de Brasil, con la expansión de la bolsa blanca se perdió la tecnología en dos o tres años.

Manteniendo estas recomendaciones la tecnología se puede rotar con pasturas.

¿En Brasil qué fue lo que sucedió?, ¿no se tuvo cuidado en las dosificaciones?  

Hubo varios aspectos, pero los dos aspectos fundamentales son el uso de la bolsa blanca y el uso de un producto no recomendado.

Es importante tener conciencia y que cada productor sea responsable por lo suyo. No es una semilla que vuele, y si cada productor mantiene el uso de semillas certificadas, la recomendación, el producto, la limpieza de las máquinas que lleguen de otros predios, etc., tiene para muchos años sin ningún problema.

¿Las variedades Clearfield son de grano largo y americano?

Sí, son variedades de grano largo, calidad americana, algunas para otros mercados. Son variedades de alto potencial y alta calidad culinaria e industrial, eso hace que la expansión del Clearfield hoy sea de casi 40.000 hectáreas, es un área muy importante pero hay que cuidarla y en eso nos están dando la mano los molinos, ACA (Asociación de Cultivadores de Arros), e INIA.

También existen híbridos Clearfield que están presentes en el mercado con un manejo muy similar, y requieren que se mantengan las recomendaciones.

¿Aspiran a aumentar el área?

Sí, posiblemente haya un aumento de área en la medida en que van apareciendo mayores problemas en algunas zonas.

Fundamentalmente hay que tener en cuenta el tema de las rotaciones: dos años máximo Clearfield y después rotar con pasturas o con otro sistema cuando lo tengamos. Si ya el primer año tengo problema con algún rojo resistente hay que ir a una rotación.

Tenemos un acuerdo con INIA para el análisis de plantas de arroz rojo que supuestamente sean resistentes. INIA tiene un sistema por el cual lo detecta rápidamente y le da al productor un servicio con recomendaciones para mantener el sistema durante muchos años.

Es muy importante rotar con diferentes familias de herbicidas, arroz convencional, arroz Clearfield, pasturas, soja. La rotación es fundamental para mantener la tecnología tanto Clearfield como otro tipo de producto para que se mantenga en el mercado como una herramienta.

¿Cómo se hace la incorporación del gen Clearfield?

No es un transgénico ni organismo modificado genéticamente, esa es una gran diferencia con otro tipo de tecnologías, y no ser transgénicos es una gran ventaja para salir al mercado y venderlo.

¿Hay posibilidad de llegar con esa característica a la variedad Merin o 144?

Sí, el INIA está trabajando en eso y posiblemente en los próximos años tengamos variedades de primera línea Clearfield y eso es una ventaja para los productores.

¿Qué países aplican esa tecnología?

 La aplican muchos países: Estados Unidos, Colombia, Brasil, Argentina, Uruguay. El éxito depende de las personas, del sistema, de cómo esté armado. Una de las mejores experiencias es el caso de Uruguay con algunas luces amarillas que tenemos que tomar en cuenta, y hay otros países donde la tecnología se ha perdido.

Compartir en: