21 de Junio de 2018
Máx. Min.
Lechería 26 de Julio de 2017

Tambos afectados sanitariamente por las lluvias

Miguel Teperino mencionó que las lluvias nos han estado acompañando y que se anuncia que así continuará, eso además de las temperaturas más elevadas conforman un ambiente “más desafiante en cuanto a lo microbiológico”

Lechería 26 de Julio de 2017

Tambos afectados sanitariamente por las lluvias

Miguel Teperino mencionó que las lluvias nos han estado acompañando y que se anuncia que así continuará, eso además de las temperaturas más elevadas conforman un ambiente “más desafiante en cuanto a lo microbiológico”

Montevideo – TodoElCampo – La lluvias están generando dificultades sanitarias en el ganado lechero, una situación que no es rara en los inviernos con las características del presente. El Ing. Agr. Miguel Teperino dijo que es importante hacer un buen manejo del tambo y de las vacas todo el año, no sólo cuando aparecen las lluvias con sus desafíos.

Teperino dijo que el actual es un “invierno benévolo” sobre el cual “no nos podemos quejar”, sin embargo con él también llegan las lluvias “que son propias de la estación” invernal, y también llega “el barro que siempre es un enemigo a respetar” pues “complica las rutinas de los establecimientos a todo nivel”.

Mencionó que las lluvias nos han estado acompañando y que se anuncia que así continuará, eso además de las temperaturas más elevadas conforman un ambiente “más desafiante en cuanto a lo microbiológico”.

El barro es un portador de agentes patógenos de todo tipo, por lo cual siempre se asocia la presencia de él con la ocurrencia de nuevos casos de mastitis, mastitis ambientales y demás”.

Ese desafío sanitario “es un agente de estrés no solamente para la vaca sino también para el personal que está trabajando” en los establecimientos, explicó en declaraciones a radio El Espectador.

Comentó que no es fácil lidiar todo el día con el ganado en el barro y que el tránsito con los animales “se hace más difícil, las vacas están más cansadas y estresadas, cuando la situación se prolonga comienzan los problemas de patas”.

Respecto al barro puntualizó que se generan “una serie de problemas” que no se limitan a la contaminación propia del barro, sino que “debemos destinar más tiempo a la preparación de pezones, que no es un tema nada menor que nos da bastante trabajo”.

Mientras se atienden todas esas cosas no se debe descuidar el brete anterior que se está ordeñando porque a veces se dan casos de sobreordeñe. “Eso se da porque hay que atender varias cosas y eso lleva a que descuidemos las vacas que estamos ordeñando”, advirtió Teperino.

En sus declaraciones insistió que si para el personal el barro es molesto también lo es para el ganado que debe estar todo el día y con dificultades para echarse, con las pesuñas mojadas y problemas en las patas.

UN BARRO DISTINTO AL DE NUEVA ZELANDA.

Señaló que no hay demasiada bibliografía sobre el barro, pero es “un fenómeno regional porque muchas lecherías del mundo son estabuladas”, como en Estados Unidos, gran parte de Europa, en Asia, “el barro allí no existe y no es un problema”.

Por otro lado hay regiones de sistemas pastoriles como Nueva Zelanda que “tienen un suelo distinto, son suelos franco limosos y no arcillosos como los nuestros, y entonces es otro tipo de barro”.

Ese suelo diferente que genera un barro diferente es lo que hace que a veces los centros de investigación y estudios de Nueva Zelanda recomienden no lavar los pezones. Eso “en algunos casos se puede aplicar en Uruguay pero no a rajatabla porque no podemos hacer una comparación lineal” precisamente por la diferencia de suelos, afirmó.

El barro nuestro y nuestro sistema de producción es propio de Uruguay, Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, por lo cual debemos “ajustarnos a eso” y no importar procedimientos que funcionan bien en otros países pero no acá, recomendó el técnico.

EL MANEJO DEBE SER TODO EL AÑO.

El Ing. Agr. Teperino recomendó que los aspectos de manejo deben estar presentes durante todo el año y no sólo en los períodos en que la sanidad se ve afectada. Es común que cuando comienzan las lluvias y los barros crece la demanda del sellador de pezón al doble o el triple y junto con eso crecen las consultas.

Es importante tener un manejo integrado durante todo el año, tener una buena rutina, los equipos con sus relevos preparados durante todo el año” sin olvidar “que trabajamos y vivimos de las vacas y del estado de sus pezones” como de “todo el animal”.

La norma establece que el equipo de ordeñe debe chequearse dos veces al año lo que para Uruguay es una locura”, opinó, pero si “lo hiciéramos una vez al año estaríamos contentísimos”.

Los establecimientos que hacen un buen manejo cuando llega el barro tienen una incidencia menor”, aseguró.

Compartir en: