17 de Diciembre de 2017
Máx. Min.
Lechería 06 de Diciembre de 2017

Surgieron nuevas dificultades en la negociación Fonterra-SanCor

Cuando todo parecía encaminado y más de un analista se permitía pensar en que finalmente se cerraría la operación para la última semana del reciente noviembre, Fonterra pegó un volantazo y fijó nuevas pautas y exigencias.

Lechería 06 de Diciembre de 2017

Surgieron nuevas dificultades en la negociación Fonterra-SanCor

Cuando todo parecía encaminado y más de un analista se permitía pensar en que finalmente se cerraría la operación para la última semana del reciente noviembre, Fonterra pegó un volantazo y fijó nuevas pautas y exigencias.

Buenos Aires, Argentina – TodoElCampo – Las negociaciones Fonterra-SanCor  vuelven a entrar en un terreno difícil porque la empresa de Nueva Zelanda reclama la reducción de entre 2.000 y 2.500 trabajadores, y además apunta a recuperar la línea de flanes, yogures y postres que SanCor le vendiera a Vicentín en 2016, pero ésta última no está dispuesta en perder esa rama de actividad.

Por mucho tiempo el acuerdo SanCor-Fonterra ha ocupado varias páginas en la prensa argentina y el periodismo especializado en asuntos agropecuarios y fundamentalmente lácteos. Como en toda negociación que implica a dos grandes firmas los procesos son más lentos de lo que la ansiedad humana desearía, y no hay forma de acelerarlos, además cuando todo parece encaminarse hacia la recta final suelen aparecer dificultades de última hora no por eso menos importantes.

“Cuando todo parecía encaminado y más de un analista se permitía pensar en que finalmente se cerraría la operación para la última semana del reciente noviembre, Fonterra pegó un volantazo y fijó nuevas pautas y exigencias para avanzar con la eventual asociación con SanCor”, escribió el secretario de redacción de iProfesional Patricio Eleisegui.

“Ocurre que, cuanto más se profundiza sobre la situación administrativa y financiera de la unión de cooperativas, más detalles preocupantes encuentran los equipos técnicos del gigante lácteo de Nueva Zelanda”, agrega la nota publicada ayer.

Luego de un análisis sobre la situación de SanCor, los ejecutivos de Fonterra ampliaron la lista de requerimientos para poder avanzar en las negociaciones.

Fuentes confiables afirmaron a iProfesional que ahora se trata de “reestructurar  la plantilla de personal” por Fonterra entiende que “la masa laboral de la cooperativa atenta directamente contra la supervivencia económica de la empresa” por lo que se considera necesario reducir el número de empleados en un número de entre 2.000 y 2.500 trabajadores.

La Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina (Atilra) decidió no intervenir en la inminente catarata de despidos, consigna iProfesional.

“No tenemos mucho que decir sobre lo que está pasando con la operación. Las decisiones las toma SanCor y nosotros nos enteramos por los medios. No nos consulta nadie ni tampoco se nos informa de la situación interna. Si la idea es promover esos despidos, no nos han notificado de nada” dijo un sindicalista al citado portal.

Pero desde Nueva Zelanda también se exige un nuevo cronograma de renegociación con los acreedores de la unión de cooperativas. SanCor adeuda hasta $ 8.000 millones.

La última demanda incorporada a la negociación entre Fonterra y SanCor corresponde al pedido de que la dirigencia de la firma local establezca diálogos con la empresa Vicentín para la recompra de la línea de flanes, yogures y postres que SanCor le vendiera por U$S 100 millones hace casi un año y medio.

El problema es que Vicentín no evalúa desprenderse de esos productos, menos por la oferta de SanCor que sería por un poco más de U$S 65 millones, un total claramente inferior a lo que pagó en junio de 2016.

Fonterra considera limitada las posibilidades de recuperar SanCor sin esa gama de productos que retiene Vicentín.

(Foto Sunchales Hoy).

Compartir en: