18 de Agosto de 2018
Máx. Min.
Vacunos 09 de Marzo de 2018

Stanham: Si dejamos la trazabilidad perdemos mercados

“Para China es importante la trazabilidad de los animales”, resaltó Stanham. El protocolo sanitario que Uruguay tiene con China no exige la trazabilidad, pero son conscientes de que la tenemos y, por lo tanto, la valoran.

Vacunos 09 de Marzo de 2018

Stanham: Si dejamos la trazabilidad perdemos mercados

“Para China es importante la trazabilidad de los animales”, resaltó Stanham. El protocolo sanitario que Uruguay tiene con China no exige la trazabilidad, pero son conscientes de que la tenemos y, por lo tanto, la valoran.

Montevideo – TodoElCampo – Tomando como base la experiencia de comprar carne en Uruguay donde se aplica la trazabilidad en todo el universo de la producción, China comenzó a exigir a sus proveedores el sistema de trazabilidad. La trazabilidad uruguaya “es valorada en el mundo y es útil, por lo cual debemos seguir aplicándolo para asegurar los mercados”, dijo el presidente del Instituto Nacional de Carnes Federico Stanham. “No hay discusión al respecto, porque perderíamos mercados como la Unión Europea o el Never Ever 3 con Estados Unidos”, añadió.

 “La trazabilidad es la identificación individual obligatoria de cada bovino y el control de sus movimientos entre campos o cuando se envía a faena, por lo que cada movimiento está registrado en el Ministerio de Ganadería”, precisó Stanham, en entrevista con la Secretaría de Comunicación Institucional que difundió la web de Presidencia.

El presidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC) remarcó que inicialmente esta iniciativa se concretó por un tema sanitario, para demostrarle determinadas exigencias a la Unión Europea, y que evolucionó en la medida en que otros países, particularmente China, agregaron requerimientos.

En lo transcurrido de este año ingresaron divisas al país por 317 millones de  dólares por exportaciones cárnicas, un 24 % más que en igual lapso de 2017. China es el principal destino de esas ventas, con 131 millones de dólares, que equivalen al 41 % del total, seguido con 17 % de la Unión Europea y 14 % del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN, también conocido como Nafta, por su sigla en inglés), conformado por Estados Unidos, México y Canadá.

“Para China es importante la trazabilidad de los animales”, resaltó Stanham. El protocolo sanitario que Uruguay tiene con China no exige la trazabilidad, pero son conscientes de que la tenemos y, por lo tanto, la valoran, al punto de que agregaron en sus protocolos a otros destinos, como Estados Unidos, la condición de que tengan una trazabilidad parecida a la uruguaya”, añadió.

De modo de perfeccionar la inserción de las carnes nacionales en el país asiático, el INAC y China Certification & Inspection Group firmaron un convenio en la pasada edición de la cumbre China-LAC en Punta del Este.

“Se suma la trazabilidad industrial a la de campo”, distinguió el entrevistado. El objetivo del convenio es diferenciar nuestras carnes a través de la puesta en funcionamiento de una plataforma de trazabilidad comercial, mediante un procedimiento de certificación de cada corte que asegure y preserve la identidad de los productos a lo largo del proceso de producción, procesado y distribución.

El sistema permite acoplar a los productos cárnicos exportados información relevante para los consumidores a través de aplicaciones para celulares, de forma de garantizar todo aquello que es valorado en la decisión de compra (origen, autenticidad, especificaciones de producto y control de procesos, entre otros).

“Es un plus que tenemos, y a medida que lo exijan o soliciten lo podemos demostrar”, enfatizó Stanham, quien afirmó que la trazabilidad, además, permite que Uruguay exporte, en el marco de la Cuota 481, a la Unión Europea, y a Estados Unidos, del programa Never Ever 3.

“La trazabilidad genera un esfuerzo adicional en la cadena público-privada y permite, entre otros atributos del sistema de producción local, un posicionamiento importante en los mercados internacionales”, sostuvo.

“Que China ponga esto como condición a sus exportadores es un ejemplo de su utilidad y demuestra que no admite mucha discusión si proseguimos o no con este sistema. Tal vez deben hacerse mejoras como en todo sistema continuo”, sentenció.

“Está claro que no podemos dejar de tener trazabilidad animal porque perderíamos mercados”, aseveró.

(Foto de Valdez y Cía).

Compartir en: