21 de Octubre de 2018
Máx. Min.
Apicultura 15 de Marzo de 2018

Situación de la apicultura en la región este del país

“En contraposición a la referida heterogeneidad de situaciones de origen ambiental, existe una gran uniformidad de situación de dificultades económico-financieras, que afectan a todo el sector”

Apicultura 15 de Marzo de 2018

Situación de la apicultura en la región este del país

“En contraposición a la referida heterogeneidad de situaciones de origen ambiental, existe una gran uniformidad de situación de dificultades económico-financieras, que afectan a todo el sector”

Treinta y Tres – TodoElCampo – La biodiversidad de la región este del país brinda optimismo a la apicultura ya que le permitiría atravesar “sin grandes traumatismos” las “mismas condiciones desfavorables” que el sector atraviesa en todo el país, concluye uno de los informes sobre la producción apícola presentado en la reunión del Centro Apícola Regional (CAR) realizada en la segunda semana de marzo.

El informe analiza la producción apícola en los departamentos de Cerro Largo, Lavalleja, Maldonado, Treinta y Tres y Rocha.

En su introducción expresa que el fenómeno de La Niña “impacta fuertemente en la actividad apícola” y debido a “la gran heterogeneidad de agro- ecosistemas de la región este, dicho impacto se manifiesta de diversas formas”.

Por ejemplo Treinta y Tres reporta que “la carqueja ha desaparecido”, pero Rocha y Lavalleja informan que “el acopio de néctar y polen está basado fundamentalmente en la carqueja y la chilca”, mientras que desde Maldonado “llega la información de que en zona de sierras, las colmenas están bien”.

En contraposición a la referida heterogeneidad de situaciones de origen ambiental, existe una gran uniformidad de situación de dificultades económico-financieras, que afectan a todo el sector”, agrega.

A continuación se transcriben la referencia que el informe realiza en los departamentos de Cerro Largo, Lavalleja, Maldonado, Treinta y Tres y Rocha.

CERRO LARGO.

El factor climático continúa jugando en contra al sector apícola de la zona, las escasas lluvias del verano han hecho que las colmenas no se recuperen en buena forma de la mala primavera donde se comenzó a gestar una temporada muy adversa.

Esto ha ocasionado que al perder “estado” las colmenas presenten síntomas de infección por varroa fuera de lo común.

Muchos productores curaron sus colmenas contra el parásito pese a la mala situación económica que los apremia.

La seca y la casi ausente entrada de néctar, pero sobre todo nula presencia de polen, también ha ocasionado casos de desnutrición evidenciados por la mala calidad de los cuadros de cría y la subsiguiente generación de abejas por lo que va decayendo la calidad y cantidad de la población.

Los apicultores más tecnificados y con más colmenas ven la trashumancia a campos forestados como una oportunidad de “empatar los números”, pero cabe apuntar que en la zona éstos pueden contarse con los dedos de una mano. En la zona norte del departamento hay una buena entrada de néctar de E. Grandis. en colmenas bien pobladas provenientes del sur del país.

La miel no ha aparecido aún por las salas de extracción y en las zonas que sí lo ha hecho no ha alcanzado al 10 % de las cosechas normales para la época.

Esta situación se ha visto agravada con los malísimos precios que se ofrecen por la miel, U$S 1,70 por kilo, lo que ha enlentecido, si no estancado los negocios en lo que va del año.

También han continuado los casos de muertes de colmenas por intoxicación con fitosanitarios asociados a cultivos de arroz o soja en las cercanías a la ciudad de Melo y en el balneario Laguna Merín. Lo que hace repensar la permanencia de algunos productores en el sector.

He recogido el sentir de algunos colegas viejos en la actividad que dicen no recordar otra temporada peor que ésta.

LAVALLEJA.

Las colmenas están lindas, parejas en la mayoría de los lugares y con entrada de néctar.

Muy menguada la cosecha de primavera, solo se podría decir que en ningún caso superó los 15 kilos de promedio y en varios lugares No se pudo cosechar por la faltante de agua, que además hay lugares que están complicados por falta de la misma.

En estos momentos las colmenas están trabajando la carqueja y chirca en su mayoría, más lo que resta de montes nativos, ribereños y en menor medida los eucalyptus grandis para quienes mueven colmenas o tienen alguna forestal cerca.

En estos momentos los apicultores nos estamos jugando la segunda parte de la zafra con mucha ansiedad por ver si al menos se puede empatar y no perder dinero.

Más allá del punto de vista productivo y climático se le sigue sumando el problema de precios bajos y problemas en lo comercial, de lo cual hay mucha lentitud en concretar negocios.

En el mes de febrero se avisa de Nidera, unas de las principales compradoras de miel en estos últimos años, la renuncia de su gerente.

Los motivos serían variados pero se destacan la compra de Nidera a través de Cofco internacional, cambios en la estrategia de la empresa y un panorama comercial no muy claro a futuro por parte de esta empresa en el rubro miel.

En lo sanitario las colmenas están en buen estado y con poca carga de varroa.

En lo gremial, se trabaja en lo que respecta al próximo congreso latinoamericano de apicultura a desarrollarse en Montevideo en agosto próximo.

Para marzo está prevista una reunión de los apicultores de Lavalleja con la mesa de desarrollo departamental, la sociedad apícola uruguaya y la intendencia; las noticias que surjan de dicha reunión se las haremos llegar a la brevedad.

MALDONADO.

El estado de las colmenas en la zona de sierras es bueno, con una menguada producción. En primavera y verano no se cosechó. Con valores de la miel absolutamente deprimidos, con un intento de hacer un remate y, en definitiva, un desastre. Ante las versiones de problemas de calidad, se pone en duda los resultados de los supuestos análisis, por interés comercial (posible intención de comprar cosechas a precios muy bajos).

TREINTA Y TRES.

Producción de miel muy escasa. Algunos productores no han podido sacar un solo kilo. Otros, alrededor del 50 % de lo obtenido en la zafra anterior. El actual déficit hídrico, está perjudicando mucho. Hay zonas que desde fines de diciembre no llueve y otras que han recibido escasos niveles de agua de lluvia.

Las colmenas están bien de sanidad, de población, con buena cantidad de cría, pero están acopiando el alimento apenas necesario para sobrevivir. No se ven casi enjambres, la carqueja ha desaparecido en algunos campos. La mayoría de los apicultores están “jugados” al eucaliptus grandis, pero si continúa la sequía, se prevé un resultado incierto. En algunos casos, la opción que han tomado, ha sido “cerrar” las colmenas, en lugar de trasladarlas a esas forestaciones, por dicho motivo de resultado incierto.

ROCHA.

Situación que también presenta diferencias entre los diversos agro-ecosistemas. El régimen de lluvias, también muy desparejo, ha determinado que en algunos casos de semilleros y/o praderas de leguminosas, las floraciones hayan sido de poca persistencia en el tiempo, ya que la pérdida rápida de humedad de los suelos, determina que los ciclos de los vegetales se “acorten”, a fin de poder completarse. Algunos apicultores, optamos por no intentar cosecha de primavera-verano en virtud de los muy altos costos operativos, a los muy bajos rendimientos esperados y a la gran incertidumbre en los precios.

En “las puertas del otoño”, aquellos sitios donde existe abundancia de carqueja y chilca y que además cuentan con suelos con buena capacidad de “cosecha de agua”, que a su vez han sido beneficiados con algunas lluvias, las colmenas, han aumentado su población, con una escasa acumulación de miel, que podría transformarse en una pequeña cosecha antes del invierno.

En cuanto a situación sanitaria, se observa que están en excelente estado, por lo cual pueden aprovechar muy bien estas floraciones. También se comienzan a ver enjambres, siendo necesario intervenir con manejos para evitar una enjambrazón masiva.

En definitiva, se espera que se llegue a las floraciones invernales de zonas costeras, (Acacia longuifolia) con colmenas muy pobladas, con capacidad de ser multiplicadas.

En lo referente a la comercialización, estamos afectados por la misma parálisis de los mercados, con valores muy deprimidos. En cuanto a los costos, su incremento determina una relación insumo / producto muy desfavorable al productor.

CONCLUSIÓN.

Se puede decir que nuestra región Este, se ve afectada por las mismas condicionantes desfavorables por las que atraviesa el sector, a nivel país. Gracias a la gran ventaja que significa contar con la gran biodiversidad de esta zona, los impactos se amortiguan y tal vez se atraviese esta difícil situación, sin grandes “traumatismos”, lo cual hace pensar una vez más, en lo mucho que dependemos de la capacidad de resistencia y de resciliencia de nuestros ecosistemas.

También cabe agregar que otra fortaleza del sector en nuestra región, es una pluriactividad generalizada en un gran porcentaje de la población de apicultores. Pluriactividad que, si bien siempre genera desarraigo, constituye una eficiente estrategia adaptativa, que posibilita resistir y permanecer.

Compartir en: