17 de Julio de 2018
Máx. Min.
Apicultura 03 de Febrero de 2018

Si ves la barba de tu vecino arder… ¿qué hacer?

Christophe Lhéritier: “En estos momentos que lloramos (con razón) porque los asiáticos inundan el mundo de miel dudosa, los que tienen miel genuina poco la defienden”.

Apicultura 03 de Febrero de 2018

Si ves la barba de tu vecino arder… ¿qué hacer?

Christophe Lhéritier: “En estos momentos que lloramos (con razón) porque los asiáticos inundan el mundo de miel dudosa, los que tienen miel genuina poco la defienden”.

Christophe Lhéritier – Montevideo – TodoElCampo – Las reacciones del mercado argentino de la miel siempre han sido impredecibles. Remontamos a más de 15 años atrás cuando nos sorprenden con la contaminación con Nitrofuranos y lo rápido que lo solucionaron. Después las políticas económicas bizarras de corralitos, ley de compensaciones, diferentes valores de una misma moneda, pesificación, IVA, detracciones, ley de compensación, etc. Tantas variantes como uno pueda imaginar para mezclar los vasitos y esconder la bolita. Los inteligentes y los vivos salen cobrando bien y los otros si no terminan aprendiendo a serlo: ¡chau!

Dejamos a la acusación de dumping de parte de los apicultores yanquis para lo último porque tenía un trasfondo de normativas eludidas, impuestos no pagos que no dejaban cerrar números. En cada episodio del culebrón político argentino, el mercado prepara la cerveza, el pop (o pocholo) se sienta y mira.

En este momento algunos exportadores se animan a hacer ventas a Estados Unidos a precios que no se justifican sabiendo lo que manejan en el mercado interno.

¿Y yo por qué me meto? Tengo derecho a decir algo porque mi negocio y mi apicultura sufren por estas negociaciones con importadores yanquis.

Porque eso desvaloriza mieles similares, de otros orígenes y por supuesto la nuestra. En estos momentos que lloramos (con razón) porque los asiáticos inundan el mundo de miel dudosa, los que tienen miel genuina poco la defienden.

Y por más que no quiera pensarlo, uno trata de saber si por ahí la miel no sería un escape para justificar compras no declaradas de algún otro producto del campo argentino. No lo sabemos pero hay alguna posibilidad. O puede que sea especulación a la baja (¿más aún?).

Quizás, como el tero, ponen el grito en un lado y los huevos en otro. Porque dicen que la cosecha está atrasada, hay poca disponibilidad, y va a ser mediocre por el clima: pero será que la cosecha argentina superará con creces la del año anterior?

En todo caso Argentina no tiene stock de 2017, no tiene grandes problemas de calidad, no hay desesperación por vender.

Ojalá no se les ocurra a los apicultores  yanquies revolver el enjambre.

Compartir en: