17 de Diciembre de 2017
Máx. Min.
Vacunos 23 de Noviembre de 2017

Rusia prohíbe la importación de carne vacuna y porcina de Brasil

“La eventual ganancia de corto plazo será mucho menos importante que los daños potenciales que conlleva esta situación a toda la cadena cárnica”,

Vacunos 23 de Noviembre de 2017

Rusia prohíbe la importación de carne vacuna y porcina de Brasil

“La eventual ganancia de corto plazo será mucho menos importante que los daños potenciales que conlleva esta situación a toda la cadena cárnica”,

Brasilia, Brasil – TodoElCampo – En 2016 Rusia fue el cuarto mayor mercado para las exportaciones de carne vacuna brasileña detrás de Hong Kong, China y Egipto, informó la Asociación Brasileña de las Industrias Exportadoras de Carne. Por lo anterior la decisión de las autoridades rusas de suspender la importación de vacunos y porcinos implica un fuerte golpe a la economía.

Ayer trascendió que la medida se debe al reiterado hallazgo de residuos de promotores de crecimiento como la ractopamina que el mercado ruso no acepta, el gobierno de Michel Temer se comunicó con las autoridades sanitarias rusas para solicitar los informes sobre la detección de esa sustancia, a partir de lo cual iniciará una investigación, informaron fuentes oficiales a la agencia Reporte Brasil.

La decisión del Servicio Federal de Control Veterinario y Fitosanitario de Rusia (Rosseljoznadzor) de prohibir temporalmente la importación de carne de vacuno y de cerdo procedente de Brasil a partir del 1 de diciembre no sólo afecta las ventas de este país al exterior sino que también la disponibilidad de esos productos en el mercado interno. Valor Carne aseguró que los países del Mercosur no estarían en condiciones de cubrir la demanda rusa.

Rusia es el cuarto destino de las exportaciones de esos productos que realza Brasil, a su vez Brasil es el principal proveedor de ambos productos al mercado ruso.

LA REACCIÓN DE BRASIL.

Cuando se conoció la medida adoptada por Rusia el Ministerio de Agricultura “solicitó el envío de los certificados” de los servicios de inspección, así como los informes de laboratorio “indicando la presencia del estimulante de crecimiento” a fin de hacer “una investigación interna y, consecuentemente, las correcciones necesarias en caso positivo”, según un comunicado oficial.

El Ministerio de Agricultura subrayó que “hasta el momento no ha recibido por parte del gobierno ruso ninguna notificación de suspensión de las carnes bovina y porcina brasileñas”, solo el aviso sobre la presencia de ractopamina, un fármaco empleado como aditivo para promover el crecimiento muscular del animal.

Brasil se defendió señalando que utiliza “el sistema de segregación de cerdos para la exportación de carne a Rusia, lo que imposibilitaría la detección de ractopamina”, publicó EFE.

Recientemente Rosseljoznadzor anunció que impondrá un régimen de control adicional a los productos cárnicos provenientes de seis compañías brasileñas cuyos suministros no se corresponden con las normas veterinarias y sanitarias rusas.

NO HAY QUE ALEGRARSE.

Miguel Gorelik, director de Valor Carne, escribió que los países del Mercosur “harían muy mal en alegrarse por esta situación” que perjudica a Brasil porque “las malas noticias se desparraman y provocan consecuencias que son difíciles de prever entre los consumidores”.

La eventual ganancia de corto plazo será mucho menos importante que los daños potenciales que conlleva esta situación a toda la cadena cárnica”, agrega.

En todo caso, un beneficio que se puede derivar de esto, inclusive para Brasil, es revisar cómo la región está manejando todos los temas sanitarios y cómo se los puede mejorar para no volver a chocar con la misma piedra”, concluyó Gorelik.

(Con datos de Reporte Brasil, Valor Carne y EFE).

Compartir en: