16 de Octubre de 2019
Máx. Min.
Vacunos 11 de Julio de 2019

Rosgan: “Articular herramientas financieras” para cumplir con la exportación “sin comprometer la producción futura”

“El efecto de la llamada ‘vaca china’” incrementó la participación de hembras “en 2 puntos durante el segundo semestre de 2018 y 2 puntos más durante el primer semestre del corriente año.

Vacunos 11 de Julio de 2019

Rosgan: “Articular herramientas financieras” para cumplir con la exportación “sin comprometer la producción futura”

“El efecto de la llamada ‘vaca china’” incrementó la participación de hembras “en 2 puntos durante el segundo semestre de 2018 y 2 puntos más durante el primer semestre del corriente año.

Rosario, Santa Fe, Argentina – TodoElCampo – El alto número de faena de hembras que registra la ganadería argentina ha hecho sonar varias alarmas. Los datos oficiales de fines de mayo indican que la participación de hembras alcanza el 52 % de la faena total, esto es 5 % más que en igual período de 2018. Si lo que se quiere es cumplir con lo que se ha llamado “la vaca china” y aprovechar la reinserción argentina en el mercado de exportación para que se favorezca toda la cadena, es necesario articular herramientas -especialmente financieras- que permitan reconectar los distintos canales de comercialización, interno y externo” para que la mayor demanda genere más ingresos “sin comprometer la producción futura”, afirma el último informe de Rosgan fechado ayer.

Rosgan, el mercado ganadero que integra la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) comentó que esa “fenomenal tasa de extracción de hembras se da en un contexto de muy bajos precios tanto para la vaquillona preñada como para el ternero de invernada y valores sin precedentes para la vaca de descarte vacía -o no- en todas sus categorías”.

Los resultados de la cría continúan sostenidos principalmente por el buen valor de las vacas de descarte, por lo que “el hecho de poder valorizar bien los refugos da al productor un recupero extra que normalmente no percibía el negocio”, comenta Rosgan.

Las preguntas que se imponen son: “¿Hasta cuándo ese ingreso puede subsidiar los resultados de la cría sin comprometer las futuras pariciones?”, y “¿cuál es el punto de equilibrio a partir del cual comenzará a ceder el nivel de oferta?” Enseguida añade que al observar la evolución de la faena surge que “el promedio de vacas en los últimos 10 años se ha mantenido ciertamente estabilizado en torno al 18 % del total faenado”.

Pero “el efecto de la llamada ‘vaca china’” incrementó la participación de hembras “en 2 puntos durante el segundo semestre de 2018 y 2 puntos más durante el primer semestre del corriente año. Sin embargo, haciendo una apertura mensual del último período, vemos que los datos preliminares de faena de junio comienzan a marcar un cambio de tendencia, tras ceder más de 1,5 puntos luego de seis meses de constantes incrementos”, afirma Rosgan.

Los datos oficiales no aportan información sobre la evolución de la faena de terneras y vaquillonas “que actualmente se encuentran unificadas”, pero “estas categorías también muestran una muy leve caída en la participación de faena en los últimos tres meses”.

La semana pasada en el Mercado de Liniers los valores de la vaca conserva y manufactura “se han disociado totalmente del resto de las categorías, mostrando subas históricas”, y “es probable que el mercado este comenzando a dar las primeras señales de agotamiento de la oferta”, advierte el análisis.

Rosgan alertó que “el gran riesgo” es “el desorden que pueden generar en los precios relativos entre las distintas categorías”.

Al hacer una relación entre el valor de reposición de un vientre con el valor de una vaquillona preñada en relación al valor de una vaca conserva (400 Kg.) destaca que “el precio de una vaquillona preñada equivale a 1,93 vacas conserva, muy inferior a los 2,15 de junio 2018 y a los 2,46 promedio de los últimos 5 años, explicado principalmente por el incremento de la conserva”.

“Si el mayor descarte de vacas que se está dando por los buenos valores  se invirtiera en reposición de vientres o incluso en financiar una mayor retención de terneras, los futuros destetes no se verían amenazados”, estima, pero “parte de este descarte representa para el productor un ingreso genuino destinado a cancelar deuda o pagar gastos corrientes, ante la falta de alternativas de financiamiento, comercialmente accesibles”, subraya el análisis.

ARTICULAR HERRAMIENTAS, ESPECIALMENTE FINANCIERAS.

Si lo que se quiere es que la reinserción argentina en el mercado de exportación “se traduzca en un período de ‘vacas gordas’ para toda la cadena, es necesario articular herramientas -especialmente financieras- que permitan reconectar los distintos canales de comercialización, interno y externo”.

De esa forma la mayor demanda generará más ingresos “sin comprometer la producción futura”, finaliza.

Compartir en: