20 de Julio de 2018
Máx. Min.
Actualidad 19 de Mayo de 2016

"No es linda ni baila bien"

"No es linda ni baila bien, pero sirve", me decía un buen amigo rematador. Y recuerdo ahora la frase porque creo que al Uruguay de hoy le está pasando un poco eso.

Actualidad 19 de Mayo de 2016

"No es linda ni baila bien"

"No es linda ni baila bien, pero sirve", me decía un buen amigo rematador. Y recuerdo ahora la frase porque creo que al Uruguay de hoy le está pasando un poco eso.

Montevideo. TodoElCampo/Horacio Jaume-"No es linda ni baila bien, pero sirve", me decía un buen amigo rematador. Y recuerdo ahora la frase porque creo que al Uruguay de hoy le está pasando un poco eso.

Durante unos cuantos años cada uno eligió lo que quería ser, y hasta había margen para ponerse pretenciosos. Comentarios como "...más vale que arriesgue otro, yo lo miro", y otros similares, eran de rutina. Recuerdo, por ejemplo, el caso de una estación de servicio que decidió no despachar nafta a las motos. Sostenían que al dueño no le servía porque se perdía mucho tiempo para ganar muy poco, y que además, tampoco le servía al empleado, porque se casi no generaban propinas.

Eran otras realidades, y la bonanza se vivía de distintas maneras, a las que había que amoldarse sin perder las costumbres.

En la economía doméstica cada persona o cada familia debe "presupuestar" su vida, e ir regulando sus gastos de acuerdo con sus ingresos, y siempre considerar el rubro "extras", que pueden ser desde la atención de un problema imprevisto de salud, hasta realizar un viaje o cambiar el auto. 

Cuando se pierde pie en esto que parece tan sencillo, las cosas dejan de andar bien, o directamente dejan de andar. 

Al Uruguay le pasó, y las preguntas surgen: ¿en qué momento perdió pie?, ¿cuál fue la cuenta que se olvidó?

¿Fueron las "extras" que no se tuvieron en cuenta?,  o quizás se gastó de más, pensando en que la época de bonanza iba a ser más extensa o que lo que se vivía  iba a ser permanente.

Quien trate de descifrar este tema, tendrá como único premio saber qué fue lo que pasó, pero no va a poder arreglar lo que se perdió.

Hoy la pregunta es ¿cómo salimos de una situación tan comprometida?

¿Cuáles son las primeras señales y qué es lo que preocupa?.

El partido de gobierno, frente a una situación como la actual, no solamente muestra serias contradicciones internas, sino que además le cuesta tomar algunas determinaciones y entra en casi una parálisis. 

Nunca sabremos  si la noche es muy "negra", o si el susto producto de una situación distinta no les permite pensar. De tanto jugar para la tribuna se puede llegar a pensar que ésta tiene la verdad. La tribuna no quiere problemas, quiere divertirse, pasarla bien, y si algo no le gusta, chifla.

Es tan sencillo como eso.

Se terminaron las teorías y las promesas y ahora todo es más difícil. Está todo roto, no sólo parte, todo.

Hay que trabajar, arreglar, y además vivir, ¿Con qué herramientas contamos?, ¿dónde vamos a ir a buscar fuerzas y plata?

El Uruguay hasta ahora conoce un solo trillo, pero para que el caballo tire, hay que darle de comer. 

 

(Fotografía: bcu.gub.uy) 

Compartir en: