23 de Setiembre de 2017
Máx. Min.
Política 17 de Abril de 2017

Quieren prohibir las jineteadas

Ojalá todos los caballos "trabajaran" solo unos segundos al día y pocas veces al año como lo hacen los de las tropillas de jineteadas. Entramos en la tontería de lo "políticamente correcto" de personas absolutamente citadinas.

Política 17 de Abril de 2017

Quieren prohibir las jineteadas

Ojalá todos los caballos "trabajaran" solo unos segundos al día y pocas veces al año como lo hacen los de las tropillas de jineteadas. Entramos en la tontería de lo "políticamente correcto" de personas absolutamente citadinas.

Alejo Umpierrez* – Rocha – TodoElCampo – ¿Cuántos jinetes han quedado tullidos, paralíticos o murieron por la pasión más que tricentenaria de la doma o las jineteadas? ¿Se acordó alguna protectora de animales de ellos? (que otra cosa que animales somos).

Primer caballo muerto en años, desde que tengo memoria.

Ojalá todos los caballos del mundo “trabajaran” solo unos segundos al día y pocas veces al año como lo hacen los de las tropillas de jineteadas. Estamos entrando en la tontería de lo “políticamente correcto” al extremo llevada adelante por personas absolutamente citadinas cuyo contacto más cercano con un animal de campo es cuando van a protestar al Prado y que me encantaría que se juntaran para proteger a la infancia abandonada por ejemplo.

Quieren prohibir las jineteadas que es un arte, una cultura, que es identidad y donde el 99 % de las veces y sin chistar la peor parte la lleva el jinete.

Un día terminarán pidiendo la abolición del uso del caballo para el trabajo, equinoterapia, para el polo, el turf o las pencas (¡al caballo no se lo “consulta” para llevar a su jinete con 50, 80 o 100 ks de peso!), exigirán dejar de capar los terneros (¿qué haremos cuando todos sean toros?, claro! Hay que eliminar la ganadería, otro caso de maltrato animal), que prohibirá señalar y marcar los animales (todo lo que suena simpático, pero solo inteligible para quienes viven lejos del mundo real, productivo y del trabajo) y muchos de ellos - más allá de amantes de los animales - son bancados generosamente por las benditas ONG internacionales.

Y la lógica última de esto es un mundo obligatoriamente vegetariano. No niego el derecho a serlo a quien lo quiera, pero tras esto subyace eso, pues supongo que quienes están contra el “maltrato animal” no ingerirán ni carne vacuna, ovina, porcina, aves o peces matados en un frigorífico o pescados en una red de arrastre. Puede parecer un divague, pero es todo una misma cosa.

Estoy seguro que la mayoría del país sin distinción de partidos piensa igual que yo. Pero el ruido lo hacen los otros y el resto callamos. Ya no. Hay ciertos grupos de gente con una tendencia notoria a prohibir todo aquello que no les gusta o que creen que ponen una vara moral para medir a los demás y se autodesignan representantes de la sociedad o de una sensibilidad superior. Desde las “Redes Morales” se descargará sobre mi impiadosamente una lección desde algún reservorio ético sin duda. Harto de tanta tontería.

(*) El Dr. Alejo Umpierrez es diputado por el departamento de Rocha, electo por el Partido Nacional, actualmente preside la Comisión de Ganadería, Agricultura y Pesca de la Cámara de Diputados.

Compartir en: