24 de Noviembre de 2017
Máx. Min.
Tecnología 10 de Abril de 2017

Primero fue la mecánica, ahora la informática, la robótica y la inteligencia artificial

En 2050 la agropecuaria deberá producir más de doble de alimentos que ahora para atender las necesidades humas pero los recursos son limitados, una de las herramientas que aparece como esperanzadora es la robótica.

Tecnología 10 de Abril de 2017

Primero fue la mecánica, ahora la informática, la robótica y la inteligencia artificial

En 2050 la agropecuaria deberá producir más de doble de alimentos que ahora para atender las necesidades humas pero los recursos son limitados, una de las herramientas que aparece como esperanzadora es la robótica.

Montevideo – TodoElCampo – Todos sabemos que llegará un momento en que conviviremos con robots. En realidad ya lo estamos haciendo y de forma cada vez mayor esos objetos se van metiendo en la sociedad realizando tareas que antes sólo realizábamos los humanos. Estéticamente hay dos tipos básicos de robots: los que tienen forma de máquina y a los que se les ha dado forma humana. Estos últimos apuntan a humanizar lo que en realidad es un conjunto de piezas y cables programadas para que cumplan determinadas funciones cada vez más complejas y perfeccionadas. Pero no dejan de ser máquinas.

China representa el mayor mercado y mayor crecimiento de la robótica en el mundo. Un informe de la Corporación Internacional de Datos (IDC) indicó que los gastos de China en robótica y servicios relacionados ascenderán a U$S 59.400 millones en 2020.

Zhang Jingbing, director investigación de Robótica Mundial y Visiones de Manufactura de Asia-Pacífico del la IDC, emitió un comunicado en el que señala que “China continúa liderando la adopción de robótica globalmente, principalmente impulsada por el fuerte crecimiento del gasto en el proceso de manufactura y las aplicaciones en distintos sectores industriales”.

También crece rápidamente el “robots de servicio comercial, sobre todo en la gestión automatizada de materiales en fábricas, almacenes e instalaciones de logística”, añadió Zhang.

Se prevé que en 2020 China invertirá en sistemas robóticos, incluidos los ámbitos industriales, de servicios y de consumo, U$S 29.000 millones, y los gastos relacionados con servicios que abarcan la gestión de aplicaciones, la educación, la formación y el desarrollo de hardware sobrepasarán los U$S 15.800 millones.

Un reciente artículo publicado por el diario ABC de Paraguay señala que “la robótica ha desplazado la mano de obra en múltiples procesos productivos” y a forma de ejemplo “es suficiente recordar lo que ha supuesto la robótica en la producción de coches o con mecánica mejorada en las cadenas de montaje y envase en la totalidad de los productos envasados”.

Pero “actualmente la robótica unida a la informática y a la inteligencia artificial ha logrado en Japón el robot que suple a las empleadas domésticas, haciéndose cargo de los servicios que ellas cubrían. Y la robótica con la informática y la inteligencia artificial han hecho posible que Google (que no era empresa automotriz) lance el coche sin chofer”.

“Fue primero la mecánica, ahora la informática, la robótica y la inteligencia artificial las que van desplazando a hombres y mujeres de trabajos que estas tecnologías y nuevos recursos hacen con mayor eficacia que los trabajadores tradicionales”, señala el artículo de Jesús Montero Tirado publicado en ABC.

Por todo eso los trabajadores son cada vez menos necesarios para producir los bienes y servicios que hasta ahora sólo producía el ser humano con su trabajo.

Las ventanas que abrió la robótica y su combinación con la inteligencia artificial son de dimensiones insondables, pero “los analistas del futuro del trabajo lo tienen claro: la brecha y ruptura de la equidad es creciente. Cada vez menos personas sabrán y podrán trabajar y serán capaces de producir lo que las mayorías necesiten”.

ROBÓTICA Y AGRO.

La producción de alimentos no es ajena a la evolución de la robótica ni de la robotización del mundo.

En 2050 la agropecuaria deberá producir más de doble de alimentos que ahora para poder atender las necesidades humas pero los recursos son limitados, una de las herramientas que aparece como esperanzadora es la robótica.

La mecanización de la agricultura en el siglo XIX y la introducción del motor de combustión en el siglo XX derivaron en el aumento de la producción agrícola (lease alimentos) a pesar de que causó una fuerte disminución de la mano de obra dedicada a la agricultura.

Los avances en el uso de maquinas y la introducción de inteligencia artificial también pueden, ahora, potenciar la producción mundial. Las investigaciones sobre los robots agrícolas comenzaron hace mas de 25 años pero su desarrollo más importante ha sido más reciente según datos recogidos por la International Federation of Robotics (www.ifr.org). Las aplicaciones de la robótica en agricultura y ganadería son las segundas en número de ventas de robots de servicios profesionales, solo después de las aplicaciones en defensa y seguridad.

Muchos se preguntan qué costo tendrán estos avances y cuántos perderán sus trabajos, pero también son muchos los que razonan que el peor costo que la humanidad puede pagar es el hambre por falta de alimentos, marcando la alimentación como un derecho inalienable de todos los seres humanos, y si en las nuevas tecnologías está la solución o parte de ella no se deben ahorrar esfuerzos.

EDUCACIÓN.

Si lo que queremos que los avances no afecten las posibilidades de otro derecho fundamental del ser humano como el trabajo, es importante educar a los niños, adolescentes y jóvenes de hoy para esos tiempos que se vienen.

Volviendo al artículo de Jesús Montero, éste observa con certeza que “todos los especialistas del tema coinciden en afirmar que para no quedar afuera en el mundo del trabajo futuro, el primer factor es la innovación y actualización permanentes del sistema educativo en todos sus niveles e indiscutiblemente en el nivel de la educación superior, sobre todo en las universidades, que deben estar definitivamente comprometidas con la producción de conocimientos, mediante la investigación, y en la consecuente formación de todas las profesiones en ese mismo espíritu y las ineludibles exigencias de la sociedad del conocimiento”.

En definitiva se necesitan políticas y acciones que garanticen una educación a la altura de los desafíos contemporáneos.

(Con datos de América Economía Tecno, ABC,Interempresas.net e información propia).

Compartir en: