20 de Julio de 2018
Máx. Min.
Actualidad 27 de Setiembre de 2016

Para preñar o para engordar, la clave siempre es la comida

Frente al comienzo de una nueva zafra de toros y más allá de la dispersión de los alrededor de 5.000 ejemplares de la mejor genética que se comercializarán, una variable determinante para medir el resultado futuro de la inversión será, como siempre, la disponibilidad de comida.

Actualidad 27 de Setiembre de 2016

Para preñar o para engordar, la clave siempre es la comida

Frente al comienzo de una nueva zafra de toros y más allá de la dispersión de los alrededor de 5.000 ejemplares de la mejor genética que se comercializarán, una variable determinante para medir el resultado futuro de la inversión será, como siempre, la disponibilidad de comida.

Montevideo-Horacio Jaume-TodoElCampo - Pasado el Prado, ahora miramos con expectativa la zafra de toros que comienza en estos días, y tratamos de imaginarnos qué es lo que va a suceder.
Si bien siempre puede haber imponderables, la mayoría de las señales ya las tenemos y parecerían estar claras.
Las preñeces no son buenas, y por lo tanto el número de terneros para esta cosecha va a ser bajo.
El invierno fue largo y tramposo. Pensábamos que estábamos bien de pasto, y sin embargo a las vacas les costaba alzarse, con muchas de ellas en anestro profundo.
Fue un entore largo con mucha preñez tardía, y en muchos casos los toros se retiraron en febrero y algunos en marzo, lo  que traerá como consecuencia una parición poco concentrada con todo lo que ello significa para el manejo de los campos y el rodeo, ya que las necesidades nutritivas son diferentes en los distintos períodos de la gestación.
Como consecuencia de ese entore largo, no sabremos hasta el final cuántos vientres tendremos para entorar.
¿Cómo se manifestó esto hasta ahora?
Sobre todo en la cantidad de vacas para invernar que tuvimos, y para eso basta fijarse en la oferta de las pantallas y las ferias.
Frente a esta situación, teníamos un rodeo que, si bien había aumentado en número, costaba ver en los campos ganado preparado y por eso se manejaron distintas teorías sobre el poder nutritivo de las pasturas.
Frente a esa realidad de escasez de ganado gordo preparado, ya sea de campo o pasturas, se observó un creciente encierro de animales. Y no solamente se trabajó sobre novillos y vacas, sino que también se hizo  sobre las vaquillonas para que estas apuraran la posibilidad de ser entoradas.
Días atrás, en una reunión de ganaderos, se calculaba que este año estarían pasando por los corrales de engorde unas 400 mil cabezas, cifra que también estaría explicando esta situación.
Actualmente, con una primavera al borde de explotar, la demanda por terneros es interesante y el ganado de reposición se mantuvo siempre firme.
Esa es la cancha, se necesita ganado, y vaya casualidad que, tanto para preñar como para engordar, se necesita comida.
 

Compartir en: