25 de Junio de 2018
Máx. Min.
Actualidad 16 de Abril de 2018

Normativa para operar drones

Bajo el título 'Qué requisitos deben cumplirse para operar drones' KPMG señala, entre otras cosas, que es necesario estar capacitado por la Dirección Nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica (Dinacia) y contar con seguro obligatorio.

Actualidad 16 de Abril de 2018

Normativa para operar drones

Bajo el título 'Qué requisitos deben cumplirse para operar drones' KPMG señala, entre otras cosas, que es necesario estar capacitado por la Dirección Nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica (Dinacia) y contar con seguro obligatorio.

Montevideo – TodoElCampo – Si se está pensando comprar un don para cumplir alguna tarea en el establecimiento agropecuario, es bueno saber que hay requisitos que cumplir. La consultora KPMG dedicó un capítulo del  último Monitor Semanal en el que se ocupa del tema.

Los drones, hasta hace poco desconocidos, comienzan a transformarse en miembros cotidianos del paisaje en nuestras vidas. Los vemos en todos partes: carreras, espectáculos artísticos, los utilizan los militares como herramienta de seguridad, los policías en sus operativos contra la delincuencia, etc. En la reciente Semana Criolla uno cayó en medio del ruedo mientras realizaba una filmación en plena jineteada, pero ninguno de los temperamentales potros sintió curiosidad por aquello que como de la nada se dio contra la gramilla, tal vez porque hasta los caballos supieran de qué se trató ya que cada vez son más frecuentes en el medio rural. En definitiva todos nos hemos ido habituando a ellos. Su tecnología es cada vez es mejor, su accesibilidad es creciente y hasta se los puede adquirir en algunas jugueterías, aunque también hay lugares muchos más especializados y adecuados si se les quiere dar uso profesional.

El Departamento de Asesoramiento Tributario y Legal de KPMG se ocupó de los drones en Uruguay en Monitor Semanal.

Bajo el título Qué requisitos deben cumplirse para operar drones señala que es necesario estar capacitado por la Dirección Nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica (Dinacia) y contar con seguro obligatorio.

UN VEHÍCULO NO TRIPULADO.

El artículo de IKPMG comienza definiendo qué es un dron. “Un dron es un vehículo aéreo no tripulado”, o sea “un dispositivo capaz de volar sin tripulación y de mantener de manera autónoma un nivel de vuelo controlado y sostenido”.

También se los conoce como Vant (Vehículo Aéreo No Tripulado), “pueden ser controlados desde una ubicación remota o pueden volar a partir de vuelos pre programados”.

“Hoy en día son empleados para un sinfín de actividades como filmar o fotografiar un evento, para búsqueda de personas, vigilancia fronteriza, control de incendios forestales, cartografía, agricultura, entre otros”, explica.

Desde fines de 2015 funciona la Asociación Uruguaya de Drones (AUD) cuyo objetivo es “acompañar a la Dinacia en la búsqueda de un marco regulatorio a una actividad que compromete la seguridad del espacio aéreo”.

“La Resolución N° 291/014 de la Dinacia vino a consagrar el marco jurídico para la actividad realizada con dispositivos aéreos no tripulados”, explica.

CLASIFICACIÓN.

La norma clasifica los dispositivos por su peso. Los “dispositivos aéreos operados a distancia - menores, son aquellos que tienen hasta 25 kilos de peso de lanzamiento”; los “dispositivos aéreos operados a distancia - medianos, son de más de 25 kilos de peso de lanzamiento y hasta 260 kilos de peso vacío inclusive”; y por último “los dispositivos aéreos operados s distancia – mayores, de más de 260 kilos de peso vacío”.

Ninguno de esos equipos puede transportar pasajeros, y “las operaciones internacionales, el vuelo en áreas prohibidas o restringidas, el vuelo sobre áreas pobladas o concentraciones de personas, y el vuelo en zona de tráfico de aeropuertos o aeródromos”.

CLASIFICACIÓN POR SU USO.

La “finalidad” de los drones también es observada en la reglamentación: “La resolución le da un tratamiento diferencial a los drones en función a la finalidad para los que van a ser empleados”, advierte KPMG.

Hay drones que usan “exclusivamente para el deporte o a la recreación”: aquí “los controles y exigencias para su uso varían en función de su tamaño y la altura a la que se desee operar”.

“Si es un dispositivo de los ‘menores’ no necesita estar registrado, no requiere certificado de aeronavegabilidad, ni licencia, autorización o permiso para el operador del dispositivo. Estos drones no pueden operar por encima de los 120 metros de altura y no pueden ser perdidos de vista por su operador”, indica.

Pero “los dispositivos medianos deberán estar registrados y su operador deberá de contar con un permiso específico. Estos drones pueden volar a más de 120 metros de altura con autorización expresa”.

Finalmente los dispositivos mayores “son considerados aeronaves y deberán dar cumplimiento a la normativa nacional aplicable; para su operación deberán de contar con licencia aeronáutica y con permiso para volar el dispositivo.

ACTIVIDADES REMUNERADAS.

El artículo 122 del Código Aeronáutico Uruguayo define al trabajo aéreo como aquel efectuado mediante la utilización de aeronaves con carácter remunerado. Por lo tanto que “si una persona física o jurídica posee un dron y lo aplica a una actividad remunerada, esa persona está realizando trabajo aéreo por lo que deberá cumplir” con los requisitos para tales efectos.

Esos requisitos son enumerados por KPMG de la siguiente forma: Primero “tramitar el permiso de trabajo aéreo con drones ante la Dinacia. Es importante que la empresa dentro del giro de su negocio tenga prevista específicamente la actividad a realizar con estos dispositivos”, aclara.

Segundo, “registrar el dron”. Tercero, “obtener el permiso para operar drones” lo que exige un examen teórico y una prueba práctica. Cuarto, poseer seguro “contra terceros en superficie”, proporcionan dicha póliza las empresas Mpfre y el Bando de Seguros del Estado.

LAS INFRACCIONES.

Si se incumple con la normativa “podrá intervenir la Junta de Infracciones quien podrá aplicar las sanciones administrativas aeronáuticas correspondientes que van desde el apercibimiento, multas, inhabilitaciones temporarias de permisos, licencia y/o cualquier tipo de concesión o autorización por un plazo de hasta diez años, así como cancelación definitiva de los mismos”, concluye.

TEMAS PENDIENTES. Próximamente Monitor Semanal de KPMG abordará “los límites que desde la regulación a la protección de datos personales deben tenerse presentes a la hora de operar un dron considerando que uno de los usos más comunes de los drones es la vigilancia aérea de espacios e infraestructuras a través de sistemas de video y que también pueden ser usados para la grabación de voces y sonidos, geolocalización, detección de personas dentro de edificios mediante cámaras térmicas, lectura de placas de matrícula, etc.”, finaliza.

(Foto principal: Trenvista.net. Foto interna: Twenergy.com).

Compartir en: