22 de Noviembre de 2017
Máx. Min.
Vacunos 02 de Enero de 2013

Más lecciones de Uruguay

El sábado 29 de diciembre el diario argentino La Nación publicó un artículo de opinión que tituló "Más lecciones de Uruguay" en el que señala que mientras Argentina toma medidas que perjudican la producción "nuestros vecinos uruguayos continúan dándonos lecciones de progreso".

Vacunos 02 de Enero de 2013

Más lecciones de Uruguay

El sábado 29 de diciembre el diario argentino La Nación publicó un artículo de opinión que tituló "Más lecciones de Uruguay" en el que señala que mientras Argentina toma medidas que perjudican la producción "nuestros vecinos uruguayos continúan dándonos lecciones de progreso".

El sábado 29 de diciembre el diario argentino La Nación publicó un artículo de opinión que tituló “Más lecciones de Uruguay”. En el mismo se señala que mientras Argentina toma medidas que perjudican la producción y las exportaciones, a la vez que recorre caminos como la estatización de la Rural de Palermo (“para destinarla a quién sabe qué propósito”) “nuestros vecinos uruguayos continúan dándonos lecciones de progreso”.

El artículo transita entre los logros de Uruguay, por ejemplo el ingreso al mercado de Corea del Sur, habilitación que “se suma” a la “nueva cuota establecida por la Unión Europea de 45.000 toneladas de carne sin aranceles de importación y libre de hormonas”, y la política argentina que en el año 2000 ocultó la aftosa y hoy falsea las estadísticas del Indec (Instituto Nacional de Estadísticas y Censos).

El siguiente es el texto completo publicado en La Nación de Argentina el 29 de diciembre.

MÁS LECCIONES DE URUGUAY. Mientras nuestro país castiga a sus productores ganaderos con impuestos a las exportaciones, los obliga a mantener stocks de seguridad de carnes, sólo les autoriza las ventas al exterior a condición de vender a precio de liquidación a los consumidores internos, y, ahora, decide estatizar el predio de la Exposición Rural de Palermo para destinarla a quién sabe qué propósito, nuestros vecinos uruguayos continúan dándonos lecciones de progreso.

En su condición de país libre de aftosa con vacunación y con un sistema sanitario mundialmente respetado, acaba de recibir la autorización de ingreso de carnes de Corea del Sur, un mercado de 50 millones de consumidores que compró carnes vacunas en 2011 por valor de 1300 millones de dólares. La habilitación se suma a otra también reciente, que significa la participación, junto con otras naciones, en una nueva cuota, establecida por la Unión Europea, de 45.000 toneladas de carne sin aranceles de importación y libre de hormonas, surgida como resultado de una extensa negociación con los Estados Unidos en el seno de la Organización Mundial del Comercio.

Pero, además, el país vecino logró hace ya algunos años su preciado ingreso con estas carnes a los Estados Unidos, Canadá y México, mercados que, sumados, importaron en 2011 unos 4700 millones de dólares. A Uruguay sólo le resta el acceso a Japón; de obtenerlo, quedará libre de mayores restricciones referidas a la fiebre aftosa. Como Uruguay también posee la mejor calificación respecto del "mal de la vaca loca", tiene una situación comercial internacional envidiable.

El caso argentino tiene sus bemoles. Dada su condición de libre de aftosa con vacunación al igual que Uruguay, como también de la mejor calificación respecto del "mal de la vaca loca", nuestro país debería obtener una parecida situación comercial con los Estados Unidos, Canadá, Japón, Corea del Sur y la citada cuota multilateral. Pesarían, sin embargo, por un lado el ocultamiento de la invasión de la aftosa a nuestro territorio en 2000, un hecho gravísimo, que le cerró casi todos los mercados de carnes del mundo. Por otro lado, borrar la imagen creada por el citado ocultamiento no ha de resultar tarea menor ante la evidencia conocida en el mundo entero acerca de la falsedad de las estadísticas del Indec, que tiene a maltraer la relación con el Fondo Monetario Internacional y pesa en la relación con otras naciones.

Otras deudas impagas, según el sistema de arbitraje del Ciadi, correspondiente al Banco Mundial, la del Club de París y nuestras reiteradas restricciones comerciales, alejan al país del mundo, acrecientan los costos y cercenan la producción. La ganadería argentina y el país pagaron suculentas cuentas hasta comprender la necesidad de poner término a la fiebre aftosa, finalidad ahora lograda, pero que requerirá eliminar otros malsanos comportamientos, algunos de reciente creación, como piden tanto los ganaderos como el país.

(Foto de Montevideo.com).

Compartir en: