18 de Noviembre de 2017
Máx. Min.
Lechería 09 de Noviembre de 2017

Las otras caras de la crisis en la lechería

Cuando el productor decide bajar la cortina es porque antes sufrió los diferentes escalones que lo llevaron al deterioro empresarial: imposibilidad de realizar obras de caminería en el establecimiento, de cambiar las cubiertas de los tractores y otras máquinas.

Lechería 09 de Noviembre de 2017

Las otras caras de la crisis en la lechería

Cuando el productor decide bajar la cortina es porque antes sufrió los diferentes escalones que lo llevaron al deterioro empresarial: imposibilidad de realizar obras de caminería en el establecimiento, de cambiar las cubiertas de los tractores y otras máquinas.

Montevideo – TodoElCampo – El cierre de un tambo es la medida extrema, para llegar a eso se debió padecer otros tipos de inconvenientes que son reales y de los que no se habla. José Alpuin de Conaprole dijo que por la crisis que atraviesan, los tambos postergan inversiones básicas y necesarias como cambiar las cubiertas de los tractores o mantener la caminería interna.

Es realidad conocida que en Uruguay cierran tambos diariamente y los que más sufren son los establecimientos pequeños y medianos que deben cerrar sus puertas y emigrar a las ciudades con lo que se sigue despoblando el campo y la producción se concentra cada vez más en los grandes establecimientos.

Pero el extremo de cerrar un tambo no llega como consecuencia de una decisión que se toma de un día para el otro. Cuando el productor decide bajar la cortina es porque antes pasó y sufrió los diferentes escalones que lo llevaron a un deterioro empresarial cada vez más agudo: imposibilidad de realizar obras de caminería en el establecimiento, de cambiar las cubiertas de los tractores y otras máquinas, etc.

José Alpuin, director de Conaprole, dijo esas dificultades se dan cotidianamente aunque no se tienen en cuenta y no pensemos en ellas.

Los bajos precios impiden que en los tambos se realicen esas inversiones que son necesarias para mantener la caminería interna, los levantes, el recambio de cubiertas de tractores, entre otras medidas que tienen costo y que debieron postergarse, dijo el gremialista a radio Sarandí.

Pero a pesar de eso los tamberos siguen adelante y luchan para no bajar los brazos, añadió. En esa lucha los productores levantaron más semilla de sorgo que el año pasado en Prolesa, lo que da la pauta de que se sembrará un área importante de ese cultivo que luego servirá de alimento para las vacas, puntualizó Alpuin.

“La producción viene casi en un empate respecto al año pasado, que fue malo, pero el ganado está gordo, fuerte, y los productores están con las ganas de siempre, el tambero sabe que no se puede hacer la plancha, se invierte o se va para atrás y la ola lo pasa por arriba”, dijo.

Recordó que desde agosto están faltando 2 o 3 litros de leche por vaca al día, y recordó que hasta el 15 de agosto las cifras de remisión eran récord para ese mes, pero luego empezó a llover mucho y la producción se fue a pique, llegando a niveles muy inferiores a los esperados. Por eso en setiembre se pasó a las cifras de 2012.

“Se sintió mucho el exceso de agua, después se volvió una primavera fría, con heladas que se registraron hasta hace pocos días, con noches muy frías, los pastos se endurecieron y las praderas y alfalfas no vinieron con la fuerza esperada. Por eso ahora esperamos más sol y calor”, comentó a la citada emisora.

(Foto de Mil Anuncios).

Compartir en: