16 de Febrero de 2020
Máx. Min.
Agricultura 30 de Diciembre de 2019

La soja paraguaya se procesa más en Argentina que en la industria guaraní

Según la Cámara Paraguaya de Oleaginosos, eso sucede porque “falta de una política industrial clara” capaz de “hacer valer sus potencialidades”, por eso “no se puede aprovechar” la “ventaja de tener una producción de buen volumen y gran calidad”.

Agricultura 30 de Diciembre de 2019

La soja paraguaya se procesa más en Argentina que en la industria guaraní

Según la Cámara Paraguaya de Oleaginosos, eso sucede porque “falta de una política industrial clara” capaz de “hacer valer sus potencialidades”, por eso “no se puede aprovechar” la “ventaja de tener una producción de buen volumen y gran calidad”.

Asunción, Paraguay – TodoElCampo – Desde Paraguay el Banco Central de ese país, y desde Argentina el Instituto de Estadística y Censo, informaron que este año como en los anteriores Argentina procesará más soja paraguaya que el propio país guaraní. La Cámara paraguaya de oleaginosas llamó a reflexionar sobre el país que se quiere construir: el “modelo actual” que exporta productos e estado natural, o por el contrario convertirse en “una referencia  global en la producción y exportación de alimentos y energía con alto nivel de valor agregado”.

Según datos de comercio exterior publicados por el Banco Central de Paraguay (BCP), hasta el mes de noviembre Paraguay exportó a Argentina más de 3,3 millones de toneladas de soja en estado natural. El valor exportado a Argentina es inferior a la molienda total de las fábricas paraguayas en el mismo periodo y considerando que existe un volumen muy limitado de procesamiento en diciembre, la molienda de soja producida en el país sería mayor en Argentina que en Paraguay por segundo año consecutivo. La Cámara de Procesadores de Oleaginosas y Cereales expresó que esa situación se dio porque “falta una política industrial clara” que haga valer las “potencialidades” del sector, y eso debe llevar a “una verdadera reflexión sobre el modelo de país que buscamos construir”.

La Cámara Paraguaya de Procesadores de Oleaginosas y Cereales (Cappro), informó en base al BCP que “hasta el mes de noviembre se exportaron a Argentina un poco más de 3,3 millones de toneladas de soja en estado natural”. Esos granos tienen como destino “el procesamiento dentro de la industria aceitera argentina, que a su vez exporta los productos derivados a diferentes mercados internacionales, aprovechando el efecto multiplicador que tienen las industrias generando ocupación y más ingresos dentro de su territorio”, agrega, y señala que el valor exportado a Argentina “es inferior a la molienda total de las procesadoras paraguayas en el mismo periodo y considerando que estas fábricas tienen un volumen muy limitado de procesamiento en el mes de diciembre” porque hacen mantenimiento de maquinaria, “la molienda de soja producida en el país sería mayor en Argentina que en Paraguay por segundo año consecutivo”.

Por otra parte desde Argentina el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) dijo que la producción supera ampliamente los valores del país guaraní. A comienzos de diciembre el Instituto dijo que el volumen importado desde Paraguay es superior a lo que se había dado hasta el momento, superando los 2,8 millones de toneladas en 2008, un dato que preocupante para la industria paraguaya.

En este sentido, el flujo de soja de Paraguay alcanzó su mayor nivel histórico, con 3,76 millones de toneladas acumuladas entre enero y octubre. Este valor supera ampliamente al de las industrias paraguayas en el mismo período por lo que en 2018 se procesará más soja paraguaya en Argentina que en Paraguay.

En 2016, las industrias aceiteras argentinas importaron cerca de 650.000 toneladas de soja paraguaya, mientras que en 2017 este valor se multiplicó hasta superar los 1,4 millones de toneladas.

CAPPRO LLAMA A REFLEXIONAR QUÉ PAÍS ASPIRA A SER PARAGUAY.

Según la Cámara, eso sucede porque “falta de una política industrial clara” capaz de “hacer valer sus potencialidades”, por eso “no se puede aprovechar” la “ventaja de tener una producción de buen volumen y gran calidad”.

Según Cappro se requiere “una verdadera reflexión sobre el modelo de país que buscamos construir”: ser “una referencia  global en la producción y exportación de alimentos y energía con alto nivel de valor agregado”, o por lo contrario considerar “que el modelo actual” de exportación de “productos en estado natural es suficiente para apuntar hacia el desarrollo económico sostenible”.

La “historia económica” paraguaya tiene “numerosos ejemplos de que la consolidación de uno o algunos sectores industriales pueden servir de ancla, permitiendo el desarrollo de toda la cadena, lo cual es clave para apuntar hacia ese objetivo”, reflexiona la Cámara.

Defiende el “procesamiento de oleaginosas” dado que en Paraguay tiene “las condiciones naturales” y el “desarrollo actual de la actividad” que da “las mayores posibilidades de convertirse” en un sector exportador.

“Si decidimos apuntar a un modelo de país industrial, deberíamos fortalecer la industria aceitera nacional”, concluye.

Foto de (Jan den Ouden / Pixabay.

Compartir en: