23 de Noviembre de 2017
Máx. Min.
Economía 09 de Noviembre de 2017

La OPEP teme recuperación "asombrosa" del fracking y la expansión del auto eléctrico

Mientras en Uruguay nace la ilusión del petróleo, la OPEP ve amenazas para el futuro petrolero. En 2021 el shale de EE.UU. bombeará 7,5 millones de barriles al día, un 56 % más que lo pronosticado por la OPEP hace un año.

Economía 09 de Noviembre de 2017

La OPEP teme recuperación "asombrosa" del fracking y la expansión del auto eléctrico

Mientras en Uruguay nace la ilusión del petróleo, la OPEP ve amenazas para el futuro petrolero. En 2021 el shale de EE.UU. bombeará 7,5 millones de barriles al día, un 56 % más que lo pronosticado por la OPEP hace un año.

México – Economía Hoy – TodoElCampo – La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) cree que la producción de petróleo shale o esquisto aumentará considerablemente y más rápido de lo esperado en los próximos cuatro años. Además, el cártel cree que la expansión del auto eléctrico reducirá la demanda de petróleo en Occidente hasta un 15 % para el año 2040.

La producción de esquisto de Estados Unidos se disparará a 7,5 millones de barriles por día en 2021, asegura la OPEP en su informe sobre las perspectivas mundiales el martes. En la actualidad, el shale extraído en Estados Unidos roza los 6 millones de barriles al día. Las últimas subidas del precio del petróleo gracias a los recortes en la producción la OPEP están ayudando a los productores estadounidenses.

Eso es un 56 % superior a lo que pronosticaba hace un año. El pronóstico revisado ilustra el dilema de la OPEP, mientras que los recortes de la oferta sirven para impulsar el precio del crudo e incrementar sus ingresos, también ayudan a sus rivales sin que estos hayan acometido ningún recorte, la demanda del crudo del grupo seguirá sin grandes cambios hasta que la producción de petróleo de esquisto llegue a su punto máximo poco después de 2025.

El petróleo de esquisto de Estados Unidos superará "de manera asombrosa" las expectativas previas, después de mostrar su "capacidad de recuperación y de reacción", asegura la OPEP. "Este crecimiento se concentrará en la etapa inicial, a medida que los perforadores buscan y producen agresivamente barriles desde zonas óptimas del Pérmico y otras cuencas".

UN CRECIMIENTO LIDERADO POR ESTADOS UNIDOS.

La OPEP asume que el crecimiento de la producción de petróleo de esquisto se originará principalmente en Estados Unidos, con alguna contribución de Canadá, Argentina y Rusia durante el período pronosticado hasta 2022. Ahora se prevé que la producción de esquisto norteamericano para 2017 será de 5,1 millones de barriles por día, un alza de casi un 25 % con respecto al informe del año pasado.

La OPEP y sus socios, incluida Rusia, se reunirán en Viena el 30 de noviembre para decidir si extienden el acuerdo para frenar la producción después de marzo. Desde el 1 de enero, el objetivo ha sido de alrededor de 1,8 millones de barriles en recortes de producción por día en un intento por reducir las existencias mundiales. El crudo Brent ha repuntado más del 12 % este año, y cotiza por encima de los 64 dólares el barril.

La OPEP espera que la producción de petróleo de esquisto llegue a su punto máximo después de 2025 y disminuya a partir de 2030, aproximadamente. En ese momento, la OPEP deberá aumentar su producción desde cerca de 33 millones de barriles por día en 2025 a 41,4 millones en 2040, según el informe.

UN AUMENTO DE LA DEMANDA.

La OPEP elevó su previsión de demanda mundial de petróleo en 2,3 millones de barriles por día en 2021 en comparación con el informe del año pasado. El grupo dijo que el crecimiento de la demanda será particularmente sólido en 2020, a medida que las regulaciones para reducir la contaminación provocada por el transporte entren en vigor, lo que causará un aumento de la cantidad de petróleo procesado en las refinerías para proporcionar los combustibles requeridos.

La OPEP también ha incrementado su pronóstico de demanda global de petróleo en 2040 en 1,7 millones de barriles por día, hasta alrededor de 111 millones de barriles. China e India encabezarán el crecimiento de la demanda, lo que compensará las disminuciones en los países desarrollados.

EL AUTO ELÉCTRICO.

El cártel también destaca la influencia del auto eléctrico en el consumo energético del futuro, aunque hace una clara distinción entre la evolución del consumo en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que agrupa a los más industrializados, y las regiones en vías de desarrollo.

Así, en los estados más ricos de Europa, Asia y Norteamérica, el consumo de crudo para el transporte de carretera habrá caído un 30 % en 2040, de forma paralela al aumento de las ventas de vehículos eléctricos, que para entonces supondrán entre un 35 % en Estados Unidos y Canadá y un 33 % en Europa. El coche eléctrico contribuirá de esta forma a que esos países consuman en 2040 un 15 % menos de crudo que en la actualidad. Para las naciones en desarrollo, la OPEP prevé un aumento de la flota total de turismos de un 135 % y de vehículos comerciales en un 70 %, hasta sumar 1,500 millones de unidades en 2040, un tercio de ellos en China y la India.

El enorme crecimiento del parque de vehículos no es compensado en esos países con una mucho más tibia penetración de coches eléctricos, híbridos o alimentados con combustibles alternativos, lo que redunda en un crecimiento del consumo de petróleo.

En comparación con los Estados más ricos, en 2040 las ventas de vehículos eléctricos supondrán el 29 % del total en China y el 18 % en la India. La OPEP recuerda que, aparte del mayor precio de estos automóviles para el usuario, "las grandes inversiones en generación de energía e infraestructuras de carga que se requieren también limitan la cuota de mercado de los vehículos eléctricos". "Parece evidente que las regiones ricas con acceso a los mercados de capital están entre las que más rápidamente adoptan" los vehículos eléctricos, de acuerdo con la OPEP.

El potencial impacto que el coche eléctrico tiene en la reducción del consumo de crudo es reconocido por la organización, que ve ese cambio tecnológico como uno de los factores que más incertidumbre genera respecto a la posible evolución del uso mundial de petróleo.

(Foto de Petróleo360.com).

Compartir en: