29 de Febrero de 2020
Máx. Min.
Agricultura 21 de Enero de 2020

La lluvia llegó en un momento clave para los cultivos

El Ing. Agr. Ignacio Russi (Unión Rural de Flores) dijo que  las lluvias llegaron “en un momento clave, quizá no dieron para alguna aguada pero fue clave para los cultivos, las pasturas y todo el sistema”.

Agricultura 21 de Enero de 2020

La lluvia llegó en un momento clave para los cultivos

El Ing. Agr. Ignacio Russi (Unión Rural de Flores) dijo que  las lluvias llegaron “en un momento clave, quizá no dieron para alguna aguada pero fue clave para los cultivos, las pasturas y todo el sistema”.

Montevideo – TodoElCampo – Las lluvias llegaron “en un momento clave” dijo el Ing. Agr. Ignacio Russi de la Unión Rural de Flores que se refirió al maíz, la soja, el forraje y los cultivos de invierno en un análisis general desde la zona sur de Tacuarembó a Canelones en el eje de las rutas 5, 6 y 7. “Más allá de la cantidad de kilos que tengo que sacar, el tema es bajar los riesgos”, eso es “la estabilidad del sistema”, definió. También valoró que por las lluvias “el ánimo del productor cambió”, y eso “es importante” porque “parte de todo esto son las expectativas que uno tiene con respecto a los cultivos y todo el sistema” agrícola.

El profesional se refirió en primera instancia al maíz. “Los maíces primeros como tardíos recibieron la lluvia en un momento clave, la soja lo mismo”, valoró.

“En algunas zonas al sur de Florida y norte de Canelones que se había complicado muchísimo el agua, inclusive atrasando actividades, llovió entre 70 y 80 milímetros y eso es imponente. En Florida norte, Durazno y sur de Tacuarembó hubo menos registros en el entorno de 35 a 60 milímetros” pero también fue un registro “espléndido”.

“Los maíces sembrados temprano y en secano estuvieron complicados por la falta de lluvia, sobre todo sintieron esa falta a finales de diciembre, pero justo (la lluvia) les cayó a principio de año, y ahora en el final de llenado”, dijo Russi. “En cuanto a los tardíos, sembrados a finales de noviembre y principios de diciembre para zafar de los períodos críticos de enero, vienen bárbaro por el desarrollo vegetativo”.

El maíz es un cultivo “en el que hay que invertir, lleva casi todos los insumos muy tempranos, y por lo tanto es una inversión que no se puede ir midiendo cómo viene el año para ver cuánto vas gastando. Los maíces y los sorgos en general gastan mucho en herbicidas, en semilla mucho más en maíz que en el sorgo, pero toda la parte de nitrógeno y fertilizantes es muy temprana. Hay que dejar todo armadito, tiene que ser así”, subrayó.

“Para los maíces tempranos sembrados en primera fecha, estábamos concretando el rendimiento y llenando de grano, por lo tanto las lluvias dadas son kilos de maíz. En los tardíos tenemos más oportunidades para adelante y van a ser más importantes para definir los quilos las lluvias de febrero”, acotó el técnico.

SOJA.

La soja presenta sus propias particularidades. “Tiene un abanico importante de fecha de siembra que comienza a finales de octubre y sigue hasta Reyes dependiendo de la zona, más al sur es más tardía,  pero en general están para comenzar a florecer las primeras sojas tempranas y eso le viene bárbaro porque empieza un período crítico con el perfil bastante cargado que es toda la parte de floración y llenado. Empieza ahora y sigue en febrero”, por eso “es importante lo que ocurra para adelante”.

Por las lluvias “el ánimo del productor cambió”, dijo. Comentó que “es importante” el estado anímico del productor “porque parte de todo esto son las expectativas que uno tiene con respecto a los cultivos y todo el sistema”. No es lo mismo ver un cultivo en mal estado del que se ignora cuánto va a rendir, o ver un cultivo después de primero de año y ahora con estas dos lluvias luego de las cuales se presenta con potencial y todo lo que le ponés de agronomía se ve reflejado” positivamente.

“ES EL MOMENTO DE HACERSE DE LOS FARDOS DE CALIDAD”.

En cuanto al forraje Russi dijo que “en general los productores forrajeros que hicieron todas las cosas tempranamente tienen buenos forrajes”.

“Cuando hablamos de sorgo forrajero, sorgo para grano para silo, etc., todos los que se organizaron temprano tuvieron buenas implementaciones. Aquellos productores que no estaban bien organizados y dejaron para final de noviembre se le complicó porque las lluvias, dependiendo de la zona, dejaron hacer las actividades o no”.

Consultado sobre si hay demanda y reservas por fardos el profesional dijo que si, que “las reservas se han metido dentro del sistema en mayor o menor medida dependiendo de la zona. Siempre hay necesidad de hacer reservas y se consigue, hay fardos disponibles”.

“Hoy la gente está mirando más el agua que el forraje, pero es el momento de hacerse de esos fardos de calidad pensando cuatro meses para adelante. Ya tenemos que estar pensando qué pasará en el otoño-invierno que viene”, recomendó

CULTVOS DE INVIERNO.

Sobre los cultivos de invierno Russi dijo que “ya se están planificando” los cultivos de invierno “y las coberturas que habrá después de los cultivos de verano, y cuál será el próximo cultivo de verano”.

“Estamos en el momento de planificar todo porque cuanto más se planifique más barato salen las cosas. Ya estamos en el momento de organizar la producción forrajera y carne, pero también granos, cultivos, fertilizaciones, manejos anuales. Es el momento justo”.

La opción por el trigo, cebada, coberturas o verdeos “depende de cada productor y de cada zona. Yo ando mucho en el sur de Tacuarembó y Canelones, por las rutas 5, 6 y 7, es una zona amplia con productores muy variados, pero para poder generalizar: el cultivo de soja no paga todas las cuentas y hay que hacer cosas en el invierno que acompañen”, observó.

Hizo hincapié en que la zona determina qué hacer. “Si hay buenos suelos y hay una buena rotación se pueden hacer cultivos de invierno, trigo, cebada, colza; en zonas un poco más deterioradas hay que ir a cobertura para hacer buenos cultivos de verano; y si los sistemas son mixtos que es la mayoría, la rotación bianual, trébol rojo, pasturas perennes, etc., eso depende de la zona y el productor.”

Hay que ver “como la soja es acompañada con el resto para bajar riesgos y mejorar resultados económicos”.

“EL TEMA ES BAJAR LOS RIESGOS”.

Uno de los “factores importantes que condiciona los negocios es el flete. La pregunta es ¿cuántos kilos tengo que sacar para cubrir el cultivo?, son mil y algo de kilos; ¿y para pagar la renta de todo un año cuánto cultivo necesito?, tengo que sacar tres mil kilos. Por eso es importante hacer soja, cultivos de invierno, pastura, producir carne, semilla fina, forraje que se venda. Es la estabilidad del productor mixto lo que buscamos”.

“Por eso, más allá de la cantidad de kilos que tengo que sacar, el tema es bajar los riesgos”, eso es “la estabilidad del sistema”, finalizó.

Producción periodística: Estela Apollonio. Edición: Hébert Dell’Onte Larrosa.

Compartir en: