21 de Abril de 2018
Máx. Min.
Actualidad 28 de Marzo de 2018

La actividad agropecuaria en plena selección darwiniana

La simple observación de la realidad nos muestra algunos comunes denominadores en las empresas que se adaptan con éxito al cambio, es lo que Darwin llamaría "variaciones individuales favorables",

Actualidad 28 de Marzo de 2018

La actividad agropecuaria en plena selección darwiniana

La simple observación de la realidad nos muestra algunos comunes denominadores en las empresas que se adaptan con éxito al cambio, es lo que Darwin llamaría "variaciones individuales favorables",

Ing. Fernando Ravaglia – Montevideo – TodoElCampo – En 1831 el biólogo inglés Carlos Darwin (foto) inició su viaje de estudio por las costas de América del Sur, la Patagonia, los Canales Fueguinos, la costa de Chile y otros puntos del Océano Pacífico.

Al final de dicho viaje y luego de cierto tiempo de reflexión dio a luz en diciembre de 1859 su famoso trabajo "El Origen de las Especies", el cual revolucionó muchas de las teorías científicas de la época.

Cuando uno lee los capítulos dedicados a temas como la "La lucha por la existencia" o la "Selección natural o supervivencia de los más aptos" no puede menos que sorprenderse por la perfecta vigencia que tienen los conceptos de Darwin si los relacionamos con la situación actual de las empresas agropecuarias. A esa comparación dedicaré los siguientes párrafos.

Dice Darwin acerca del ambiente y su relación con los "Organismos vivos": "En un hábitat estable, tranquilo, el animal especializado tiene ventajas evidentes sobre el que no lo es, el cual encuentra competencia en todas partes.

El especialista, sin embargo, sufre un castigo por su éxito. La menor fluctuación del ambiente puede provocar su extinción, mientras que no afectará al animal generalizado.

En un hábitat perturbado el generalista tiene muchas más probabilidades de sobrevivir".

Si reflexionamos brevemente nos daremos cuenta de cómo durante mucho tiempo, podríamos decir hasta no hace más de diez o quince años atrás, el agro era una actividad relativamente estable, y a pesar de que ya se sufrían los efectos de la Política Agropecuaria Comunitaria y los subsidios a la producción, los mercados absorbían la oferta de commodities y el ambiente era más o menos predecible. Pero a partir de los últimos diez años la coyuntura tomó un ritmo vertiginoso, tanto por los avances tecnológicos como por los cambios políticos, de hábitos de consumo, climáticos, etc., y el "hábitat" para el sector se conmocionó y se hizo inestable. La empresa agropecuaria tradicional, al igual que un organismo especializado para ese entorno, comenzó a sufrir los embates del cambio sin saber muy bien hacia donde orientarse. Cuanto más especializada para producir commodities con esquemas tradicionales, más amenazada se encontró, mientras que aquellos planteos más generalizados, diversificados, integrados verticalmente, produciendo y ofreciendo servicios, consiguieron encontrar vías de escape para la caída de los precios y hoy se desenvuelven con mayor flexibilidad.

Sigue Darwin: "Para sobrevivir, toda especie animal o vegetal debe desarrollar su aptitud para vivir en el mundo que la rodea; de otro modo, solo sería conocida como fósil y no como un ser con quien compartimos el globo".

Este punto es clave y definitorio, tanto para los seres vivientes como para las empresas. No podemos adaptar el ambiente a nuestros hábitos, sino que debemos ser nosotros los que nos adaptemos a las condiciones del ambiente.

Las alternativas de paliar o alterar las reglas del juego vía subsidios solamente pueden llevarlas a cabo los países muy ricos, que de alguna manera sacan a sus productores del contacto con una realidad en la cual no podrían sobrevivir y los ponen a cubierto en una especie de "invernáculo" construido con subsidios y políticas dirigistas.

Y SI DE ADAPTARSE HABLAMOS...

"Adaptación es toda característica que permite a un organismo existir bajo las condiciones impuestas por su hábitat, hacer perfecto uso de los nutrientes y de la energía, del calor y de la luz disponibles en la comunidad, y conseguir protección contra los enemigos y las variaciones climáticas".

Para adaptarse con éxito las empresas deben buscar aprovechar a toda costa las oportunidades de negocios, alianzas e integraciones, que el entorno ofrece a la vez que deben prepararse para detectar y conjurar a tiempo los efectos de los competidores y de otras empresas "predadoras", que intentarán quedarse con nuestra porción del negocio o nuestra porción de recursos (tierra, crédito, etc.). Asimismo y al igual que cualquier organismo viviente, deberán evitar los efectos de parásitos que pueden estar dentro o fuera de la empresa y que sin duda debilitarían el accionar de la misma haciéndola menos competitiva frente a otras organizaciones más sanas. Les dejo a ustedes pensar en quiénes son los organismos que “nos parasitan” habitualmente.

CARACTERÍSTICAS FAVORABLES Y DESFAVORABLES.

"¿Podemos dudar de que los ejemplares que tengan alguna ventaja, por leve que sea, sobre otros, tendrán las mejores probabilidades de vivir y dejar descendientes semejantes? Por otra parte, podemos estar seguros de que cualquier variación que sea perjudicial en el más ínfimo grado sería rígidamente destruida. Esta preservación de diferencias y variaciones individuales favorables y la destrucción de las perjudiciales es lo que yo he llamado selección natural o supervivencia de los más aptos".

La simple observación de la realidad nos muestra algunos comunes denominadores en las empresas que se adaptan con éxito al cambio, es lo que Darwin llamaría "variaciones individuales favorables", y podemos citar en estas empresas: - El manejo de buena información productiva y económica para la toma de decisiones dentro de la empresa.

- El entrenamiento y la capacitación permanente de sus operarios y del empresario.

- La mejora constante de procesos de producción y administración.

- La flexibilidad y apertura mental para considerar nuevas opciones de negocios.

- La buena organización.

- La minimización de estructuras improductivas.

- El desarrollo de actitudes positivas.

- La visión anticipativa.

- La interacción con otros empresarios para el desarrollo de negocios o el intercambio de información.

- La buena administración y la confección de reservas (económicas, forrajeras, de insumos, etc…) que absorban los imprevistos del entorno.

- El manejo acotado y muy bien evaluado del endeudamiento.

Por lógica oposición podemos inferir cuales serían las "variaciones perjudiciales" que llevan sin remedio a la extinción de los menos aptos.

Y sigue Darwin: "La selección natural escudriña día por día y hora por hora en todo el mundo las más leves variaciones, rechazando las que son malas, preservando y aumentando las que son buenas, trabajando en silencio e insensiblemente, dondequiera y cuando quiera que se presente la oportunidad en el mejoramiento de cada ser orgánico".

¿Qué diferencia podemos encontrar con la realidad de la competencia entre empresas? Ninguna.

Los mismos principios se aplican perfectamente y la selección natural no tiene piedad con quienes repiten errores o conservan hábitos inadecuados para competir en la actualidad, mientras que aquellas empresas que consiguen superar las sucesivas pruebas salen mejoradas de cada desafío superado.

¿CUÁL ES EL MEJOR MODO DE SOBREVIVIR?

"Si la vida ha de continuar, un organismo debe poder hacerse con el alimento y la energía que necesita para sobrevivir.

La adaptación puede definirse por lo tanto, como el modo en que un animal o una planta han organizado su estructura, su fisiología y su comportamiento.

La adaptación más útil no es ni la más perfecta estructuración, ni el más rígido patrón de comportamiento, sino la propia adaptabilidad y una capacidad de alterar los propios modos de vivir cuando cambian las condiciones ambientales".

Nuevamente Darwin nos da pistas claras para la adaptación y deja bien en claro, si lo llevamos al terreno empresario, que será clave en un medio competitivo, asegurarse los recursos necesarios para la gestión empresarial (tierra, insumos, recursos humanos, crédito, etc.), y que la subsistencia empresaria no estará de ningún modo asegurada por un diseño estructural o una pauta de comportamiento de la organización, sino, por la capacidad de cambiar y adaptarse permanentemente a las nuevas condiciones que los sucesivos "ambientes" o coyunturas que vayan presentando.

"¡Cuán fugaces son los deseos y esfuerzos del hombre!, ¡Cuán breve su tiempo! Y en consecuencia, ¡Cuán pobres sus resultados comparados con los de la naturaleza durante períodos geológicos enteros! ¿Podemos maravillarnos entonces de que de que los productos de la naturaleza sean mucho más genuinos en sus caracteres que los productos del hombre; que estén infinitamente mejor adaptados a las más complejas condiciones de vida y lleven claramente el sello de una elaboración mucho más elevada?"

A no dudarlo mis amigos, ¿quién creen ustedes que es más competitivo?, ¿Quién está mejor adaptado para sobrevivir en condiciones naturales?, ¿Un productor europeo o japonés produciendo debajo de una campana de vidrio de proteccionismo con el ambiente perfectamente controlado por medio de subsidios o un buen empresario argentino o sudamericano que no solo sufre la presión de selección que impone el mercado globalizado sino incluso la presión de un estado parásito e impredecible que no para de poner trabas y palos en la rueda. Que esto no se use como consuelo para fundirnos con la frente alta sino como estímulo para seguir haciendo lo correcto para profesionalizar cada día más nuestras organizaciones en pos de la verdadera competitividad, la que nos permita una mejor adaptación.

Termina Darwin su libro con este párrafo: "Hay grandeza en esta visión de la vida... originalmente alentada por el Creador en unas pocas formas de vida, y mientras este planeta ha continuado sus ciclos, de acuerdo a las leyes de la gravitación, a partir de un principio tan sencillo, un sin fin de las más bellas y maravillosas formas de vida han surgido y se han desarrollado".

¿Cuántos nuevos negocios se han desarrollado con el paso de los años?, especies mejoradas animales y vegetales, híbridos, negocios agroindustriales, emprendimientos asociativos, integración de cadenas agroalimentarias, nuevos servicios, agroturismo, robots, cultivos industriales intensivos con destino medicinal, culinario, ornamental, producciones orgánicas, y tantas, tantas más de las más "bellas y maravillosas" variaciones posibles para producir y hacer negocios a partir de la producción rural.

Por todo esto, ¡A sacarle provecho a la selección natural! ¡Todo para mejor!

Compartir en: