19 de Julio de 2018
Máx. Min.
Actualidad 03 de Enero de 2014

¿Por qué sigue cayendo la producción ganadera por hectárea?

Montevideo. Ing. Juan Peyrou: "Uno de los números que más llamó la atención al observar el cierre del año es el poco crecimiento que tuvo el sector agropecuario con respecto al crecimiento de la economía en general".

Actualidad 03 de Enero de 2014

¿Por qué sigue cayendo la producción ganadera por hectárea?

Montevideo. Ing. Juan Peyrou: "Uno de los números que más llamó la atención al observar el cierre del año es el poco crecimiento que tuvo el sector agropecuario con respecto al crecimiento de la economía en general".

Montevideo-Ing. Juan Peyrou/TodoElCampo – Uno de los números que más llamó la atención al observar el cierre del año es el poco crecimiento que tuvo el sector agropecuario con respecto al crecimiento de la economía en general.

Efectivamente, la economía del país creció en los últimos ocho años en el entorno del  6 %, mientras que todo el sector agropecuario donde incluimos la forestación, ganadería, agricultura, lechería y lana  lo hizo en el orden del 1,4 % anual. Eso hizo que el sector agropecuario que era el 8,8 % del Producto Bruto Interno, hoy es apenas el 5,5 %, una tendencia bastante acelerada a perder importancia, lo que llama poderosamente la atención.

Y ese comportamiento se explica fundamentalmente porque la ganadería ha mostrado un achicamiento con respecto al punto más alto que la misma había tenido en el año 2006 donde se faenaron 2.700.000 cabezas y se exportaron 450.000 toneladas de carne.

Desde esa fecha (2006) a hoy ha habido un cambio dramático donde la producción cayó, y si bien ahora muestra visos de recuperación todavía se está lejos de aquellos niveles y la faena muestra hoy un vergonzoso guarismo de no llegar a 2 millones de cabezas.

Lo que más llama la atención es el quiebre de la tendencia de una ganadería que venía creciendo de  manera extraordinaria y como paró de golpe y empezó a decaer, una de las explicaciones que se aducen es que la misma perdió los mejores campos que pasaron a la agricultura. Eso nadie lo puede negar y está pesando, pero lo que no se dice es que la productividad por hectárea del sector ganadero cayó también, buscando como explicación que la calidad de los suelos que tomó la agricultura es sensiblemente mejor que la que le quedó a la ganadería.

LAS SIETE ZONAS PRODUCTIVAS.

En el anuario de Opypa (Oficina de Programación y Política Agropecuaria) de reciente publicación hay un excelente trabajo del ingeniero Berbejillo denominado “La variabilidad regional en la productividad ganadera” donde clasifica al país en 7 zonas y con la información de entrada y salida de las guías pudo recomponer zona por zona cómo es su producción, y dentro de cada zona cómo es la producción por hectárea.

En su clasificación por zona marcó la del basalto, las areniscas del noreste, el cristalino del centro, el cristalino del este, las sierras del este, el litoral, la cuenca lechera y el sur.

En este trabajo Berbejillo calculó la productividad por hectárea de cada una de estas zonas y el total del país y las cifras son espeluznantes y demasiados poderosas como para ser ignoradas.

La ganadería en su totalidad, según Berbejillo, mostró un crecimiento en su productividad por hectárea desde el año 1999 -2000 al 2006-2007 del 51 % que llevado a tasa anual de crecimiento el mismo era del 6,1 % cosa difícil de lograr para cualquier país.

Del período 2006-2007 al 2010-2011 la productividad ganadera mostró una caída de un 16 % que llevado a tasa anual el retroceso es de un 3,42 %, también comportamiento negativo difícil de asimilar por cualquier país del mundo.

Lo llamativo de esta caída es que la misma se da en todas las regiones del país en que Berbejillo lo había dividido. Por ejemplo la zona  1 del basalto que antes crecía al 4 % hoy lo hace al 1,7 % y es la única región del país que mantiene un crecimiento en la ganadería; la zona 2 que son las areniscas del noreste que crecían al 6 %, caen a una tasa del 3,6 % anual;  la zona 3 del cristalino crecía en el orden del 6 %, ahora decrece en un 3,13 % anual.

Así seguimos hasta que llegamos a las zonas agrícolas del sur donde se crecía a tasas hasta del 13 % anual y hoy se cae la productividad por hectárea en el orden del  -6,23 %. Aquí quizás se pueda explicar esa caída de la productividad porque la agricultura se está quedando con las mejores tierras relegando a la ganadería, pero en el resto de las otras zonas del país por esa caída de la productividad ganadera no se puede responsabilizar a la agricultura donde su desarrollo si bien es importante es muy menor todavía.

QUE NO NOS ENCANDILEN LOS PRECIOS.

Aquí hay un factor nuevo y laudatorio de Berbejillo que nos marca que no nos encandilemos con el factor precios.

Lo que está pasando en la ganadería es muy grave, dándose un repliegue tecnológico; en las hectáreas ganaderas se produce cada vez menos, hecho este que se viene dando en forma por demás acelerada y al que hay que buscarle las causas.

Cuando se está en los mejores precios de la historia la ganadería se repliega y uno de los factores para que ello ocurra es la incertidumbre que el productor ganadero percibe y que le limita el nivel de inversiones a efectuar en el sector.

POLÍTICAS PÚBLICAS CONTRARIAS A LA GANADERÍA.

¿Desde dónde aparecen esas incertidumbres? Sin dudas que en las políticas públicas que han corrido en contra de la ganadería.

Ese permanente agravio a la estabilidad ha ido minando la capacidad del ganadero de creer en el rubro, de ahí su deseo de no invertir y por ende, pese a tener precios y mercados, de no apostar a sacar más persuadidos por el permanente cambio de reglas que desde las esferas gubernamentales se marcan un día sí y otro también.

Compartir en: