21 de Febrero de 2020
Máx. Min.
Actualidad 20 de Enero de 2020

Investigadores muestra que el sistema de riego amortigua el calentamiento antropogénico

“El uso agrícola del agua puede ser potencialmente más eficiente para cumplir con los objetivos de desarrollo sostenible relacionados con la disponibilidad de recursos hídricos, la seguridad alimentaria y la biodiversidad”.

Actualidad 20 de Enero de 2020

Investigadores muestra que el sistema de riego amortigua el calentamiento antropogénico

“El uso agrícola del agua puede ser potencialmente más eficiente para cumplir con los objetivos de desarrollo sostenible relacionados con la disponibilidad de recursos hídricos, la seguridad alimentaria y la biodiversidad”.

Montevideo – TodoElCampo – El sistema de riego sirve para amortiguar el calentamiento antropogénico (conjunto de efectos producidos por la actividad humana), expresó la Universidad Pública de Zúrich (ETH Zúrich), institución suiza pionera en investigación a nivel mundial. Los investigadores señalaron también que “el uso agrícola del agua puede ser potencialmente más eficiente para cumplir con los objetivos de desarrollo sostenible relacionados con la disponibilidad de recursos hídricos, la seguridad alimentaria y la biodiversidad”.

Investigadores de ETH Zurich y otras universidades encontraron evidencia de que la expansión del riego ha amortiguado el calentamiento antropogénico durante los días calurosos, con efectos particularmente fuertes sobre el sur de Asia.

Un informe publicado por esa casa de estudios expresa que el riego a gran escala es una de las prácticas de gestión de tierras con el mayor efecto en las condiciones climáticas,  especialmente en los extremos cálidos, en varios lugares del mundo. Pero no se sabe cómo se comparan los efectos climáticos del riego con el denominado calentamiento global.

El equipo internacional de investigadores trabajó bajo la dirección de la profesora danesa Sonia Seneviratne, docente de clima terrestre en ETH Zurich, quien además ha examinado de cerca la influencia del riego. Para aislar los efectos climáticos del riego en el calentamiento se utilizaron datos de observación y simulaciones climáticas.

Los resultados de observación y modelo destacan constantemente un fuerte enfriamiento inducido por el riego durante los extremos cálidos en regiones de riego intenso, como el sur de Europa, el norte de África, el sur de Asia y los Estados Unidos.

En el sur de Asia, el riego local redujo la probabilidad de extremos cálidos en un factor de 2 a 8, con efectos particularmente fuertes sobre la llanura indogangética, destaca ETH Zurich.

“Eso significa que si bien el calentamiento global aumenta la probabilidad de extremos cálidos casi a nivel mundial, en algunas regiones, la expansión del riego cancela o incluso revierte este efecto”, explicó Wim Thiery, catedrático de la Universidad de Bruselas y experto en climas que realizó un postdoctorado en el Instituto de Ciencia Atmosférica y Climática en ETH Zurich.

“En resumen, demostramos que la expansión del riego ha enmascarado regionalmente el calentamiento histórico de los extremos calientes de las emisiones antropogénicas de gases de efecto invernadero y todos los demás factores climáticos combinados”, apuntó Seneviratne.

Pero los científicos no saben si el beneficio continuará. Si bien el enfriamiento inducido por el riego se limita principalmente a los puntos críticos de riego, estos a menudo se encuentran en áreas densamente pobladas. Unos mil millones de personas se benefician actualmente del aumento moderado en los extremos cálidos porque la irrigación se expandió masivamente, cuadruplicando el área durante todo el siglo XX. Por lo tanto, estos resultados destacan que el riego redujo sustancialmente la exposición humana al calentamiento de los extremos cálidos. Sin embargo, es cuestionable si este beneficio continuará hacia el futuro.

Además la disminución de las reservas de agua subterránea (agua fósil) y la retirada de los glaciares por ejemplo en el Himalaya, pueden disminuir el suministro de agua para riego a largo plazo.

Thiery señaló que “además de una disminución en el área global que se riega, el uso agrícola del agua puede ser potencialmente más eficiente para cumplir con los objetivos de desarrollo sostenible relacionados con la disponibilidad de recursos hídricos, la seguridad alimentaria y la biodiversidad”.

---

Foto principal: jCFUL / Pixabay. Foto interna: Feraugustodesign / Pixabay.

Artículo original de Michael Keller publicado en la web de ETH Zurich AQUÍ.

En estudio fue publicado en la revista científica Nature Communications  y se puede leer en Nature Communications

Compartir en: