20 de Octubre de 2019
Máx. Min.
Actualidad 09 de Octubre de 2019

INIA responde: ¿Qué es y qué implica el mejoramiento genético?

Además los Dres. Gabriel Ciappesoni y Victoria Bonnecarrère ofrecieron la presentación Mejoramiento genético, ¿qué buscamos y cómo contribuye la ciencia para lograrlo?”, enmarcada en un ciclo de conferencias para liceales de todo el país.

Actualidad 09 de Octubre de 2019

INIA responde: ¿Qué es y qué implica el mejoramiento genético?

Además los Dres. Gabriel Ciappesoni y Victoria Bonnecarrère ofrecieron la presentación Mejoramiento genético, ¿qué buscamos y cómo contribuye la ciencia para lograrlo?”, enmarcada en un ciclo de conferencias para liceales de todo el país.

Montevideo – TodoElCampo – En la pasada edición de la Expo Prado el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) puso el foco en el mejoramiento genético y se propuso responder a la pregunta de qué es y qué implica.

Durante los 12 días que duró la Expo Prado sus técnicos atendieron a las escuelas, liceos y público en general. Entre otras cosas se presentaron y explicaron las distintas técnicas de mejoramiento como el cruzamiento interespecífico, mutagénesis, transgénesis tradicional y mejoramiento de precisión.

Además los Dres. Gabriel Ciappesoni y Victoria Bonnecarrère ofrecieron la presentación Mejoramiento genético, ¿qué buscamos y cómo contribuye la ciencia para lograrlo?”, enmarcada en un ciclo de conferencias para liceales de todo el país.

En el último número del boletín INIA Informa (Nº 4 correspondiente a agosto y setiembre), se dedica un artículo al tema, el que se comparte completo a continuación y posteriormente una referencia a la presentación de los doctores Victoria Bonnecarrère y Gabriel Ciappesoni.

¿QUÉ ES Y QUÉ IMPLICA EL MEJORAMIENTO GENÉTICO? INIA RESPONDIÓ A ESTA PREGUNTA EN EXPO PRADO 2019.

Montevideo, 2019 – El mejoramiento genético fue la temática elegida por el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) para presentar en su stand de la Expo Prado 2019. La historia, técnicas y algunos de los productos desarrollados por los investigadores bajo esta práctica fueron presentados en la exposición organizada por la Asociación Rural del Uruguay (ARU).

Durante las doce jornadas en que se extendió el evento, escuelas, colegios, liceos y público de la ciudad y el campo de todo el país visitaron el espacio guiados por animadores y técnicos de INIA que estuvieron a disposición para responder consultas.

Comenzando con la transición del hombre nómade al sedentario con la aparición de la agricultura hace 10.000 años, la sección histórica del stand repasó los principales hechos, aportes y personalidades que marcaron el progreso del mejoramiento como Charles Darwin y Gregor Mendel. La cronología se completó con la llegada a Uruguay en 1912 del científico alemán Alberto Boerger, fundador de lo que hoy es INIA y referente en el avance de la genética agrícola nacional.

También se presentaron las distintas técnicas de mejoramiento existentes como la convencional, cruzamiento interespecífico, mutagénesis, transgénesis tradicional y mejoramiento de precisión. Desde cuándo se utiliza, cuántos genes modifica y cuánto demora en desarrollarse una variedad, así como la situación regulatoria y de etiquetado de cada una, fueron algunas de las consultas que se respondieron durante las visitas y con los materiales institucionales entregados por INIA.

Para concientizar sobre los aportes del mejoramiento genético a las especies animales y vegetales, el instituto exhibió materiales generados en sus programas de investigación, explicando que el cometido en cada caso es lograr productos más competitivos, más inocuos y que deriven de una producción más sostenible.

Se presentaron los trigos Americano 26n (1918), Estanzuela Tarariras (1974) y Génesis 4.33 (2017), siendo testimonio aplicado de la evolución del mejoramiento durante los años. También se enseñaron variedades de soja de alto rendimiento y resistente al glifosato, y otra no genéticamente modificada, ambas desarrolladas por el instituto.

La papa INIA Guaviyú y los boniatos INIA Cambará e INIA Kuará fueron expuestas en la sección de horti-fruticultura junto a una mandarina híbrida.

La interconexión entre especies forrajeras, ganadería y sector forestal se cristalizó en otro punto del recorrido, donde se lucieron las pasturas INIA Sepé, Virazón, Festuca Rizar, Lotus INIA Rigel y Alfalfa Estanzuela Chaná, junto a representaciones gráficas de una vaca Holando y de una oveja Merino, dos razas con las que INIA trabaja generando información de valor para su desarrollo genético. En forestal, sus Eucalyptus INIA Sombra y Grandis fueron protagonistas, acompañados por distintos subproductos como madera chipeada y planchas de celulosa.

Finalizando el recorrido, los visitantes pudieron adentrarse en el Banco de Germoplasma de INIA, que fue representado en el stand para mostrar el rol que el instituto ha asumido como custodio del material genético de especies vegetales en su diversidad con un fin de conservación nacional y para su uso en proyectos de investigación y selección genómica.

Además del espacio institucional, distintos técnicos de INIA participaron de las conferencias organizadas por la ARU en diferentes rubros. En tanto, con una asistencia que alcanzó los 1.700 estudiantes, los Dres. Gabriel Ciappesoni y Victoria Bonnecarrère ofrecieron la presentación “Mejoramiento genético, ¿qué buscamos y cómo contribuye la ciencia para lograrlo?”, enmarcada en el ciclo de conferencias de Duplex para liceales de todo el país.

En el marco del evento y como ya es costumbre, INIA entregó los premios a los reproductores de todas las razas que participan de las evaluaciones genéticas poblacionales que realiza su Programa de Carne y Lana en ovinos y bovinos.

Como broche de oro a la labor realizada, por segundo año consecutivo el stand del instituto fue distinguido por la ARU con el primer premio en la categoría “Organismos”. “Reconociendo su ubicación estratégica mantiene una propuesta introvertida de líneas simples y presencia contundente que se realza con la iluminación, logrando crear el ambiente y la expectativa que invitan a descubrir el planteo interior”, valoró el jurado integrado por las Arquitectas Adriana Podestá y Mariella Quintana, y el Licenciado en Comunicación Santiago Lage.

También recibió la mención especial por la propuesta didáctico-educativa. “Con un tratamiento impecable del espacio interior y de los elementos que arman la propuesta, invitan a realizar un recorrido didáctico educativo que nos acerca las actividades del instituto y conocer su evolución”, destacaron los evaluadores.

En tanto, la ARU y el diario El País realizaron la entrega de reconocimientos a las acciones que promueven el crecimiento y el desarrollo del sector, e INIA fue premiado por su investigación permanente en las plataformas de largo plazo.

CERCA DE 1.700 LICEALES ASISTIERON A LAS CHARLAS QUE DIO INIA SOBRE MEJORAMIENTO GENÉTICO EN LA EXPO PRADO 2019.

Cerca de 1.700 liceales asistieron a las charlas que ofreció INIA en Expo Prado 2019, en el marco del ciclo de conferencias organizado por Duplex. Durante tres jornadas, el Ing. Agr. (PhD) Gabriel Ciappesoni, director del Programa de Carne y Lana, y la Dra. Victoria Bonnecarrère, investigadora principal de la Unidad de Biotecnología, presentaron el tema La mejora genética aplicada a la producción ante los estudiantes que llegaron de todo el país.

En línea con la temática central del stand institucional de este año, los investigadores explicaron de qué se trata el mejoramiento genético recurriendo a ejemplos vegetales y animales con las que trabajan a diario.

“La mejora de las especies resulta de la combinación de la naturaleza y la decisión del hombre”, explicó Ciappesoni, usando como ejemplo a los ovinos, que hoy integran razas refinadas como la Merino, pero su antepasado es el muflón que es salvaje y rústico.

Con gran interacción del público joven, se desmitificaron ideas sobre el mejoramiento enseñando que es una disciplina que en INIA depende de herramientas estadísticas, la interacción con los productores y el trabajo en el campo y en loslaboratorios para recabar la información que permita hacer una tarea adecuada.

Sobre los pasos de la mejora explicaron que incluyen definir los objetivos y qué características se buscan en la especie; contemplar el balance de múltiples cualidades; medir las características que se persiguen; llevar adelante el registro y evaluación, y finalmente realizar la selección, que en el caso vegetal la realizan los mejoradores y en animal lo hacen los productores.

Para explicar los cruzamientos tomaron como ejemplo un celular antiguo, con una batería duradera y resistente a golpes, y uno nuevo, que ofrece un diseño moderno. “Para tener un mejor celular tendríamos que sumar las bondades de uno y de otro. Lo mismo ocurre con los vegetales y los animales, cada variedad tiene ventajas diferentes y en los cruzamientos apuntamos a obtener un producto mejor, que integre las cualidades buscadas”, explicó Bonnecarrère.

Enfocada en su disciplina, la investigadora señaló que la biotecnología permite acelerar y hacer más preciso el proceso de mejoramiento, siempre manteniendo los pasos y principios iniciales. En el caso animal, Ciappesoni se refirió a las Evaluaciones Genéticas Poblacionales que, en base a los datos que los cabañeros le brindan a INIA, el instituto puede detectar cuáles son los animales genéticamente superiores.

“Lo que no se define no se puede medir. Lo que no se mide, no se puede mejorar. Lo que no se mejora, se degrada siempre”, dijeron los investigadores a modo de conclusión, retomando las palabras del físico y matemático británico William Thomson, conocido como Lord Kelvin.

Como novedad, y a modo de cierre en los tres días de charla, Ciappesoni pudo subir al escenario ovejas de las razas Southdown, Romney Marsh y Merino Australiano para enseñarles a los jóvenes las características de cada una.

Compartir en: