03 de Diciembre de 2020
Máx. Min.
Economía 21 de Noviembre de 2020

Informe de Uruguay XXI señala que “la recuperación del comercio llegaría en 2021”

La pandemia afectó las economías de todos los países del mundo. En Uruguay se adoptaron medidas sanitarias que llevaron a una contracción generalizada de la actividad económica y del comercio internacional.

Economía 21 de Noviembre de 2020

Informe de Uruguay XXI señala que “la recuperación del comercio llegaría en 2021”

La pandemia afectó las economías de todos los países del mundo. En Uruguay se adoptaron medidas sanitarias que llevaron a una contracción generalizada de la actividad económica y del comercio internacional.

Hébert Dell’Onte Larrosa – Montevideo – TodoElCampo – Cómo será 2021 para Uruguay dependerá en gran parte sobre cómo evolucione la pandemia en el mundo y en Uruguay.

El Informe Sectorial. Agronegocios, que Uruguay XXI publicó en octubre destaca que en 2020 “la economía mundial sufrió una contracción histórica, no solo por lo profundo de la misma, sino por las características de sus causas” entre las cuales la pandemia fue protagonista en cuanto “tuvo un efecto generalizado a nivel de países y alcanzó efectos importantes en un corto período de tiempo”.

En Uruguay, como en todo el mundo, se adoptaron medidas sanitarias que “llevaron a una contracción generalizada de la actividad económica y del comercio internacional”.

El Banco Mundial proyecta que la economía del mundo se reducirá un 5,2 % en 2020, lo que representaría la peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial. En las economías con alta dependencia en el comercio internacional, el turismo, las exportaciones de productos básicos y el financiamiento externo, los efectos fueron particularmente profundos.

Pero las proyecciones “muestran un potencial repute en 2021, en el orden del 4,2%, aunque existe un alto nivel de incertidumbre por la duración de la pandemia, o los efectos que pueda aún tener en el mercado financiero o el comercio”, advierte Uruguay XXI.

En lo regional se espera que la contracción de la economía en América Latina y el Caribe sea del 7,2%. En Uruguay “las proyecciones del Banco Mundial y del Banco Central se ubican en -3,7%”.

Pero “la recuperación del comercio llegaría en 2021, aunque también en este caso evolucionará en función de la duración de la pandemia y la efectividad de las medidas de contención”, subraya el informe.

LOS COMMODITIES.

Los commodities sufrieron, en general, reducción de sus valores “a medida que empeoraba la pandemia, incluido tanto del lado de la oferta como el de la demanda”.

PETRÓLEO – El petróleo crudo fue la materia prima que “sufrió la mayor caída, debido a una menor demanda de transporte por las medidas sanitarias. Su desplome fue histórico y por primera vez desde que hay estadísticas entró en valores negativos, dado su costo de almacenaje”.

Uruguay depende totalmente de las importador de este bien por lo que la caída del precio “puede significar una mejora en la competitividad de producción en sus principales bienes agropecuarios de exportación, para los que el costo de transporte/combustibles representa entre 15 % y 30 % de la estructura de costos”, estima el documento.

ALIMENTOS – El precio de los alimentos, que representan la mitad de las exportaciones de Uruguay, “se mantendría relativamente estable en el corto plazo”, sugiere, y añade que los niveles de “producción y stock para la mayoría de los alimentos básicos se encuentra en un punto alto históricamente” a pesar de lo cual hay “preocupación por la seguridad alimentaria” debido a las trabas comerciales temporales o stock a nivel nacional de producción e importación.

MERCADOS.

Uruguay XXI analiza el comportamiento de China, la Unión Europea, Estados Unidos, Brasil y Argentina como de los principales productos.

CHINA – En los primeros meses del año China sufrió retracción de sus exportaciones que cayeron a ritmos mayores que las importaciones, como consecuencia del cierre temporal de fábricas. Pero “la actividad ha vuelto gradualmente a la normalidad en el segundo cuatrimestre, tras la paulatina reapertura poscuarentena”.

Pero como las empresas aún enfrentan desafíos a nivel de financiamiento y demanda externa, el gobierno de ese país “ha implementado políticas monetarias y fiscales para contener estos impactos. De todas formas, sigue siendo de las pocas economías que se mantiene en niveles positivos de crecimiento”, estimándose que en 2020 crecerá 1 % y en 2021 6,9 %.

UNIÓN EUROPEA – En este bloque las medidas sanitarias “afectaron sensiblemente la actividad económica doméstica en varias economías, muchas de las cuales tienen al turismo como una de las principales actividades económicas, sector altamente afectado y cuya recuperación sea posiblemente muy lenta”.

Gracias a las políticas de empleo con créditos blandos, éste “no se vio tan afectado”. Además “los gobiernos nacionales llevaron adelante políticas específicas para cada país” buscando mantener la actividad económica.

“Pese a todas estas medidas, se espera que el PIB europeo caiga 9,1 % en 2020, pese a que el comienzo de una gradual recuperación se espera para fines de este año. Esta tendencia se mantendría y mostraría un crecimiento de 4,5 % en 2021”.

ESTADOS UNIDOS – En el país norteamericano el desempleo se disparó fuertemente, igual que indicadores de producción industrial y ventas retail. La Reserva Federal bajó las tasas hasta ubicarlas cercanas a cero, y anunció más medidas para estabilizar el sistema financiero, además de inyecciones de capital para dinamizar la economía en general, describe el informe. Para 2020 “se espera que el PIB estadounidense se contraiga 6,1% y que crezca 4% en 2021”.

BRASIL Y ARGENTINA – En la región, las perspectivas para Brasil es que este año tenga “una caída del PIB en el entorno de 9 %”, según el Banco Mundial, o “del 6 % según el FMI”.

“El país aún enfrenta secuelas de la recesión de 2015/16” y “las respuestas en cuanto a lo económico se centraron en recortes de las tasas de interés y programas fiscales y de liquidez, sumado a una política monetaria acomodaticia, que busca dinamizar la actividad a corto plazo”, dice Uruguay XXI.

Para 2021 las proyección del PIB brasileño son de 3,6 % de crecimiento.

En cuanto a Argentina, se espera que el PIB en 2020 caiga entre 10 % y 12 %, además del “debilitamiento de la demanda externa y con opciones restringido de acceso al financiamiento”.

PRODUCTOS AGROPECUARIOS.

SOJA – La soja tuvo un aumento de precios en los primeros meses de 2020 “como respuesta a la fase 1 del acuerdo entre Estados Unidos y China, bajo el cual el país asiático se comprometió a aumentar las compras de bienes y servicios en US$ 200.000 millones en los próximos dos años.

ARROZ – Para el arroz “se espera una menor producción en la presente zafra, que rondaría 1,1 millones de toneladas, cifra 8 % menor con respecto a la anterior zafra”. La baja se explica por la caída del área sembrada que “se encuentra en niveles históricamente bajos, y la leve mejora en los rendimientos no lograron compensar esta caída”.

Menos granos “incidiría en una caída de 6 % en los volúmenes exportados en el ejercicio 2020/2021. De todas formas, cabe destacar que según la Asociación de Cultivadores de Arroz, ya se han concretado negocios Perú, Unión Europea, Panamá, y existe interés en Medio Oriente por el arroz uruguayo”.

Para el arroz uruguayo “se espera que el precio promedio tenga una evolución positiva en el ejercicio 2020/2021”, subraya.

TRIGO – El área proyectada para el trigo es de 225.000 hectáreas, 5 % menor a la de la zafra anterior. “La calidad del grano afectó las campañas anteriores, pero se espera que mejore para la próxima cosecha dado que el clima ha sido favorable. Esto implicaría a su vez una mejora en los rindes, que alcanzarían en unos 3.500 kilos por hectárea. La producción sería algo superior a la cosecha anterior, por el balance entre un área menor y un rinde mayor, ubicándose en unas 780.000  toneladas”

Uruguay XXI señala que “también se espera una evolución positiva del precio de internacional, con una referencia en US$ 200 la tonelada a mediados de 2021”.

CARNE DE VACUNO – En este rubro clave para la economía uruguaya, señala que en “el presente ejercicio se espera una faena 15 % menor a la anterior. Esto impactaría en una mejora de las existencias, y sería una señal positiva en cuanto a oferta de ganado a mediano plazo. Según los datos de Plan Agropecuario, el stock vacuno ubicaría en el próximo ejercicio en unos 11,7 millones de cabezas”.

Se pera una “relativa recuperación de los precios” a nivel internacional, así como de la demanda en los principales mercados de destino “tras el alivianamiento de las medidas de contención del Covid”.

Los países vecinos, que también producen y exportan carta han devaluado y eso “aumentará la competencia” en el mercado internacional, lo que se suma a que “en el principal mercado de destino –China- se proyectan un enlentecimiento en las importaciones para 2021, según la información de USDA”.

EXPORTACIONES DE URUGUAY.

En las ventas al exterior, nuestro país ha visto una reducción de 14 %, “con incidencia negativa de algunos de los principales productos agropecuarios, como el caso de celulosa, carne bovina, lana y madera”, finaliza.

Compartir en: