24 de Junio de 2018
Máx. Min.
Granos 17 de Mayo de 2018

Incertidumbre y desánimo de los hortifruticultores salteños

El estrés hídrico también marcó presencia en los invernáculos, y los afectados observan y esperan las consecuencias que pueden ser sanitarias y económicas. “Incertidumbre total”

Granos 17 de Mayo de 2018

Incertidumbre y desánimo de los hortifruticultores salteños

El estrés hídrico también marcó presencia en los invernáculos, y los afectados observan y esperan las consecuencias que pueden ser sanitarias y económicas. “Incertidumbre total”

Salto – TodoElCampo – Las lluvias, los precios y los subsidios han causado incertidumbre y desánimo en los productores salteños. Una combinación de sentimientos poco recomendable para el sector productivo que para trabajar debidamente debe tener certezas y ánimo para realizar las inversiones con los riesgos que ello implica, en especial en una tarea donde el impredecible factor tiempo es un fuerte protagonista.

En la semana la lluvia no dio respiro. “No hubo producción que no sintiera el golpe de tanta agua junta”, escribió el periodista Emilio Gancedo en el matutio El Pueblo.

Las precipitaciones que se registraron entre 420 y 440 milímetros afectó a varios frutilleros que no pudieron terminar de transplantar, actividad que se debió postergar y ahora sus posibilidades y expectativas muy inciertas, informó el matutino salteño.

El estrés hídrico también marcó presencia en los invernáculos, y los afectados observan y esperan las consecuencias que pueden ser sanitarias y económicas. “Incertidumbre total”, subraya.

Productos como zapallito y zuccini presentan caída de la oferta y con tanta agua la llegada del frio puede incrementar el daño.

En legumbres pesadas como las zanahorias hay dificultades de cosecha con plantíos anegados que resultan casi imposible la recolección. Lo mismo sucede con los pocos boniatos sanos que quedaban.

TOMATES TIRADOS PORQUE NO VALEN NADA.

Los establecimientos que enviaron su producción “no les alcanzó para pagar la arrancada. Solo otro siniestro climático puede revertirlos, pero es como un tiro en el pie según los productores, los productos valen pero no hay mercadería. Lo que más impactó es que algunos al ver la debacle en la venta de tomates no le agregaron costo a la perdida y se manejan cantidades muy importante de tomates tirados en Salto, porque no valía nada”, escribió Gancedo.

OBJECIONES A LOS SUBSIDIOS.

Por otra parte los subsidios del Ministerio son objeto de “múltiples argumentos críticos”.

Hay quienes entienden que se debió “haber implementado la promoción de los seguros con otras bases adicionales, como por ejemplo premiar a los que ya tienen seguros y lo cobraron por los siniestros del año pasado, pero que por la política del Ministerio de los mismos tienen un sustancial deducible, ya que apuntan a socorrer casos extremos; sin embargo a la hora del cobro de la póliza, el descuento incide fuertemente en el mantenimiento del área de producción”.

Compartir en: