19 de Noviembre de 2017
Máx. Min.
Forestal 20 de Diciembre de 2016

Inauguraron en Las Brujas el primer puente de madera con normas internacionales de calidad

Con ocho metros de longitud y dos huellas de 1,6 metros de ancho cada una, entre las dos suman ocho vigas de madera de pino que soportan entre 14 y 18 toneladas sin la necesidad de soportes.

Forestal 20 de Diciembre de 2016

Inauguraron en Las Brujas el primer puente de madera con normas internacionales de calidad

Con ocho metros de longitud y dos huellas de 1,6 metros de ancho cada una, entre las dos suman ocho vigas de madera de pino que soportan entre 14 y 18 toneladas sin la necesidad de soportes.

Montevideo / TodoElCampo- Ayer al mediodía, en la Estación Experimental Las Brujas del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), se presentó el resultado del proyecto FPTA 2012- 306, ejecutado por la Facultad de Ingeniería (GING), de la Universidad de la República (UDELAR), el cual busca fomentar el uso de madera de pino para la confección de puentes para el paso de vehículos pesados en el sector agrícola y forestal.

En diálogo con TodoElCampo, la especialista en Madera Estructural e investigadora del Instituto de Estructuras y Transporte en FING, UDELAR, Vanesa Baño, recordó que el proyecto se presentó en 2012, pero recién se aprobó en 2014 y culminó en el presente año, con un puente prototipo de ocho metros de longitud que soporta hasta 18 toneladas.

Manifestó que se comenzó por delimitar las necesidades existentes a la hora de ejecutar el proyecto y luego se estudiaron las oportunidades del sector. Dentro de las primeras, observó que las empresas nacionales no cuentan con las disposiciones necesarias para la construcción de ingeniería civil en madera estructural.

EL PUENTE

Ubicado en la zona de Las Brujas, a 10 kilómetros de la Estación Experimental de INIA, el puente consta de dos huellas con ocho metros de largo y 1,6 de ancho, con un espacio intermedio de un metro. Cada huella está construida con cuatro vigas encoladas y laminadas, y por encima cuenta con un panel de paso compuesto de madera contra-laminada.

Aunque el proyecto original se pensó para 36 toneladas, por falta de presupuesto se fabricó una estructura capaz de soportar entre 14 y 18 toneladas, lo suficiente para un campo agrícola, como el lugar de su instalación, explicó Baño.

DIFICULTADES DEL PROYECTO

Según argumentó la investigadora, hubo dos retos importantes dentro del proyecto. El primero, que se decidió construir en madera de pino, la cual no tiene demasiadas cualidades mecánicas, por lo que se investigó para lograr productos estructurales  y duraderos, dijo.

Por otro lado, indicó que al no existir demanda, las empresas nacionales no tienen capacidad ni costumbre para éste tipo de construcciones, lo cual obligó a trabajar en ese tema. A su vez, y en el mismo orden, ejemplificó con la necesidad de importar adhesivo para madera laminada desde Brasil, porque en el país no se encuentra y su llegada “tardó mucho tiempo”, lamentó Baño.

LO QUE SE VIENE

La especialista se mostró “conforme con lo que se logró” y reconoció que “fue difícil”, pero la satisfacción llegó cuando las pruebas con carga coincidieron con las estimaciones teóricas, apuntó.

Si bien el proyecto finalizó, Baño aclaró que aún queda mucho por trabajar y en algunos asuntos ya se hinca el diente, como en una normativa y con cálculos de resistencia. Vinculado a esto último, la investigadora subrayó que los estudios indican que se pueden construir puentes de hasta 15 metros de largo sin apoyos intermedios y la durabilidad depende del mantenimiento. La garantía es de 15 años, pero con mantenimiento para no permitir la acumulación de agua y tierra en el mismo, además de inspecciones por termitas u hongos, puede alcanzar los 20 años. En ese sentido, Baño informó que en otras partes del mundo, puentes con cubertura superior alcanzan los 100 años de utilidad. 

PARA CAUSES PEQUEÑOS INTRAPREDIOS O CAMINERÍA RURAL

Por su parte, el director de RDA Ingeniería e investigador del Instituto de Estructuras y Transportes de FING, UDELAR, Sebastián Dieste, explicó que el proyecto surge por la necesidad de resolver pasos en causes pequeños, tanto a nivel intrapredial o en caminería rural, pero con altas cargas. “Camiones con 45 toneladas, con soja o madera, y ahí hay necesidades que resolver. Esa es la necesidad de la demanda, sacar esos productos”, aseguró.

La otra punta es la existencia de 1.7 millones de metros cúbicos de madera de pino sin utilizar y que se ve en la construcción estructural puede tener una salida. “Se busca un montaje fácil y rápido”, señaló y agregó que se puede hacer con una retroexcavadora e, incluso, desmontar y llevarlo a otro lugar.

Aunque Dieste reconoció que no se trata de primer puente de madera en el país, si se trata del único con todas las normativas internacionales, con especial atención a los códigos de la Unión Europea.

A su vez, la diferencia económica con la industria del hormigón, industria ya establecida, no es muy grande, por lo que se ven posibilidades reales de que se utilicen ese tipo de estructuras para la construcción de puentes, aseguró.

Más que el resultado, el investigador se mostró optimista por el proceso realizado, donde las dificultades del camino se resolvieron y generaron valor al proyecto. Al culminar afirmó que aún encuentran interrogantes y dudas que abren puertas a nuevas posibles investigaciones.

Producción: Estela Apollonio

Redacción: Damián Musso Sosa 

Compartir en: