19 de Julio de 2018
Máx. Min.
Actualidad 25 de Febrero de 2014

Hay abundante oferta de ganado

Juan Peyrou: "El primer elemento en contra en una expectativa de precios, es que tenemos una oferta abundante y que probablemente haya cierto apuro en vender antes de que se haga más difícil en invierno.del Mercado de Hacienda".

Actualidad 25 de Febrero de 2014

Hay abundante oferta de ganado

Juan Peyrou: "El primer elemento en contra en una expectativa de precios, es que tenemos una oferta abundante y que probablemente haya cierto apuro en vender antes de que se haga más difícil en invierno.del Mercado de Hacienda".

Juan Peyrou/TodoElCampo – Estamos llegando al fin del verano y arranca la  zafra vacuna, un comportamiento que se ha visto bastante desvirtuado en los últimos tiempos.

Quería reflexionar sobre los elementos que están pesando aquí. El primer dato que tengo y en que todos coincidimos, es que hay una oferta abundante de ganado. Sabemos que la cantidad de novillos para faena van a ser alta. Hay más proporción que otros años ya que el clima ha sido extraordinariamente generoso con la ganadería.

El primer elemento en contra en una expectativa de precios, es que tenemos una oferta abundante y que probablemente haya cierto apuro en vender antes de que se haga más difícil en invierno. Pero por el lado de la demanda, hay algunos elementos que permiten tener alguna expectativa interesante de precios.

En el mundo hay una idea de que los precios de los commodities se van debilitando a raíz de algunos cambios, principalmente de EEUU y la confirmación de que estarían produciendo US$ 10.000.000 por mes. Apoyo que se le estaría dando a la economía norteamericana para fortalecer el dólar. Esa tendencia en el mes de febrero se desvirtuó, fundamentalmente por lo que está sucediendo con los granos (soja, maíz y trigo), las commodities subieron 3,5% aproximadamente.

Pero también tiene buena señal, de que el mundo no está tirando la esponja a la demanda, la leche al igual que la carne siguen valiendo bien. Es decir, hablando de la demanda genérica, no ha habido una depresión como se podía esperar para estos meses.

Tenemos una industria que en este momento registra uno de los márgenes de bruto por tonelada de carne producida mayores en los últimos catorce años.

Solamente en el 2008 y en 2011 la industria ganó en dólares por toneladas la magnitud que está logrando actualmente. Claro, hay que tener en cuenta que el costo de la industria también ha alcanzado márgenes históricos. Los costos salariales y de energía de la industria de la carne, son tremendamente importantes.

Además tiene una capacidad ociosa, cuanto menos faena una industria, más costo tiene por kilo procesado. Por ende hay una tendencia propia de la industria de aumentar la faena. Siempre hubo cierta punción en la industria por faenar, cosa que no se ha manifestado mucho últimamente. No es baja la faena, pero tampoco lo suficientemente alta, estamos por debajo de las cuarenta mil cabezas semanales. Sin embargo creo que va ir aumentando porque hay un actor muy importante, que es la Cuota Hilton. Se está hablando que nuestro país por primera vez en muchos años podría no cumplirla.

La Cuota Hilton es un mercado de seis mil trescientas toneladas por año, donde se reciben por mes lejos los mejores precios, aunque ahora le compite un poco la Cuota 481.

Argentina, tiene la cuota de treinta mil toneladas, ha entrado en una etapa donde su gobierno ha limitado al extremo la exportación. Está tratando de regular los precios del comercio fijando niveles de precios por cortes para defender el mercado interno. 

Del otro lado del charco están ingresando en un espiral que no nos va a hacer bien, pero que en esta coyuntura a la carne la puede ayudar. Su cuota va a estar en un bajo nivel de cumplimiento y las industrias uruguayas van a tener una competencia debilitada o nula. Lo que probablemente lleve a aumentar los precios de los cortes y despierte la tentación por captar parte de esa venta extraordinaria incrementando la faena.

La Cuota Hilton son unos pocos cortes, lo restante se vende a otros países. Si la industria presiona mucho sobre el ganado, aumenta su precio y si bien la cuota es muy buen negocio, puede que se desaliente la rentabilidad de otros negocios que son más voluminosos. Lo que me hace pensar esto es el comportamiento histórico que ha tenido nuestro país. Cuando un nivel del margen bruto de la industria ha sido tan alto, ha provocado rápidamente un aumento de la faena.

Resumiendo, tenemos por delante un periodo de gran oferta y una demanda activada. El mundo en general muestra una buena perspectiva y muy en especial la Cuota Hilton y la ausencia de Argentina en ese mercado selecto.

Compartir en: