19 de Noviembre de 2017
Máx. Min.
Forestal 08 de Noviembre de 2016

Estudio revela que sistemas agroforestales mejoran los servicios ecosistémicos y la biodiversidad

El estudio considera que entre los beneficios ambientales de esta práctica se incluyen la reducción de la escorrentía de nutrientes y la protección frente a la erosión.

Forestal 08 de Noviembre de 2016

Estudio revela que sistemas agroforestales mejoran los servicios ecosistémicos y la biodiversidad

El estudio considera que entre los beneficios ambientales de esta práctica se incluyen la reducción de la escorrentía de nutrientes y la protección frente a la erosión.

Montevideo/TodoElCampo – Un reciente estudio europeo propone a la agrosilvicultura —la gestión forestal junto con los sistemas de producción animal o de cultivos— como un medio para mejorar la protección de la biodiversidad y el suministro de servicios como la reducción de la escorrentía de nutrientes y la reducción de la pérdida de biodiversidad biológica.

La investigación titulada ¿Do European agroforestry systems enhance biodiversity and ecosystem services? A metaanalysis (¿Los sistemas agroforestales europeos mejoran la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas? Un metaanálisis) publicado en la revista Agriculture, Ecosystems & Environment, concluye que la agroforestería tiene un efecto global positivo sobre la agricultura convencional (separada) y la silvicultura.

El estudio considera que entre los beneficios ambientales de esta práctica, que deben ser considerados en la planificación rural, se incluyen la reducción de la escorrentía de nutrientes y la protección frente a la erosión.

Los investigadores que participaron en este análisis explican que la agrosilvicultura, definida por la Unión Europea como “los sistemas de uso de la tierra en los que los árboles crecen en la misma tierra en la que se desarrolla la agricultura”, puede ayudar a satisfacer las necesidades de crecimiento poblacional y de protección del medioambiente.

Así, puede ser utilizada «tanto con los sistemas de producción animal como con los cultivos para mejorar la oferta de servicios de los ecosistemas como retención de nutrientes, almacenamiento de carbono, polinización y control de plagas, así como servicios culturales —recreación y estética del paisaje—».

Con el fin de promover estos beneficios, en 2005 la UE ofreció una oportunidad para que los gobiernos regionales apoyaran nuevos sistemas agroforestales. El presente estudio evalúa la evidencia de que los sistemas agroforestales o agrosilvícolas mejoran los servicios ecosistémicos y la biodiversidad, en comparación con los sistemas convencionales, según la evaluación realizada durante más de 20 años en el marco europeo.

La investigación, enmarcada en el proyecto AGForward* financiado por la UE, consistió en el análisis de publicaciones que comparaban la agrosilvicultura con un sistema alternativo de uso del suelo de Europa, que incluían datos cuantitativos e indicadores de evaluación de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos.

En total, se evaluaron 53 publicaciones que incluían 365 comparaciones en 10 países europeos.

DOS ENFOQUES.

La metodología empleada para medir los efectos de la agroforestería consistió en dos enfoques: 1° por un lado, se midieron los coeficientes de respuesta, que son una medida ampliamente utilizada para el metaanálisis de la ecología, basada en la diferencia entre el valor de un indicador (por ejemplo, la erosión del suelo) en un sistema agroforestal comparado con el mismo indicador en un sistema convencional.

Y 2° el enfoque de Hedges g, empleado sobre un subconjunto de estudios para analizar el efecto de la agroforestería sobre la biodiversidad, basado en las diferencias en la biodiversidad en parcelas en sistemas agroforestales y en parcelas destinadas a otros usos. Todos los estudios en el subgrupo de biodiversidad se incluyeron en el resto del metaanálisis para evaluar el efecto global de la agrosilvicultura.

Para calcular el efecto global de la agrosilvicultura en la prestación de servicios ecosistémicos y la biodiversidad, se utilizó el “tamaño del efecto” para construir un modelo de efectos aleatorios (un modelo estadístico para el metanálisis) y calcular el tamaño medio del efecto. El tamaño del efecto es una forma de cuantificar la diferencia entre dos grupos, en este caso: la agrosilvicultura y la gestión convencional. Los valores positivos sugieren resultados positivos de los efectos de la agroforestería, mientras que los valores negativos indican efectos negativos de esta.

Los resultados del análisis sugieren que la agrosilvicultura mejora la prestación de servicios ecosistémicos (el tamaño medio del efecto —avarage effect size, aes = 0,43). Comparado con la agricultura y silvicultura convencionales, la agroforestería tiene un efecto positivo en la fertilidad del suelo y el ciclo de nutrientes (aes = 0,26), biodiversidad (aes = 0,3) y, en especial, sobre la erosión del suelo (aes = 2,23).

Sin embargo, se produjo una variación en los hallazgos. Por ejemplo, mientras que tanto la agrosilvicultura silvopastoral (agroforestería con animales de pastoreo) como la silvoarable (agroforestería con cultivos) tienen beneficios para la fertilidad del suelo y reducen la erosión, los resultados concluyen que la silvopastoral también tiene un efecto positivo significativo sobre la biodiversidad.

Se detectó que los efectos positivos de la agrosilvicultura fueron más evidentes a escalas de paisaje y regional que a la escala de explotación individual. Esto puede tener importantes implicaciones políticas, ya que las medidas agroambientales en Europa se centran principalmente en la escala de explotación individual.

Los investigadores también destacan la importancia de los sistemas silvopastorales, tales como las praderas. También aseguran que las características del paisaje como los setos deben ser promovidos, ya que pueden ayudar a la conservación de la biodiversidad, crear barreras protectoras del viento, aumentar la fertilidad del suelo y controlar las enfermedades.

Otras conclusiones son que la agrosilvicultura podría ser un uso de la tierra “estratégicamente beneficioso” y particularmente eficaz en la planificación rural para abordar la pérdida de biodiversidad, la escorrentía, la erosión y la pérdida de nutrientes. Sin embargo, su complejidad debe ser considerada adecuadamente por las políticas. Si bien la Política Agrícola Común (PAC) alienta a los gobiernos nacionales a apoyar nuevos sistemas agroforestales, muchos han sido reacios a hacerlo, tal vez porque la financiación es menor que para los proyectos de forestación, según los autores.

En base a Mercado de Medio Ambiente con datos de Science for Environment Policy. Foto de eucaliptus y cultivos, fotografía de Emprender.

---

(*) Nota de Redacción: AGForward (AGroFORestry that Will Advance Rural Development) es un proyecto de investigación de cuatro años de duración financiado por el Séptimo Programa Marco de la Unión Europea para la Investigación y el Desarrollo Tecnológico (FP7). Comenzó en enero de 2014 y se desarrollará hasta diciembre de 2017.

El proyecto se basa en experimentos agroforestales existentes, ensayos agroforestales existentes en explotaciones y Proyectos de investigación previos como el Silvoarable Agroforestry For Europe (SAFE). La Federación Agroforestal Europea es uno de los socios participantes en el proyecto.

El objetivo principal del proyecto es la promoción de prácticas agroforestales que contribuyan al desarrollo rural en Europa, mejorando la competitividad y los valores sociales y ambientales de las explotaciones agropecuarias.

Compartir en: