24 de Febrero de 2020
Máx. Min.
Agricultura 21 de Diciembre de 2019

Estudio de la Universidad de Washington: Temperaturas más altas aumentan los niveles de arsénico en el arroz

“Sabemos que se libera más arsénico del suelo a temperaturas más altas. Aquí vimos que esta respuesta a la temperatura en el suelo impacta el contenido de arsénico del grano de arroz”, dijo una de las investigadoras de la UW.

Agricultura 21 de Diciembre de 2019

Estudio de la Universidad de Washington: Temperaturas más altas aumentan los niveles de arsénico en el arroz

“Sabemos que se libera más arsénico del suelo a temperaturas más altas. Aquí vimos que esta respuesta a la temperatura en el suelo impacta el contenido de arsénico del grano de arroz”, dijo una de las investigadoras de la UW.

Montevideo – TodoElCampo – Investigadores de la Universidad de Washington (UW) descubrieron que las temperaturas más cálidas, en los niveles esperados en la mayoría de las proyecciones del cambio climático, pueden conducir a mayores concentraciones de arsénico en los granos de arroz.

“Sabemos que se libera más arsénico del suelo a temperaturas más altas. Aquí vimos que esta respuesta a la temperatura en el suelo impacta el contenido de arsénico del grano de arroz”, dijo la autora principal de la investigación la profesora de la UW Rebecca Neumann.

La docente e investigadora dijo que “estaba trabajando en “un suelo que tenía niveles de arsénico relativamente bajos, pero las temperaturas más cálidas aumentaron las concentraciones de arsénico en los granos en los rangos donde comenzamos a tener problemas de salud. Si estos resultados son representativos de lo que podríamos esperar para el arroz cultivado en el campo, entonces el cambio climático podría exacerbar el problema del arroz contaminado con arsénico”, advirtió.

La UW explicó que el arsénico ocurre naturalmente en el suelo, aunque su concentración es mayor en áreas que históricamente han usado herbicidas a base de arsénico o donde el agua de riego contiene arsénico. Cuando los agricultores cultivan como arroz en condiciones de inundación, el arsénico se extrae del suelo y se introduce en el agua.

“En general, la planta es como un gran tubo o una pajita, ya que arrastra el agua desde sus raíces hasta sus hojas. Y el arroz naturalmente toma arsénico porque el arsénico imita otras moléculas que estas plantas extraen preferentemente del suelo”, dijo por su parte la estudiante de doctorado en ingeniería civil y ambiental de al UW, Yasmine Farhat. “Es una tormenta perfecta para concentrar arsénico”, graficó.

ARROZ DE LOS CAMPOS DE CALIFORNIA.

En el proceso de investigación y con el fin de determinar si el arroz extraería más arsénico en condiciones más cálidas, el equipo recolectó tierra de un campo de arroz en Davis, California. Posteriormente en Seattle, los investigadores cultivaron arroz en este suelo en cámaras de crecimiento con temperatura controlada.

El resultado fue la comprobación de la absorción de arsénico en cuatro condiciones de temperatura diferentes.

Algunas plantas se cultivaron en condiciones normales para esa parte de California: 25 C en promedio durante el día. Otros se cultivaron a temperaturas incrementalmente más cálidas que reflejaban diferentes niveles potenciales de calentamiento para esa región a fines de este siglo: 28, 30,5 Y 33 grados Celsius. Las temperaturas nocturnas fueron de 2 grados Celsius más frías que durante el día para todas las plantas.

El equipo investigador observó que a medida que aumentaba la temperatura se daba una mayor absorción de arsénico en cada parte de la planta, incluidos los granos de arroz.

“Para el tallo y las hojas, es un claro aumento en la concentración de arsénico a medida que aumentamos la temperatura”, dijo Farhat. Además “la temperatura más alta hizo que las plantas estuvieran tan estresadas que no produjeran ningún grano. Pero estos otros dos pronósticos de aumento de temperatura muestran un aumento similar de arsénico en los granos de arroz. Las concentraciones de arsénico en el grano aumentaron más del triple entre los tratamientos de baja y alta temperatura”.

La UW destaca que para la planta del arroz el arsénico constituye una toxina, y que dichas plantas tienen mecanismos de protección contra los niveles más altos. Una forma de protección es activar una proteína que secuestra arsénico en células y tejidos específicos de la planta, sin embargo cuando los investigadores midieron los niveles de expresión de esta proteína en sus plantas a temperaturas más altas, no vieron diferencias en comparación con las plantas que crecen a las temperaturas relativamente bajas de la actualidad.

Farhat consideró que “tal vez la concentración de arsénico era tan baja en nuestro suelo que la planta no estaba consciente de que necesitaba activar su mecanismo de defensa”.

Añadió que los bajos contenidos de arsénico no son causa de preocupación, “pero nuestros datos sugieren que a medida que las temperaturas aumentan, incluso el arroz cultivado en el suelo con bajo arsénico podría estar en riesgo de tener niveles más altos de arsénico en los granos”.

UN ARSÉNICO MÁS TÓXICO QUE OTRO.

Algunas formas de arsénico son más tóxicas que otras, señala la UW cuyos investigadores colaboran en los estudios que hacen sus colegas de UW Tacoma para desarrollar un método que les permita ver qué formas de arsénico hay en las diferentes partes de la planta. De esa manera, pueden obtener una mejor idea de los posibles riesgos para la salud de las personas.

“El arsénico en todas sus formas es malo para nosotros, y también es malo para las plantas”, dijo Farhat. “El aumento de arsénico puede disminuir el rendimiento del cultivo. Eso puede ser económicamente malo para los productores de arroz. Recuerden que aunque haya gente que no coma arroz, muchos dependen en gran medida de este cultivo. Cuando estamos pensando y planificando para el futuro, debemos recordar que el arroz toca a mucha gente y debemos trabajar juntos en eso”.

COAUTORES.  Otros coautores del estudio son Soo-Hyung Kim (profesor de ciencias ambientales y forestales de la UW), Stuart Strand (profesor de investigación de la UW de ingeniería civil y ambiental) y Long Zhang (científico investigador de la UW en ingeniería civil y ambiental).

La investigación fue financiada por el Premio a la Innovación de la Universidad de Washington, la Innovación de la National Science Foundation en el premio Nexus of Food, Energy and Water Systems y la Beca de Investigación de Graduados de la National Science Foundation.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL TEMA PUBLICADO POR LA UNIVERSIDAD DE WASHINGTON.

En los siguientes link podrá acceder a más información sobre el tema:

Sobre cómo Rebecca Neumann estudia el arsénico en los lagos de Puget Sound: Puget Sound.

Información sobre la presencia de arsénico en ambientes naturales y agrícolas y cómo eso afecta los alimentos, charla de Rebecca Neumann: Afectación de alimentos.

Información sobre el trabajo relacionado de Yasmine Farhat en el estudio de la calidad del arroz en Camboya: Calidad del Arroz en Camboya.

---

En base a artículo de Sarah McQuate publicado por la UW News. Foto de Mark Stone / Universidad de Washington.

Compartir en: