22 de Noviembre de 2017
Máx. Min.
Ovinos 18 de Agosto de 2017

Establecimientos de Itzaina y Echeverría son modelo en producción de ovinos

Responsables de los establecimientos El Gavilán y El Refugio disertaron en el seminario El Negocio Ovino 2017, sobre sus estrategias productivas.

Ovinos 18 de Agosto de 2017

Establecimientos de Itzaina y Echeverría son modelo en producción de ovinos

Responsables de los establecimientos El Gavilán y El Refugio disertaron en el seminario El Negocio Ovino 2017, sobre sus estrategias productivas.

Montevideo – TodoElCampo- Durante el seminario sobre El Negocio Ovino 2017, organizado por el Plan Estratégico Nacional del Rubro Ovino (PENRO) y coordinado por el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), que se llevó adelante el pasado martes 15 de agosto, uno de los módulos temáticos fue: Los sistemas productivos del Uruguay; la visión de productores. Dicho módulo contó con la participación de cinco productores que, con la moderación de Adolfo Casaretto, integrante del SUL, contaron su experiencia productiva.

TodoElCampo estuvo presente y dialogó con el responsable de El Gavilán, Federico Itzaina, y con Juan Echeverría, de El Refugio.

EL GAVILÁN

Se trata de un establecimiento ubicado en el departamento de Durazno con 1.600 hectáreas, trabajado por cuatro personas, todas integrantes de la familia.

Allí se realiza ciclo completo en bovinos y ovinos, en la búsqueda de producir “mucho con bajos costos”, argumentó Itzaina. “Tratamos de disfrutar de lo que hacemos, porque es el modo y el medio de vida que tenemos en el establecimiento”, acotó.

En lo que respecta al ovino, el productor explicó que se trata de un rubro complementario, que tiene una dotación que corresponde al 15 % del predio, pero con una incidencia en los ingresos del 30 %.

La raza utilizada tradicionalmente en El Gavilán es el Corriedale, pero según manifestó Itzaina, desde el 2008 se comenzó con la cruza final con Texel, con la finalidad de obtener corderos precoces.

Sobre los indicadores reproductivos, dijo que se logra un promedio de señalada en el entorno del 115 %, con años de 110 y otros de 125 %. Indicó que se trata de una majada con “un potencial alto para ser Corriedale”, en la cual ahora se trabaja para mejorar “la sobrevivencia del cordero”.

En El Gavilán no se utilizan parideras, pero si un sistema a medio camino con encierro y cuidado de las ovejas. Además, se utiliza la herramienta de Previsión de condiciones ambientales adversas para los corderos recién nacidos, recientemente lanzada y que permite conocer las condiciones meteorológicas en las que van a nacer los corderos. “Las mortandades estaban en un 15 % o 20 %, yo creo que el año pasado lo corregimos bastante”, dijo.

Por otro lado, en lo que refiere a depredadores, Itzaina argumentó que el predio siempre tuvo problemas con caranchos y zorros, algo que el año pasado se pudo reducir. En lo que respecta al presente año, “venimos muy bien también”.

Asimismo, en un establecimiento con indicadores reproductivos altos, la lana queda algo rezagada, dijo. No obstante ello, El Gavilán realiza la cosecha “lo más prolija que se puede” y utiliza Grifa Verde.

 

El predio estableció dos momentos de ventas: una en diciembre de corderos precoces y otra en el otoño-invierno siguiente, en lo posible antes de la ecografía de las ovejas el año siguiente.

La encarnerada de marzo representa el 40 % de la producción de corderos del establecimiento, con el objetivo de lograr corderos precoces con 37 kilogramos de promedio al gancho y rendimientos del 46 %. No obstante ello, solo el 60 % de ellos logra el peso necesario para embarcar a fin de año.

Respecto al resto de los corderos machos y el refugo de las hembras, se invernan entre mayo y junio; “la idea es que esa invernada sea lo más rápida posible, es un sistema que tiene poca área del pasturas”. “A veces se nos dificulta, pero este año en junio ya habíamos sacado los corderos del año anterior”, agregó.

Para Itzaina, “la oveja bien cuidada da menos trabajo”. En su caso, desde 1998 se utilizan perros Border Collie para trabajar en el predio. Por ello, dentro de los integrantes de la familia, padres, hija e hijo, cualquiera puede hacer todas las labores gracias al apoyo de los cinco canes.

EL REFUGIO

En el establecimiento El Refugio, el ovino representa apenas el 0,17 de carga ganadera, pero si se piensa en unidad ganadera, “está casi al doble lo que es el impacto”, sostuvo el responsable Juan Echeverría. Además, agregó que el ovino ayuda a reducir los costos de estructura, ya que a lo largo del año varía la demanda de mano de obra entre dicho rubro y el bovino, además de una sinergia en el pastoreo conjunto en el sistema, lo que permite “ser más eficiente”. Sostuvo que la competencia por las pasturas es de un 17 % y el resto es complemento entre un bovino que consume los más altos y un ovino que lo hace en los más bajos y malezas; “es un complemento muy bueno que tenemos en la empresa”.

En la actualidad, El Refugio trabaja en biotipos maternales, donde lo más importante es la prolificidad y la señalada; “podrás tener una doble propósito más fina, una doble propósito más gruesa, pero en lo que tenemos que hacer más hincapié es en mejorar la señalada”, apuntó.

En el predio, según informó Echeverría, en los últimos años la señalada se encuentra encima del 120 %, 125 % en 2016 y 126 % en 2015; y el objetivo planteado para el presente año es 130 %, pero la meta original es de 140 %.

A la hora de cuidar los corderos recién nacidos, El Refugio es uno de los primeros establecimientos que utilizó paridera. Cada año que pasa está más incorporado en el sistema: “yo creo que con lo que cada uno tenga a su alcance hacer lo que se pueda”. Ejemplificó que el pasado fin de semana cuatro ovejas se escaparon y dieron a luz mellizos en el campo, pero debido a las inclemencias del tiempo cada una de ellas perdió un animal. “Ahí te das cuenta del impacto”, reflexionó.

El depredador que mayor problema da al predio es el carancho, pero se soluciona con el nacimiento en parideras. También puede existir algún caso en zorros, pero allí el cordero se defiende más al pegarse a la madre.

Si bien El Refugio produce ovinos de lanas medias, cada año que pasa es mayor la importancia de la carne, al punto que en la actualidad es del 70 %.

Al igual que El Gavilán, El Refugio busca el cordero pesado con animales precoces a fin de año, con un peso que ronda entre los 30 a 32 kilogramos. Por otro lado, salen corderos de 10 meses, en la doble invernada. “Es el mejor negocio, pero el más difícil de llevar a cabo (…) los corderos se consiguen todos a fin de año o verano, y los corderos para esta primera invernada están siempre, pero se nos complica para la segunda invernada. Lo que estamos haciendo es un pie de cría de forma intensiva en pasturas mejoradas, y darles bien de comer como para que a fin de año esos corderos estén prontos”, argumentó.

Según indicó Echeverría, se trata de la producción de carne más barata para el establecimiento, “prácticamente no hay que hacer nada, ya le dimos de comer a la oveja”, finalizó.

Producción: Estela Apollonio

Redacción: Damián Musso Sosa. 

Compartir en: