20 de Octubre de 2017
Máx. Min.
Actualidad 01 de Marzo de 2016

Y yo me enteré por radio...

Columna habitual de Horacio Jaume, hoy en homenaje a Manuel Cardona recientemente desparecido.

Actualidad 01 de Marzo de 2016

Y yo me enteré por radio...

Columna habitual de Horacio Jaume, hoy en homenaje a Manuel Cardona recientemente desparecido.

Montevideo. Horacio Jaume- Parece un chiste, hablé con él no se cuántas veces de madrugada durante los últimos 30 años: “Cómo está el tiempo” en tal lugar?, “Ché Horacio, dale manija a la feria que la cosa no viene bien”, “Te va a llamar” fulano “que tiene remate”, o simplemente llamaba para charlar un rato y chequear los mercados.

Manuel Cardona, Manucho, pertenecía a esa estirpe de rematadores que se había hecho con los grandes, pero había logrado imprimirle su estilo propio.

De risa fácil, calentón, le saltaban los ojos enseguida y era todo expresividad.

Cuesta hablar de los amigos. Son parte de nuestra vida y cuando se van se llevan una parte de nosotros.

Podría hablar de su entereza para pelearla hasta el final, pero estoy seguro que hubo algo antes, que Manucho no pudo soportar, y hasta debió ser internado por problemas del corazón. Fue cuando su hija se fue del país, ¡Dios mío!, a partir de ahí, le pasó de todo. No sé que pasó en el medio, pero su hija regresó para volver a radicarse en Uruguay, y buena parte de los problemas desaparecieron.

Recuerdo que un día le pedí un martillo de regalo, que lo tengo colgado en el escritorio junto al de otros grandes amigos y rematadores, pero el de él, está literalmente redondo, de mil batallas en locales feria de todo el país.

Uno se pone a pensar y los recuerdos bailan y se ríen, y es buena cosa que así sea.

Ché Manucho, ¿podés creer que yo me enteré por radio?

                

Compartir en: