29 de abril de 2017
Máx. Min.
Lechería 13 de julio de 2016

Venezuela: del "oxígeno puro" al respirador artificial

Conaprole determina partidas especiales para los productores mientras ambos esperan soluciones financieras del Estado

Montevideo / TodoElCampo- A un año del acuerdo entre los gobiernos de Uruguay y Venezuela, ANCAP saldó su deuda con PDVSA pero el gobierno de Maduro no cumplió con la contrapartida de pagar la deuda de U$S 38 millones que mantiene con Tres Arroyos y Conaprole.

A mediados de julio del 2015 el presidente de la República, Tabaré Vázquez, manifestó que el acuerdo se trataba de “oxígeno puro”, porque permitía la colocación de 265 mil toneladas de alimentos -arroz, soja, pollo, queso y leche en polvo- por U$S 300 millones, en un momento complejo para el sector agropecuario del país. Promediando julio del 2016, la deuda que mantiene Venezuela sólo con Conaprole asciende a U$S 66 millones.

La semana pasada la cooperativa anunció que el 22 de julio se va a hacer efectivo el aporte de $ 10,45 por kilogramo de sólido a productores remitentes en los meses de mayo y junio. En diálogo con TodoElCampo, el director de la cooperativa, Alejandro Pérez Viazzi, señaló que ese dinero “no es suficiente” y que es apenas una ayuda en medio de las dificultades económicas financieras.

Pérez Viazzi manifestó que a medida que se acercaba el cierre del ejercicio, 31 de julio, el equipo económico y financiero de la cooperativa observó un margen de dinero sobrante, y como cada año el mismo es redistribuido entre los productores al cierre del ejercicio, pero la urgencia que pasan los productores no permite “guardarse nada” y se destinó antes de tiempo, dijo.

Con la misma lógica, Prolesa, proveedora de insumos a productores de la cooperativa, va a redistribuir en el entorno de U$S 1 millón.

REMISIÓN

Conaprole culmina el primer semestre con una caída de la remisión del 12 % con respecto al año anterior, porcentaje que además se mantiene en los primeros 10 días de julio. Según explicó, esa pérdida de litros impacta negativamente en la cuenta del productor y por ello también es insuficiente el precio de la leche.

Para el directivo, son varios los factores que inciden, pero el mayor porcentaje está determinado por el clima, que afecta las pasturas y obliga a recurrir a concentrados que aumentan los costos del precio. Sin embargo, ante un mercado internacional de valores deprimidos, esos insumos cuestan más dinero y los productores recurren a dietas baratas, que terminan por repercutir en los litros finales del ejercicio, dijo. A ello se le debe sumar que las vacas menos productivas o falladas son enviadas a frigorífico para hacer caja y solventar la cadena, fenómeno que se incrementó en el último año.

Asimismo, Pérez Viazzi argumentó que se está “cerca de la salida de la crisis”,ya que en poco más de 20 días inicia la primavera y en ese momento se tendrán pasturas de calidad y en cantidad. Incluso, acotó que estas ya existen, pero es imposible acceder por el estado de los predios.

SE SALE CON DINERO

“De las crisis se sale con dinero, y en eso las gremiales también se mueven”, comentó el directivo, en referencia a la intención de promover financiamiento o la postergación de amortizaciones por parte del gobierno.

Entre las medidas que buscan las gremiales, se encuentra el postergar el comienzo del pago del Fondo Lechero (FAL 3), el cual está previsto que se inicie en setiembre. En ese sentido, comentó que quizás el Banco de la República puede colaborar al diferir las amortiguaciones y que en principio sólo se haga frente al pago de intereses. Enfatizó en que la matriz productiva se debe mantener porque la situación va a mejorar, pero antes que ello suceda “hay que agudizar el ingenio para que no queden productores por el camino”, ya que éstos no vuelven al rubro.

Entiende que el Estado es consciente de la grave situación del sector y por ello manifestó que debería existir apoyo por parte de las entidades financieras y el gobierno para que los productores no caigan en morosidad, algo que el sector ha logrado mantener muy bajo en los últimos años.

En cuanto a las gremiales, Pérez Viazzi dijo que su proceder ha sido muy inteligente, siempre con la apuesta al diálogo y con propuestas. “Y bueno, en la medida de las posibilidades se podrán lograr cosas”, acotó.

VENEZUELA

El país caribeño cuenta al día de hoy un pasivo de U$S 66 millones frente a Conaprole; U$S 27 millones con una antigüedad mayor al año y U$S 39 millones dentro del acuerdo entre gobiernos. En éste último, se esperaba embarcar 44 mil toneladas de leche en polvo, pero sólo se concretaron 24 mil en los meses de setiembre y noviembre.

Respecto a ello, el director de la cooperativa aún tiene esperanza que el pago se solucione. En el caso contrario, se espera por el apoyo financiero que el gobierno tiene intención de dar por tres años y sin intereses, en el marco de las negociaciones con Venezuela. “Se espera que se concrete pronto”, dijo.

Más allá de ello, apuntó que Venezuela fue un muy buen cliente por muchos años y aunque actualmente no se hacen negocios, se espera por retomarlos en algún momento. “Como todo el mundo sabe, el país pasa por una situación económica, política y social compleja, y esperemos que se solucione en corto plazo”, porque se entiende que dentro del Mercosur es un socio estratégico para la lechería nacional.

En la actualidad, la cooperativa continúa con las exportaciones a los mercados clásicos como Argelia y México, mientras les anexa la reciente gran demanda brasileña.

 

Producción: Estela Apollonio

Redacción: Damián Musso Sosa

(Foto: Twitter @carlospaparoni) 

Compartir en: